Ser hijo único hoy: ventajas y desventajas

  • 29 de Febrero del 2020
  • 4 min de lectura

La edad en que las mujeres se convierten en madre por primera vez sigue aumentando debido a factores socioeconómicos. Este retraso en la maternidad hace que muchas familias decidan no tener más de un hijo. A continuación, nos adentramos en el mundo de los hijos únicos y desgranamos todas las ventajas y desventajas que tiene para un niño crecer sin hermanos. 

El estigma del hijo único

Al hijo único siempre se le han atribuido una serie de etiquetas: mimado, consentido, egoísta, y con problemas para socializar. La realidad es que criarse en una familia sin hermanos no tiene ningún tipo de consecuencias y no determina que su personalidad sea de una manera u otra, pues en esto sólo influye el tipo de familia y de educación. 

Hijo único jugando a construcciones

 

Desventajas de ser hijo único

Crecer sin hermanos no es negativo en sí mismo, pero en familias con un solo hijo sí pueden darse ciertas circunstancias y situaciones menos favorables para la educación de un niño. Estas son las principales desventajas de ser hijo único: 

  • Preocupación excesiva. Al no tener otros hijos de los que preocuparse, todos los temores de los padres se centran en su único hijo. Esto a veces puede ser contraproducente y es importante contener el miedo ante peligros o situaciones para no transmitirle al niño inseguridad y dejarle actuar y experimentar sin estar constantemente avisándole de los riesgos. 
  • Demasiada atención. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos, y en caso de un hijo único, toda la atención, todos los deseos y esperanzas se centran en él. Esto puede ejercer mucha presión en el pequeño si se ve obligado a cumplir todas esas expectativas que la familia ha depositado en él. 
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias
  • Valoraciones exageradas. Los padres deben valorar los avances, éxitos y logros de su hijo, pero sin exagerar, para que no adquiera rasgos narcisistas o egocéntricos. 
  • Necesidad de tiempo con niños. Los hijos únicos están acostumbrados a pasar tiempo solos y a jugar solos, o estando rodeados de adultos. Esto hace que a veces no estén acostumbrados a lidiar con otros niños y a resolver conflictos entre iguales, por eso es esencial apuntarle a actividades con niños de su edad y animarle a practicar deportes en equipo para que tenga la oportunidad de desarrollar sus habilidades sociales y a compartir espacios y tiempo en un entorno acorde a su edad. 

Madre con su hija única mirando un libro

 

Ventajas de ser hijo único

No tener hermanos también tiene cosas muy positivas que cada familia debe valorar si están considerando la posibilidad de no tener más hijos: 

  • Más tiempo y recursos. Tener un solo hijo permite que todos los recursos económicos no tengan que dividirse. Lo mismo sucede con el tiempo, pues los padres con hijos únicos pueden distribuir su tiempo entre su hijo, y ellos mismos. 
  • Más creatividad. El hecho de tener que jugar solos y aprender a entretenerse les da más posibilidad de desarrollar un mundo interior lleno de imaginación. 
  • Compartir de verdad. Al no tener que defender sus cosas ante nadie ni tener conflictos por juguetes, cuando un hijo único aprende a compartir, lo hace desde de manera desprendida y generosa. 
  • Orden y responsabilidad. Al ser el único niño de la casa, es el único encargado del cuidado y el orden de sus cosas y de su habitación, lo que le ayudará a aprender antes a ser responsable. 
  • Desarrollo intelectual precoz. Pasar mucho tiempo con adultos puede favorecer el desarrollo emocional y lingüístico del pequeño, aunque esto siempre dependerá de los ejemplos a seguir que tenga. 
  • Confianza y seguridad. Anteriormente comentábamos como desventaja la excesiva atención por parte de los padres que implica presión y demasiada responsabilidad para un niño, pero en su justa medida, dar al único hijo la atención que requiere, sin la necesidad de tener que llamar la atención de los padres, sin celos ni tener que destacar sobre los hermanos, les aporta confianza y seguridad al sentirse escuchados y valorados. 

Como todo en la vida, crecer siendo hijo único es una situación con pros y contras, así que hay que mantener lejos el mito del hijo único y que cada familia decida el número de hijos que quiera tener en función de sus circunstancias y deseos. 

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies