Granitos en brazos y piernas en los niños: tipos, causas y tratamientos

  • 19 de Noviembre del 2021
  • 6 min de lectura

Son varios las afecciones que causan la aparición de granitos en la piel de los niños. Si no son dolorosos ni pican y permanecen estables en brazos, piernas y/o mejillas, lo más probable es que se trate de una queratosis pilaris. 

Esta afección no debe preocupar porque no es grave, aunque puede causar incomodidad emocional, sobre todo en los niños más mayores que empiezan a preocuparse por su aspecto. 

Te explicamos éste y otros trastornos de la piel comunes en los niños, sus causas y síntomas y cómo tratarlos.

¿Qué es la queratosis pilaris?

La queratosis pilaris es una afección benigna de la piel debida a factores genéticos y hereditarios

No se debe a una alergia o a una infección. La causa es la acumulación de queratina, una proteína presente en la capa externa de la piel que ayuda a crear una barrera protectora contra infecciones y sustancias nocivas.

 Un depósito excesivo de queratina forma pequeños tapones, pápulas hiperqueratósicas, que obstruyen la abertura de los folículos pilosos. Al tacto, notamos la piel seca y rugosa y, en ocasiones, la persona afectada siente cierta picazón. 

Las pequeñas lesiones se ven como un sarpullido de granitos rosados. Esta afección cutánea es más común en edades pediátricas, niños y adolescentes, remitiendo con el paso de los años y siendo raro en personas adultas.

Las zonas afectadas suelen ser las mejillas, los brazos y los muslos, agravándose en invierno debido al mayor grado de humedad ambiental y mejorando en el periodo veraniego gracias al sol y a los baños en el mar.

La queratosis pilaris no requiere un tratamiento específico. Puedes consultar al pediatra, quien solo necesita una exploración física para identificar esta afección, en especial si el sarpullido se exacerba.

Si bien es cierto que la queratosis pilaris no es dolorosa ni grave, puede causar molestias a nivel estético, sobre todo, en edades cercanas a la adolescencia.

Algunas medidas que puedes tomar para ayudar a remitir el brote son las siguientes:

  • Las duchas o baños deben ser de corta duración, no más de 10 minutos, y con agua tibia.
  • Utiliza gel o jabón dermatológico y no uses esponjas.
  • Seca la piel con toques suaves, sin friccionar la piel.
  • Tras el baño, hidrata la piel con una loción hidratante adecuada.
  • Es preferible utilizar prendas de algodón.
  • El niño o adolescente debe beber suficiente agua durante el día. La hidratación es fundamental para evitar la afección.

Si tienes dudas acerca de qué tipo de gel de baño o crema hidratante es mejor para la piel de los bebés y niños, consulta al profesional farmacéutico o al pediatra. 

Únete al Club familias Únete al Club familias

Dermatitis atópica o eccema

La dermatitis atópica o eccema atópico es una inflamación cutánea crónica que cursa en brotes y cuyos signos característicos son la piel seca y la picazón intensa que, a veces, lleva a un rascado compulsivo.

La dermatitis atópica es una predisposición hereditaria a padecer este tipo de patologías de origen alérgico relacionadas con un incremento de la producción de inmunoglobulina E, un tipo de anticuerpo implicado en la respuesta inmune efectiva contra algunos agentes patógenos (ambientales, irritantes y alérgenos) en forma de reacción hipersensible de la piel. De hecho, tener antecedentes familiares es el principal factor de riesgo.

Granitos en brazos y piernas en los niños tratamientos

Esta afección es más habitual en bebés y niños y puede aparecer muy pronto, entre los dos y los seis meses de edad. Los brotes son más frecuentes hasta la adolescencia y la adultez joven pudiendo espaciarse después, incluso durante años.

Como hemos comentado los agentes desencadenantes de los brotes tienen origen diverso. A continuación te detallamos algunos de ellos.

  • Factores ambientales: aire frío y seco, propio del invierno. Cambios bruscos de temperatura.
  • Factores irritantes: sustancias químicas, lociones perfumadas, colorantes para productos de aseo, artículos de cuidado corporal que contengan alcohol.
  • Alérgenos: ácaros, caspa de animales domésticos, polen, moho, entre otros.
  • Estrés emocional.
  • Excesiva transpiración. Es mejor no abrigar al niño de manera exagerada.

Como hemos indicado, la principal sintomatología es el prurito y la piel seca. Otros signos de esta afección son la aparición de pequeñas protuberancias y/o manchas rojizas o amarronadas en la parte interna de codos y rodillas, manos, pies, párpados, cuello y parte superior del pecho; en los bebés, estas manchas pueden darse en la cara y en el cuero cabelludo.

Las medidas recomendadas para paliar la sequedad de la piel y evitar los brotes son las siguientes:

  • Tomar baños cortos de agua tibia con limpiadores muy suaves.
  • Secar el cuerpo del niño sin frotar.
  • Hidratar la piel del niño con una crema o loción que mantenga la humedad.
  • El niño debe llevar las uñas cortas para evitar el rascado.
  • Optar por ropa de fibras naturales como el algodón. Evitar la lana u otras fibras que puedan causar picor.

Es recomendable consultar al pediatra si los síntomas empeoran, el niño tiene fiebre o existen signos de infección debido al rascado.

Virus del molusco (molluscum contagiosum)

El molusco contagioso es una afección benigna de origen vírico muy frecuente en los niños. Se manifiesta como una erupción formada por pequeños nódulos o protuberancias blancas o nacaradas con un mínimo orificio central.

Las lesiones, normalmente entre una y veinte, aparecen como pequeños puntos que, en unas semanas, crecen hasta llegar a ser como un guisante y su poder de contagio es muy alto. Las zonas más afectadas son el tronco, los brazos y el rostro. 

El virus se introduce en el cuerpo a través de alguna lesión en la piel y los nódulos surgen de dos a seis semanas más tarde. Las vías de contagio más habituales son el contacto directo con otro niño que esté afectado o al tocar juguetes o ropa que estén contaminados.

Te indicamos las medidas recomendadas para eludir el contagio:

  • Evitar que el niño toque o rasque sus propias lesiones y provoque la extensión de las mismas.
  • Lavarse frecuentemente las manos y llevar las uñas cortas.
  • No compartir toallas o prendas de ropa.
  • Si el niño acude a clases de natación, debemos cubrir las lesiones con ropa resistente al agua.

El virus del molusco suele desaparecer por sí solo al cabo de seis a doce meses. En contadas ocasiones, el médico puede decidir algún tratamiento si las lesiones son muy numerosas o son molestas.

Eritema tóxico del recién nacido

A pesar de su denominación, el eritema tóxico es una afección inflamatoria benigna que afecta aproximadamente a la mitad de los recién nacidos y que no precisa tratamiento, ya que no afecta a la salud del bebé.

Se trata de una erupción formada por pequeñas pápulas que cursan hacia pústulas eritematosas (enrojecidas) que cuando son abundantes se juntan en forma de placas. Estas lesiones se suelen localizar en el pecho, la espalda y las extremidades donde persisten unas horas y luego desaparecen. La afección suele durar de siete a diez días y lo único que tienes que hacer es hidratar la piel del bebé de la forma habitual.

Las afecciones que causan la aparición de granitos en brazos y piernas son habituales en los niños y no suelen presentar mayores complicaciones. 

Ante cualquier alteración de la piel de los niños, lo más recomendable es no alarmarse y consultar al pediatra quien resolverá todas las dudas e indicará las medidas más adecuadas.

Nuevos cereales Blevit plus Bio Nuevos cereales Blevit plus Bio

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies