Descubriendo el piel con piel

  • 22 de Enero del 2021
  • 6 min de lectura

En los últimos años se habla mucho del piel con piel, pero ¿sabes exactamente qué es y cómo se realiza? A continuación, respondemos a estas preguntas y te explicamos los múltiples beneficios de realizar esta práctica cuando el bebé llega al mundo.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué es?

El contacto piel con piel (CPP) consiste en colocar al bebé recién nacido desnudo en posición vertical y bocabajo sobre el torso también desnudo de la madre tras el nacimiento, o muy poco tiempo después. La clave del piel con piel es que madre e hijo se mantengan unidos en todo momento y, que los controles que han de realizarse al pequeño se le hagan sin separarlo de su madre.

Esta práctica es importante llevarla a cabo al menos durante las dos primeras horas de vida del bebé porque es cuando se encuentra en una fase de alerta tranquila denominada periodo sensitivo, perfecto para reconocer el olor de la madre, establecer un vínculo con ella y adaptarse mejor al nuevo medio tras salir del vientre.

Madre y recién nacido descansan haciendo piel con piel tras el parto

Beneficios del piel con piel

Cada vez son más las clínicas y centros hospitalarios que incorporan protocolos de contacto piel con piel (CPP) porque proporciona grandes beneficios:

  • Ayuda al bebé a regular su temperatura al entrar en contacto con el cuerpo de la madre. De esta manera el recién nacido gasta menos energía y se reduce el riesgo de que sufra una hipoglucemia.
  • Tranquiliza al bebé al ayudarle a disminuir los niveles de estrés y facilita el descanso y el sueño profundo.
  • Le ayuda a sobrellevar mejor los estímulos dolorosos como pueda ser la punción del talón.
  • Favorece la estabilidad cardiorrespiratoria.
  • Facilita el buen agarre al pecho y la instauración de la lactancia materna exitosa durante más tiempo.
  • Ayuda en la colonización del recién nacido por los gérmenes maternos.
  • Genera una liberación de oxitocina en la madre, ayudándole a reducir la ansiedad y estimulando la crianza.
Publicidad Banner Blemil plus Optimum 2 Banner Blemil plus Optimum 2

Casos en los que se puede realizar

Cada embarazo y cada parto es un mundo, y es el equipo médico el que decidirá si hay algún impedimento para que madre e hijo hagan piel con piel, pero en términos generales, se puede realizar si se dan las siguientes situaciones:

  • Cuando el bebé nace a término, o pretérmino tardío (entre las 35 y las 37 semanas), en un parto que se dé dentro de la normalidad. El líquido amniótico debe ser claro, el llanto y la respiración adecuadas y tener un buen tono muscular.
  • Si el bebé requiere una exploración del pediatra y permanecer un tiempo en la cuna térmica, el piel con piel se realizará en cuanto sea posible.
  • En cesáreas programadas si el protocolo del centro hospitalario lo permite.

¿Quién hace el piel con piel?

Como es lógico, quienes entran en contacto tras el nacimiento son el bebé y la madre. Esto es algo que forma parte de nuestra historia evolutiva, en la que la supervivencia del recién nacido dependía en gran medida de la protección de la madre desde el momento en el que llega al mundo.

Sin embargo, la principal condición para que pueda darse el piel con piel es que tanto la madre como el bebé se encuentren en perfectas condiciones. Si es la madre la que requiere atención médica, o su estado no es el adecuado para poder realizarlo, el otro progenitor, si lo hubiera, o un familiar cercano, también puede hacerlo mientras la madre se recupera.

Publicidad Pediatopic Pediatopic

¿Cómo se hace?

Los centros en los que se lleva a cabo el contacto piel con piel (CPP) tienen sus propios protocolos, pero el procedimiento habitual suele ser el siguiente:

  • Durante el proceso de dilatación se informa a la madre de los beneficios del piel con piel para que decida si quiere hacerlo cuando llegue el bebé si aún no lo tenía decidido.
  • En la fase del expulsivo, en los últimos pujos antes de que salga el bebé, se invita a la madre a descubrirse el torso. Se le puede ofrecer un muletón caliente para poder retirarlo fácilmente en el momento del nacimiento.
  • Cuando el bebé ya está fuera, se coloca directamente sobre el torso desnudo de la madre y se le va limpiando con un paño caliente.
  • Mientras la madre y el bebé ya están en contacto, los profesionales sanitarios comprueban que el recién nacido respira con normalidad, que sus movimientos torácicos son correctos, que tiene buen color y tono muscular.
  • Una vez hechas las comprobaciones del estado de salud del pequeño, y ya limpio, se cubre a madre y bebé con un muletón limpio y seco, sin sobrepasar los hombros del niño, para que así ambos puedan establecer contacto visual.
  • Si la madre desea dar lactancia materna, se debe permitir el agarre espontáneo del bebé al pecho, sin llevarle hasta él, dejando que el bebé sea quien busque el pezón, permitiendo así que ponga en marcha los reflejos de arraigo.
  • La mejor postura para realizar el piel con piel es estando la madre semiincorporada, en un ángulo de unos 45 o, pudiendo abrazar al pequeño, que debe estar bocabajo entre los pechos de su madre, con la cabeza ladeada y sin forzar el cuello. En cualquier caso, siempre se debe intentar que haya contacto visual entre ambos.
  • El contacto piel con piel (CPP) debe mantenerse el máximo tiempo posible, por eso se recomienda realizar los procedimientos y pruebas posteriores sin romperlo.
  • En el caso de que sea el otro progenitor el que se encargue del piel con piel, se intentará proporcionarle un espacio tranquilo y confortable, con la máxima intimidad posible.

Madre y bebé haciendo piel con piel en el hospital tras el nacimiento

Bebé prematuro y piel con piel

La práctica del contacto piel con piel (CPP) con bebé prematuros se denomina método canguro y consiste en que la madre, padre, o familiar esté el máximo de tiempo posible manteniendo al bebé semidesnudo en contacto con su piel. 

Cada vez son más las unidades de neonatología que ponen en práctica este método porque ayuda a los prematuros a regular mejor su temperatura, mucho más que la incubadora, así como a reducir los días de ingreso hospitalario. Además, favorece la instauración de la lactancia materna y ayuda a generar vínculo con el bebé.

Para realizarlo hay que colocar al bebé en posición vertical sobre el pecho de la madre, del padre o familiar, con la cabeza ladeada, intentando que su oído quede cerca del corazón para que pueda escuchar y sentir los latidos. Las piernas deben estar flexionadas, y también los brazos, intentando que una manita quede cerca de la boca.

El método canguro se debe empezar a practicar en cuanto sea posible, pero esto dependerá del grado de prematuridad con el que nazca el bebé y los cuidados que requiera nada más nacer.

¿Qué te parece el piel con piel? ¿Los has practicado con tu bebé o tienes pensado hacerlo cuando nazca? Como ves, son muchos los beneficios de esta práctica, pero debes ser tú quien tenga la última palabra.

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies