¿Sabes cómo arrullar al bebé y por qué es bueno para su salud?

  • 17 de Julio del 2022
  • 6 min de lectura

La técnica del arrullo ayuda al recién nacido a calmarse y dormir porque le proporciona un espacio seguro, de transición entre el útero materno y el mundo exterior

No obstante, aunque arrullarlo le reporta muchos beneficios es importante saber cómo hacerlo correctamente y en qué casos hay que evitarlo.

Únete al Club familias Únete al Club familias

Qué es el arrullo

Desde su concepción hasta el momento del nacimiento, el bebé ha pasado una media de 9 meses en el útero materno. Un espacio seguro y tranquilo que de repente cambia por un ambiente distinto lleno de estímulos y sensaciones desconocidas hasta entonces.

Encontrar un lugar donde se sienta protegido, cuidado y confiado es vital para él

El concepto del arrullo traspasa épocas y culturas, pues todas las madres y padres del mundo sienten el instinto de proteger y amar al recién nacido. Sus brazos y su cercanía son el mejor cobijo para el bebé.

La técnica del arrullo consiste en envolver el cuerpo del bebé con una manta o pañuelo de tal manera que solo quede fuera su cabecita. Cuando cogemos al bebé arrullado de esta manera se siente resguardado como cuando estaba en el útero materno. Así le facilitamos la adaptación a su nuevo entorno.

Qué beneficios aporta al bebé

Ya hemos comentado que al arrullar al bebé imitamos, en cierto modo, la sensación de confort que experimentaba en el vientre materno y ello le transmite tranquilidad y bienestar

Además de este importante beneficio, arrullar al bebé es bueno por estos otros:

  • Regula la temperatura del cuerpo del bebé. En los primeros meses de vida, su organismo aún no regula del todo bien la temperatura corporal. Al arrullar al bebé, evitamos la pérdida de calor. 
  • Le mantiene en la postura correcta para que se duerma. El bebé debe dormir siempre boca arriba, si le pones a dormir con el arrullo sujeto de manera firme no podrá girarse ni colocarse boca abajo. 
  • Calma su llanto o nerviosismo. La sensación de protección que le aporta el arrullo le tranquiliza.
  • Alivia los cólicos. Las causas del cólico del lactante se desconocen y son varios los factores que pueden intervenir como una mala técnica de alimentación en la que el bebé traga mucho aire. Lo que sí se sabe es que coger al bebé en brazos es bastante eficaz para calmarlo al sentirse acogido y protegido, algo que también consigues con la técnica del arrullo.
  • Evita los espasmos involuntarios de piernas y brazos. Estas contracciones son respuestas automáticas de su cuerpo ante la sensación de falta de apoyo. Se conoce como el reflejo del moro y es unos de los reflejos primarios que deben observarse en el bebé como señal de que su desarrollo es correcto.

arrulla bebé recién nacido

Cómo debe ser el tejido de arrullo

Para arrullar al bebé emplearemos una manta o pañuelo de tejido suave y delicado con su piel que sea hipoalergénico. 

En verano, podemos escoger una muselina para que no pase calor y, en invierno, podemos optar por una fibra natural como el algodón, que le abrigue aunque sin que le agobie. Al igual que queremos evitar la pérdida de calor, hemos de vigilar que no se acalore.

Debe ser cuadrado y medir entre 1 y 1,20 metros por lado. Con esta medida podremos envolver firmemente al bebé sin que quede tela suelta. Si lo dejamos demasiado flojo o suelto, el bebé no tendrá la misma sensación de cobijo que le aporta la sujeción.

Excepciones y precauciones

Te hemos contado todos los beneficios de arrullar al bebé. Sin embargo, esta técnica también presenta algunas excepciones y precauciones que hemos de tener en cuenta. Te las contamos a continuación.

  • Nunca debemos arrullar al bebé si tiene fiebre.
  • Cada bebé tiene sus preferencias y algunos no se sienten cómodos en el arrullo y los manifiestan con sus reacciones. En estos casos, no lo emplearemos ya que el objetivo de arrullar al bebé es proporcionarle bienestar y satisfacción.
  • El arrullo debe proporcionar una sujeción firme pero sin apretar demasiado al bebé. Tiene que poder mover sus piernecitas para evitar una dislocación o displasia de cadera, cuando la cabeza del fémur no encaja de forma correcta en la cavidad donde se aloja.
  • El arrullo no debe tapar en ninguna ocasión el rostro del bebé para no correr el riesgo de asfixia.
New call-to-action New call-to-action

Los 3 mejores métodos de arrullo

Te explicamos los tres mejores métodos para arrullar al bebé. 

El método rápido

  1. Extiende el pañuelo o manta y coloca al bebé en el centro de manera que la tela le llegue a la altura de los hombros y su cabecita quede fuera.
  2. Coge una de las esquinas superiores y crúzala hasta el hombro del lado contrario. Seguidamente, sujetas el pañuelo o manta por debajo de su espalda.
  3. Haz lo mismo con la otra esquina superior asegurándote que no le queda la carita tapada.
  4. Dobla hacia arriba el sobrante inferior y sujétalo por dentro del pañuelo.

El método australiano

  1. Coloca el pañuelo o manta en forma de rombo. Seguidamente, dobla la esquina superior central hacia abajo hasta que casi llegue a la mitad.
  2. Sitúa al bebé en el centro con sus hombros apoyados sobre la esquina doblada
  3. Coloca el brazo derecho del bebé de manera paralela al cuerpo. Cruza la esquina derecha hasta el otro lado y la metes por debajo de su cuerpo, a la altura de la axila.
  4. Coge la esquina inferior del pañuelo o manta, dóblala hacia arriba y métela por dentro de la que ya has cruzado.
  5. Ahora, coloca el brazo izquierdo en paralelo al cuerpo del bebé, sujeta la esquina izquierda y la cruzas hacia el lado derecho para meterla por debajo de la axila izquierda.

arrulla bebé pasos

El método manos libres

Este método es similar al anterior. Solo cambia en que los brazos del bebé no se colocan paralelos al cuerpo, sino que se doblan a la altura de su pecho dejando sus manos a la altura del rostro dándoles mayor libertad de movimientos. Es el mejor método para los bebés más inquietos.

¿Hasta qué edad puedo arrullar al bebé?

Por mucho que le guste a tu pequeño, la técnica de arrullar al bebé debe dejar de realizarse en cuanto observes que trata de girarse por sí mismo o bien que necesita mayor libertad de movimiento que lo que el arrullo le permite. Esto suele ocurrir alrededor de los dos meses.

En todo caso, en cuanto el bebé aprenda a voltearse solo debes dejar de usar la técnica del arrullo.

Arrullar al bebé es una experiencia reconfortante que ayuda al recién nacido a sentirse protegido y cuidado en su venida al mundo. Sin embargo, no debes emplearlo todo el tiempo sino en aquellos momentos en los que el pequeño se muestre más inquieto o molesto y no pueda descansar.

Esperamos haberte ayudado a descubrir esta técnica y sus beneficios para tu bebé. Si quieres aprenderlo todo acerca de su desarrollo durante sus primeros meses de vida, descarga de forma gratuita nuestra Guía del Primer Año.

New call-to-action Ebook gratuito: Retos que afrontará tu hijo sus primeros 3 años

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies