La afonía en bebés y niños

  • 9 de Abril del 2020
  • 3 min de lectura

¿Notas a tu bebé afónico? ¿Sabes por qué se produce esto? En este post te contamos cómo es la afonía en bebés y niños, cuáles son las causas más comunes y qué debes tener en cuenta si le ocurre a tu pequeño. 

Afonía y disfonía

El término afonía es el más generalizado para hacer referencia a cualquier anomalía de la voz, pero es importante distinguir entre afonía y disfonía para poder indicarlo al pediatra si es necesario: 

  • Disfonía es la alteración del timbre normal de la voz. 
  • Afonía es la pérdida total de la voz

Por norma general, la disfonía suele preceder a la afonía. 

Niño gritando

¿Cuáles son las causas?

Cuando se trata de bebés y niños, las causas suelen ser benignas. Estas son las más frecuentes: 

  • Infecciones respiratorias. En la mayoría de los casos de trata de virus que generan una inflamación en la laringe y en las cuerdas vocales, lo que comúnmente se conoce como laringitis. En estos casos la afonía, o la disfonía, suele durar unos días hasta que la recuperación se da por completada. 
  • Usos inadecuados de la voz. En ocasiones se produce una inflamación de las cuerdas vocales por gritar demasiado, susurrar durante demasiado tiempo, o tras un llanto prolongado.

En niños o bebés que lloran o gritan mucho, esta inflamación de las cuerdas vocales puede incluso en casos extremos dar lugar a un edema crónico en la laringe. 

  • Laringitis por alergia. Algunos niños alérgicos al polvo, al pelo de ciertos animales o a los hongos, entre otros alérgenos, pueden padecer disfonía acompañada de otros síntomas como picor nasal, moqueo, estornudos y tos. 
  • Pólipos o nódulos en las cuerdas vocales. No son muy comunes en menores, pero ante una afonía o disfonía prolongada, es algo que el pediatra debe comprobar y descartar. 
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cómo tratar la afonía o la disfonía

La principal medida para tratar cualquier alteración en las cuerdas vocales es el reposo de la voz, pero dependiendo del origen, la disfonía y la afonía se pueden tratar y prevenir de las siguientes maneras:

  • En los casos en los que la inflamación sea debida a un uso inadecuado de la voz, como gritar mucho, se puede tratar y prevenir aplicando medidas de higiene bucal y reeducación de malos hábitos en el uso de la voz. 
  • Cuando ya se ha producido un edema de cuerdas vocales, es necesario hacer rehabilitación foniátrica.
  • Si la laringitis que da lugar a la afonía o disfonía es de origen vírico, además de descansar la voz, se puede tratar con antiinflamatorios si el pediatra así lo indica. 
  • Como decíamos anteriormente, la presencia de pólipos o nódulos en niños no es muy común, pero en caso de que esta sea la causa, el tratamiento consiste en la extirpación y una posterior rehabilitación foniátrica. 

Médico examinando las cuerdas vocales de una niña

¿Cuándo hay que preocuparse?

Antes comentábamos que, en la mayoría de los casos en niños, las causas de la afonía y la disfonía son benignas, pero te recomendamos consultar con un especialista en las siguientes situaciones: 

  • Si la afonía o la disfonía dura más de dos semanas
  • Si el pequeño presenta problemas para tragar o respirar. En estos casos la consulta con un profesional médico debe ser urgente. 
  • Si presenta otros síntomas que podrían indicar la presencia de una enfermedad de más gravedad como pérdida de peso sin razón aparente, tos con sangre o ganglios en el cuello. 

Si notas a tu bebé afónico, ya sabes a qué puede deberse y que el reposo de la voz es el mejor tratamiento, pero sabemos que, con los pequeños, cumplir esta pauta puede ser complicado, así que paciencia, y no dudes en consultar con tu pediatra si te preocupa. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies