Acogida temporal de niños

  • 8 de Abril del 2016
  • 3 min de lectura

La acogida temporal es un recurso que sirve para dar una familia a niños cuyos padres, por las circunstancias que sean, no pueden hacerse cargo de ellos. Así, les permite evitar la institucionalización y vivir en un ambiente que les dé seguridad y afecto.
 
Modalidades de acogida

La legislación española recoge tres modalidades de acogimiento familiar:

- Acogimiento Familiar Simple: tiene un carácter temporal ya que la finalidad es que el niño esté en un ambiente más óptimo hasta que sus padres biológicos puedan volver a hacerse cargo de él. No suele durar más de 2 años. 

- Acogimiento Familiar Permanente: en estos casos, hay menos posibilidades de que el niño pueda retornar con su familia de origen por la gravedad de su situación, por lo que es probable que el acogimiento termine siendo permanente, pero no sería una adopción. En estos casos el acogimiento suele acabar cuando el niño es mayor de edad o puede volver con su familia de origen.

- Acogimiento Familiar Pre-adoptivo: la finalidad es la adopción del niño por parte de la familia de acogida, por lo que rompería los vínculos con la familia biológica. Se da en casos en los que el retorno a la misma es imposible por diferentes motivos.

¿Quiénes pueden acoger?

Cualquier persona o familia que desee incluir en su entorno a un niño, cuidarle y darle afecto. Por supuesto, deben cumplirse algunos requisitos, establecidos según cada Comunidad Autónoma, como tener medios de vida estables y suficientes, un estado de salud que no dificulte el cuidado del menor, capacidad de cubrir las necesidades de desarrollo del niño, respeto hacia “el pasado” del niño y una actitud positiva para su formación y seguimientos.

Cada Comunidad tiene sus propios organismos que marcan los requisitos y se encargan de hacer las entrevistas necesarias para poder acoger un niño, así como de hacer su seguimiento posterior y ayudar en todas las dificultades que surjan. 

La acogida es un acto de generosidad y no se recibe remuneración a cambio, aunque sí se pueden dar ayudas en función de las necesidades concretas del niño. 

Consejos básicos

- Es muy importante que todos los miembros de la familia tengan claro que desean ese acogimiento, tantos los papás como los hijos ya que puede ser un proceso bastante complicado.

- Hay que prepararse bien y acudir a sesiones con expertos ya que la mayoría de niños que entran en estos programas provienen de familias con problemas o carencias.

- Es fundamental mostrar paciencia y amor al niño desde el primer momento y, ante cualquier problema, buscar ayuda profesional.

- También hay que ser conscientes de que la acogida es, en principio, temporal, por lo que habrá que estar preparado para el momento de la separación. 
 

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies