Parto respetado

  • 9 de Mayo del 2019
  • 2 min de lectura

En el año 2004 nació la Semana Internacional del Parto Respetado, promovida por la Asociación Francesa por el Parto Respetado (AFAR), con el objetivo de conseguir una manera más digna de nacer y de parir, respetando el protagonismo de la madre y su capacidad para elegir.

Un parto respetado es, básicamente, aquel en el que se respeta el protagonismo de la madre en su propio parto, es decir, se le da la libertad y el derecho de decidir siempre que sea posible cómo quiere que se lleve a cabo el parto y qué intervenciones médicas desea y cuáles no.

En la mayoría de países occidentales este derecho se respeta, aunque siempre hay que tener en cuenta que, en muchos casos, no se pueden llevar a cabo los deseos de la madre por causas médicas. Pero, si todo transcurre con normalidad, tiene que prevalecer el parto respetado, que contempla estos derechos:

  • Ser informada de cualquier actuación, técnica o procedimiento que se vaya a llevar a cabo.
  • Decidir sobre cualquier procedimiento y dar el consentimiento antes de que se realice. En situaciones de riesgo se puede realizar incluso por escrito y puede ser revocado en cualquier momento.
  • Elegir entre las posibles opciones clínicas que haya respecto a un proceso, como la postura para dar a luz (tumbada boca arriba, de lado, de pie…), recibir o no la epidural, hacerse o no el rasurado, ponerse un enema o no, etc.
  • Protección de la dignidad de la mujer. La dignidad prevalece sobre el interés exclusivo de la ciencia o de la sociedad. Es decir, si hay residentes de medicina o se aplican protocolos de enseñanza, debes autorizarlo tú previamente.
  • Capacidad de aceptar o rechazar un protocolo médico. La existencia de un protocolo no obliga al uso del mismo. El hecho de que se haga siempre una cosa de la misma manera por protocolo no significa que no tengas derecho a intentar otra manera siempre que médicamente sea posible. Por ejemplo, si en un hospital siempre se realiza por protocolo una cesárea para los partos de nalgas, no significa que tú no puedas pedir un parto vaginal si hay posibilidades de que nazca así el bebé.

 

Fuente:

Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies