¿Es mi hijo miope?

  • 6 de Julio del 2016
  • 3 min de lectura

La miopía puede ser algo difícil de diagnosticar en niños pequeños. Los padres y educadores debemos observar si presentan algún síntoma que nos indique que no ven bien de lejos.

 

No existe una edad establecida para desarrollar miopía. Esta anomalía de los ojos que hace que no se enfoquen bien la vista lejana puede afectar a todo el mundo en cualquier edad. Una de las hipótesis más seguidas sobre sus causas es que la miopía es hereditaria.

 

El defecto que la provoca suele pasar de padres a hijos. Otra teoría sobre su causa se enfoca en razones ambientales (mucho tiempo frente a pantallas…), pero es una hipótesis sobre la que hay desacuerdo.

La miopía ocasiona que no se vea bien de lejos. Cuantas más dioptrías, más cercano será el punto a partir del que se empieza a ver desenfocado. El “problema” reside en que los más pequeños suelen relacionarse con su entorno más cercano: sus juguetes, sus amigos en el parque…Por eso debemos estar atentos en casa y en clase a si presenta algún síntoma que podría indicar baja agudeza visual para llevarlos al oftalmólogo.

Por ejemplo, que no le guste ver dibujos, o que no esté atento a ellos, que en clase no observe la pizarra o no lea bien lo que pone en ella, que muestre un menor interés en clase o menor rendimiento…De hecho, la miopía se suele diagnosticar al empezar la vida escolar: entre los cinco y seis años. No porque surja en este momento, sino porque es ahí donde los síntomas se hacen más visibles.

También puedes observar si le cuesta reconoceros o encontraros a la salida del colegio, si entrecierra los ojos para enfocar, si alguno de vosotros sois miopes, si para fijarse en algo gira levemente la cabeza, si tiene estrabismo (derivado del ojo vago, más común con hipermetropía) o si presenta dolores de cabeza más o menos frecuentes. 

Todo esto te podría indicar que tu hijo no ve bien. Ante la duda, lo mejor es acudir al oftalmólogo para confirmar el diagnóstico. De ser miope, le prescribirán gafas. También hay otras opciones que puedes considerar como lentes de contacto o lentes nocturnas para corregir durante la noche la miopía. Lo importante es que tu hijo reciba un tratamiento para que su miopía no le impida hacer vida normal. 
 

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies