Complementar el menú del cole

  • 14 de Julio del 2015
  • 2 min de lectura

Por bien que se alimenten en el colegio, el desayuno, la cena y el almuerzo del fin de semana las hacen en casa. Unas comidas que deben ser complementarias al menú del comedor para que, a final de semana, tu hijo alcance el equilibrio perfecto en su dieta. ¡Así se hace!

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Según datos de NAOS (Agencia Nacional de Seguridad Alimentaria), más del 30% de la población infantil come, habitualmente, en el comedor del colegio. Los centros escolares deben hacer llegar a los padres, por escrito, el menú de sus hijos para todo el mes. Esto es muy importante, ya que el resto de ingestas se deben preparar en función de lo que comen a mediodía, para que los alimentos no se repitan y cumplas las bases de una dieta equilibrada: al día cinco raciones de cereales, tres de lácteos, tres de verduras, tres de frutas y cinco de aceite de oliva; semanalmente tres raciones de legumbres, cuatro de pescado, tres de carne y cuatro de huevos.

Sigue estos consejos y lo lograrás sin esfuerzo.

Publicidad Pediatopic Pediatopic

Desayuno: Asegúrate de que siempre hay un lácteo, cereales y algo de fruta; pero no tiene por qué tomar cada día los mismos alimentos, es más sano variar. La ingesta de alimentos a primera hora de la mañana es quizás la más importante en la etapa escolar ya que tiene una relación directa con el rendimiento académico. Deben combinarse los alimentos que se toman en casa con los que se consumen a la hora del recreo.
• Recreo: Los expertos recomiendan solo tres opciones como tentempié de media mañana: fruta, algún lácteo o un bocadillo pequeño.
Merienda: Hay que variar para hacerla nutricionalmente más completa. El día que no tomen fruta en el comedor, han de tomarla en la merienda. El resto de las jornadas se puede ir alternando entre algún lácteo y un bocadillo mediano.
Cena: Es importante que siempre contenga algo de verdura, fruta como postre y una ración de carne, huevos o pescado –alternando con lo que han tomado en el colegio ese día–. También es fundamental que cuando tu hijo haya tenido gimnasia o una actividad extraescolar agitada, aumentes la cantidad de hidratos de carbono de su cena (pasta, arroz, patatas, pan...), para que reponga energías.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies