La historia del Carnaval

  • 5 de Febrero del 2018
  • 3 min de lectura

Las fiestas de los Carnavales tienen su origen en diversas fiestas en honor de dioses paganos, como las Saturnales en honor al dios romano Saturno. No obstante, en la Edad Media se convirtieron en una tradición ligada a la Cuaresma, una celebración católica.

Si se echa la vista hacia atrás encontramos muchos antecedentes de los Carnavales: las fiestas lupercales romanas, las fiestas en honor del dios Baco, las Saturnales, las fiestas del buey Apis en Menfis (Egipto), etc.

Pero los Carnavales como tal nacen en torno a la tradición católica de celebrar la Cuaresma, es decir, los 40 días de preparación para la Resurrección de Cristo, que se conmemora en Semana Santa. Durante estos 40 días los católicos debían preparase mediante el ayuno, la penitencia y la reflexión. Una de las prohibiciones de este periodo era comer carne, de ahí justo procede el nombre de Carnaval, del latín “carnem levare”, cuyo significado literal es “quitar la carne”.

Además, como durante estas semanas estaba mal vista e incluso castigada la vida licenciosa, la fiesta de los Carnavales, inmediatamente anterior a que empezara este periodo, era una excusa para divertirse y hacer todo aquello que no iba a poder hacerse en esas semanas.

En cuanto al porqué del disfraz, se haya en las costumbres de las fiestas arriba indicadas, como los romanos que, durante las Saturnales, como estaban permitidos todo tipo de excesos y desmadres, muchos optaban por camuflarse bajo máscaras para que no se supiera quiénes eran.

Durante la Edad Media, el temor a las represalias de la Iglesia católica hizo que muchos se taparan durante estas celebraciones o que las fiestas fueran privadas.

No obstante, el auge de los Carnavales y de las máscaras tuvo lugar a finales de la Edad Media en Venecia, donde la aristocracia se colocaba máscaras y disfraces para poder mezclarse con el pueblo y celebrar con ellos estas fiestas.

Actualmente esto ha quedado en el olvido y los Carnavales son unas fiestas para divertirse, disfrazarse y disfrutar con las comparsas y los desfiles.

Esta fiesta se celebra en muchos países del mundo, aunque los más famosos son los de Río de Janeiro, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Cádiz, Colonia, Venecia o Veracruz.

 

¿Por qué no se celebran siempre en la misma fecha?

Los Carnavales dependen de la fecha que caiga el Domingo de Resurrección, ya que se celebran justo 40 días antes. Y este Domingo, desde el Concilio de Nicea del año 325 d.C., tiene lugar cada año en el domingo siguiente a la primera luna llena tras la entrada de la primavera, por lo cual la fecha de los Carnavales puede variar desde primeros de febrero hasta mediados de marzo.

 

 

Fuentes:

- National Geographic, Los orígenes del Carnaval: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/los-origenes-del-carnaval_8018

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies