Verduras con imaginación

  • 17 de Noviembre del 2015
  • 2 min de lectura

No te agobies si tu pequeño no quiere come verdura, es algo normal para su edad. Tú tienes que buscarte las mañas para hacer que su aversión por ellas cambie. Solo tienes que poner a trabajar tu imaginación (http://www.ordesa.es/saludemihijo/alimentacion-2/10-maneras-originales-…) a la hora de prepararlas y seguro que triunfas. Recuerda que las verduras son una importante fuente de vitaminas y son esenciales en la dieta de los pequeños.

Un niño entre 1 y 3 años debe comer al día, unos de 200 gramos de verdura, y, al menos, una pieza de fruta. Según los expertos, las verduras son ricas en vitaminas A, C, E, K y del grupo B y además aportan pocas calorías. Son una importante fuente de minerales (magnesio, potasio, calcio o hierro) y gracias a su alto contenido en fibra, son esenciales para prevenir el estreñimiento.

Pero si son tan buenas y necesarias en su alimentación, ¿por qué las rechazan? Por su sabor fuerte y a veces amargo; porque están cansados de cómo se las preparas… Los padres, con mucha paciencia, podemos acabar con esta situación. Aquí tienes algunos consejos:

  1. Si a la primera rechazan tu propuesta verde, no te desanimes. Debes intentarlo varias veces hasta que se acostumbre al sabor. Si no le gusta, no le fuerces.
  2. Cuando vayamos a cocinarlas, pregúntale por sus preferencias. Así logras que sienta que su opinión cuenta y te sirve para conocer sus gustos. Y, por supuesto, sentaros juntos a comerlas. Ellos funcionan por imitación y harán lo que hagan sus papás.
  3. Echa mucha imaginación en su preparación. Puedes optar por un menú de colores. Por ejemplo, 'el lunes blanco', y te decantas por verduras blancas como la coliflor. Le echas queso rallado y la gratinas. Luego la acompañas con pera pelada y queso de Burgos de postre. Solo tienes que pensar en las tonalidades de las verduras y colorear el menú de tu hijo. Si lo hacéis juntos, mejor. Recuerda que unas judías verdes cocidas pueden ser muy aburridas pero si las preparas con tomate frito o en ensalada con arroz, maíz, tomate cherry... la cosa cambia. Cuanto más original seas y los impliques en su preparación, mejores serán los resultados.
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies