Cera en los oídos de bebés y niños

  • 5 de Mayo del 2021
  • 4 min de lectura

La presencia de cerumen o cera, en los oídos de bebés y niños es algo normal, pues tiene una función protectora, pero en algunas ocasiones puede darse un exceso de cera y generar molestias al pequeño. A continuación, te contamos qué es la cera exactamente, para qué sirve, cuándo se producen los tapones de cera y cómo mantener una buena higiene auditiva. 
 

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué es y para qué sirve la cera de los oídos?

Se trata de una secreción de las glándulas del conducto auditivo que cumple un papel protector y antiséptico muy importante. 

Las paredes del oído medio están recubiertas de células sudoríparas y sebáceas que generan una sustancia amarillenta y grasienta que conocemos como cera o cerumen. Su función consiste proteger el tímpano y el aparato auditivo lubricándolo para captar partículas de polvo, impurezas, insectos, virus, hongos o bacterias y evitar que ningún objeto extraño acceda al oído interno. 

Médico revisando si un niño tiene un tapón de cera

¿Por qué mi hijo tiene un exceso de cera?

La cera normalmente se elimina de manera natural desplazándose por el canal auditivo hacia el exterior gracias al movimiento maxilar, pero en algunas ocasiones este sistema de autolimpieza no funciona correctamente y la cera se va acumulando

El exceso de cerumen puede darse sin una razón aparente, pero existen ciertos factores que aumentan las posibilidades de que se produzca:

  • El uso frecuente de bastoncillos que aprietan y compactan la cera, no permitiendo que circule y siga su ciclo normal de regeneración.
  • Cambios en la anatomía del canal auditivo por infecciones o traumatismos que pueden estrechar el canal, y, por tanto, dejar menos espacio para la cera. 
  • Algunas patologías dermatológicas.

Tapones de cera y sus síntomas

El exceso de cerumen puede acabar compactándose y creando tapones de cera que obstruyan total o parcialmente el canal auditivo. Los síntomas de esta anomalía son los siguientes: 

  • Pérdida de audición. Puede ser más o menos significativa dependiendo del tamaño del tapón o de si existe una pequeña fisura o apertura en él que permite el paso de los sonidos. 
  • Sensación de taponamiento. Es la más frecuente y puede variar en función de la masticación o al tocar la oreja. 
  • Acúfenos. Presencia de un zumbido constante en el oído mucho más perceptible estando en silencio. 
  • Autofonía. Notar desde dentro la propia voz al hablar. 
  • Mareos. No son muy frecuentes, pero pueden darse. 
  • Picazón. A veces por la propia descamación de la cera que recubre las paredes del canal. 
  • Dolor y/o presión. Puede darse en casos más extremos en los que el tapón es más grande y compacto. 
Publicidad Banner producto Blenuten cuadrado Banner producto Blenuten horizontal

¿Qué hago si mi hijo tiene un tapón de cera?

Dependiendo de la edad del pequeño, te será más o menos fácil descubrir la existencia del tapón, porque, además, en la mayoría de los casos no hay síntomas al principio. 

Si se trata de un bebé o un niño pequeño, es posible que notes que oye menos o que se queja de dolor y molestias tocándose los oídos. Si es un niño más mayor, puede que ya sea capaz de describirte la sensación de taponamiento o la presencia de zumbidos o ruidos. 

Ante cualquier molestia que tu hijo tenga en los oídos lo mejor es acudir al pediatra para que pueda confirmar si se trata de un tapón de cera o de alguna infección frecuente como la otitis

¿Cómo se elimina el tapón de cera?

Existen diferentes opciones para eliminar los tapones de cera, siendo el pediatra quien debe recomendar el más adecuado en cada caso:

  • Lavado ótico. Si el pediatra lo considera necesario, puede realizar un lavado por irrigación introduciendo abundante agua en el oído mediante una jeringa para que el tapón se despegue, se disuelva y acabe saliendo. 
  • Extracción con pinzas. Existen instrumentos específicos para extraer tapones de cera de manera manual. Si el cerumen se ha ablandado previamente, la extracción será más fácil. 
  • Gotas óticas. Se trata de preparados de gotas con soluciones que ayudan a emulsionar, encapsular y eliminar la cera. Sólo debes aplicarlas a tu pequeño si tu pediatra te lo indica. 

Padre limpiando los oídos de su bebé con un spray ótico

¿Es necesario eliminar toda la cera? Higiene auditiva

Es necesario eliminar los tapones de cera porque causan molestias, pero no eliminar la cera por completo, pues como hemos explicado en puntos anteriores, cumple una función protectora del aparato auditivo

Lo mejor es dejar que los oídos se limpien y se regulen por sí mismos y sólo cuando haya síntomas o molestias que indiquen que algo no va bien, consultar con el pediatra. 

Aunque el uso de bastoncillos para mantener limpio y cuidado el canal auditivo está muy generalizado, lo cierto es que no está para nada recomendado, pues además de dañar las paredes del oído, puede aumentar las posibilidades de que crear un tapón al presionar y apelmazar la cera. 

Como ves, el organismo dispone de mecanismos sorprendentes como el que tiene para la limpieza y la higiene de los oídos. Esperamos que ahora entiendas mejor qué funciones tiene el cerumen, cómo se forman los tapones de cera y qué hacer si crees que tu pequeño tiene uno. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies