La fibra en la alimentación

  • 19 de Noviembre del 2014
  • 2 min de lectura

Todo el mundo sabe que la fibra es parte esencial de una dieta sana y variada pero, ¿por qué? ¿Qué ocurre si seguimos una dieta baja en este componente? ¿Puede llega a ser malo un exceso de fibra? ¿Cómo asegurarnos las cantidades diarias recomendadas de fibra para cada edad?

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

El consumo de fibra es esencial para asegurar una dieta sana y equilibrada. La fibra (presente en los cereales, las frutas, las verduras y las legumbres, principalmente) previene o alivia diferentes enfermedades como el estreñimiento, la diverticulosis, la obesidad, el cáncer de colon, la diabetes o la hipercolesterolemia. Asimismo, desintoxica, aporta sensación de saciedad, ayuda en la lucha contra las hemorroides…

Por lo tanto, una dieta baja en fibra es perjudicial para el correcto funcionamiento del organismo. La fibra debe formar parte de la alimentación desde que se introducen los cereales y la fruta en la dieta del bebé, con 6 meses aproximadamente. Y es fundamental que se consuman las cantidades diarias recomendadas para cada edad (30 gramos en adultos y entre 5 y 20 gramos en niños y adolescentes dependiendo de su edad).

Para que sepáis más o menos cuánta cantidad de fibra contienen los alimentos, os dejamos esta tabla con los principales:

ALIMENTO
CANTIDAD DE FIBRA EN 100 G

Almendra
9,80

Alubia cocida
8,30

Apio
4,23

Avellana
6,50

Cebada
9,80

Centeno
13,15

Ciruela
9,00

Copos de avena
5,43

Escarola
2,00

Espinaca
1,84

Garbanzos cocidos
4,80

Germen de trigo
24,72

Kiwi
3,90

Lentejas
10,60

Manzana
2,30

Naranja
2,20

Nuez
4,60

Pera
2,80

Puerro
2,30

Remolacha
2,53

Repollo
2,00

Salvado de trigo
42,35

Semillas de linaza
38,60

Semillas de sésamo
11,18

Tomate
1,83

Zanahoria
3,43

No obstante, el abuso de fibra también puede ser perjudicial ya que la fermentación de la fibra por las bacterias anaerobias en el colon puede producir flatulencia (exceso de gases), dolor abdominal y distensión abdominal. Especialmente, si se pasa de una dieta pobre en fibra a tomar mucha cantidad diaria. La transición debe ser gradual para que el tracto intestinal se acostumbre.

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

En el caso de los bebés que aún no toman la mayoría de alimentos sugeridos anteriormente, desde Laboratorios Ordesa os ofrecemos una alternativa que puede ser de utilidad con nuestra gama de papillas de cereales elaborada a partir de cereales integrales: Blevit plus Superfibra, que contribuyen a incrementar la cantidad de fibra de la dieta de los más pequeños con una cantidad adaptada de la misma adaptada a sus necesidades y a su edad.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies