Brotes de crecimiento: ¡Aprende a identificarlos!

  • 1 de Octubre del 2021
  • 4 min de lectura

Los brotes de crecimiento o crisis de lactancia, son parte normal del desarrollo y evolución de la lactancia. Debes saber que estás haciendo lo mejor para tu bebé, aunque en ocasiones, éste se muestre irritable o insaciable, llegando a sentirte quizás, un poco nerviosa, pensando que no lo estás haciendo del todo bien, o que algo no va como debería ser.

¡Calma, solo es un brote de crecimiento!

La leche materna es para el bebé siempre la mejor opción de alimentación, puesto que su ingesta fortalece el sistema inmunológico y contiene los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo, evitando así el progreso de diversas enfermedades, además reduce el riesgo de muerte súbita, contribuye al desarrollo neurológico brindando un nivel cognitivo superior principalmente en el lenguaje, la motricidad y la vista, crea vínculos afectivos más fuertes entre la madre y el hijo gracias al contacto piel con piel, previene la diabetes tipo 1 y 2 y la obesidad, etc.; las madres lactantes también consiguen beneficios individuales al ejercer el amamantamiento, el útero vuelve a su tamaño con mayor rapidez, previene la osteoporosis, pierde el peso más fácilmente, previene la depresión posparto, previene el cáncer de mama y ovarios, entre otros.

Publicidad New call-to-action New call-to-action

La lactancia materna a demanda desde luego es la mejor opción, al principio el pecho produce una sustancia viscosa de color amarillento, escasa, llamada calostro la cual es muy rica en anticuerpos, necesarios para ese primer contacto con la vida extrauterina, además de nutrientes que alimentan y protegen al bebé. Posteriormente, el calostro va cambiando sus concentraciones y se va adaptando a las necesidades del bebé, por lo que se empieza a producir lo que llamamos leche de transición, esta leche contiene mayor concentración calórica y más grasas, siendo así más espesa; finalmente se produce, cercano a la tercera semana de vida, la leche madura, con mayor concentración de proteínas, vitaminas, minerales, azúcares, hormonas, enzimas, aminoácidos, etc. … en fin, ¡todo lo que el bebé necesita!

A pesar de todo esto, el bebé según se desarrolla va requiriendo modificaciones de cantidades y calidad de leche, por lo cual pasa por diversas crisis alimentarias o brotes de crecimiento, es verdad que causa algunas preocupaciones entre las madres lactantes, especialmente en las primerizas, porque son días en que parece que el bebé no está contento o saciado, y de verdad no lo está… Muchas madres llegan a pensar, que no se está produciendo leche o que esta no es suficiente para el bebé. Tranquila, todo esto es un proceso natural que como viene se va, el bebé lo que necesita es aumentar el estímulo en el pezón, lo cual conlleva un aumento en la producción de leche y por ello demanda más horas de succión y de estar con su madre, naturalmente sabe lo que tiene que hacer para que tu pecho se acomode a sus nuevas exigencias metabólicas.

brotes de crecimiento. Formas de identificarlos

¿Cómo reconocer un brote de crecimiento?

Puedes reconocer que tu bebé está pasando por un brote de crecimiento por estas señales:

  • Se muestra irritable.
  • Llora y pelea con el pecho mientras se alimenta.
  • Duerme más, pero en lapsos más cortos, principalmente por las noches.
  • Demanda más pecho de lo acostumbrado, puede estar incluso deseando mamar durante todo el día.
  • Hace tomas más cortas cuando habitualmente lo hacía en sesiones largas.

¿Cómo afrontarlo?

Ya que puedes identificar si tu bebé está pasando por un brote de crecimiento, te diremos

cómo hacerle frente y superarlo:

  • Lo primero, mantén la calma y mucha paciencia.
  • Bríndale un ambiente cálido y tranquilo al momento de comer.
  • Evita retrasar las tomas y que el bebé entre en llanto, de ser así tomará más tiempo conciliar la calma.
  • Descansa y delega funciones en casa, el apoyo familiar en estos días será fundamental para que tu puedas estar al 100% cada vez que el bebé te necesite.
  • Acarícialo y dale muchos mimos, es posible que también esté teniendo algo de dolor muscular por lo que pequeños masajitos le vienen muy bien.

Debes saber que las crisis de lactancia suelen durar dos o tres días, tiempo suficiente para que tu cuerpo se adapte a las nuevas necesidades y aumente la producción de leche, así mismo, saber que ocurrirán en más o menos unas 8 ocasiones en su primer año de vida (al segundo día de nacido, tercera semana, sexta o séptima semana, a los tres meses vuelve y más intensa, al cuarto y octavo mes, luego cerca del año).

Un error frecuente es presionar al bebé para que se alimente y mantenga sus horarios, recuerda que la recomendación es lactancia a demanda sea ésta materna o con leches infantiles. 

Publicidad Blemil plus Optimum 2 y 3 Blemil plus Optimum 2 y 3

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies