Todo sobre la bronquiolitis

  • 4 de Diciembre del 2019
  • 4 min de lectura

En cuanto llega el frío, una de las patologías que más se escucha en las consultas pediátricas es la bronquiolitis. En este post vamos a responder a todo lo que siempre quisiste saber sobre esta enfermedad; causas, síntomas, tratamiento, y, sobre todo, si es posible prevenirla. 

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria que se produce en los bronquios y los bronquiolos, los conductos más pequeños que hacen llegar el aire al interior de los pulmones. Cuando estos conductos se llenan de moco, se inflaman y se hacen más estrechos. 

¿A quién afecta?

Se trata de una infección muy común en niños menores de 2 años, especialmente en los menores de 6 meses

¿Cuál es la causa de la bronquiolitis?

El causante de esta enfermedad es un virus infeccioso, el más común es el VRS, virus respiratorio sincitial, presente de noviembre a marzo. La gran mayoría de bebés y niños de esta edad llegan a contagiarse con el virus, pero no todos desarrollan bronquiolitis, quedando normalmente en un catarro sin importancia. 

Niño con bronquiolitis en la cama

¿Cómo se contagia?

La forma más común de contagiarse con este, y cualquier virus, es tocando objetos con restos de saliva o mocos, y luego, llevando las manos a la boca, a los ojos o a la nariz. Si otro niño con el virus tose o estornuda también desprende pequeñas partículas infectadas que pueden alcanzar a quienes estén cerca y contagiarles. 

¿Hay algún factor de riesgo?

Algunos niños tienen más probabilidades de padecer bronquiolitis por las siguientes razones: 

  • Por ser prematuros
  • Por ser menores de 3 meses.
  • Por tener alguna patología del corazón o los pulmones
  • Por tener las defensas bajas
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué síntomas tiene?

Estos son las señales que indican que un niño puede tener bronquiolitis: 

  • Al principio presenta los síntomas comunes de un proceso catarral: moqueo, congestión nasal, tos y fiebre en algunos casos. 
  • Conforme avanza la infección y llega a los pulmones, los bronquiolos se inflaman y puede generar dificultad para respirar. Para saber si a un bebé le cuesta respirar hay que fijarse en si se le ven las costillas cuando lo hace, si la respiración es demasiado rápida y agitada. 
  • Al auscultar al niño se perciben silbidos u otros ruidos al respirar
  • Come menos y peor, incluso puede llegar a atragantarse y vomitar. 
  • Algunos bebés también pueden padecer infección de oído.

¿Cuánto dura?

Como siempre decimos, cada caso es diferente porque la infección no evoluciona por igual para todos los niños, pero de media suele durar unos 12 días, aunque la tos tarda más en desaparecer. 

Cuando un niño tiene bronquiolitis, sobre todo en el primer año, al volverse a contagiar de otro virus, tiene más probabilidades de tener dificultades respiratorias. 

¿Cuál es el tratamiento?

Estas son las recomendaciones para tratar la bronquiolitis: 

  • Mantener la nariz lo más descongestionada posible mediante lavados nasales para facilitar la respiración, especialmente antes de comer y dormir. 
  • Levantar levemente el colchón de la cuna o la cama en la zona de la cabeza para que duerman ligeramente elevados y así poder respirar mejor. 
  • Si tienen dificultades para comer y/o vomitan con facilidad, es mejor fraccionar las tomas o las comidas
  • Analgésicos en caso de que haya fiebre
  • Los jarabes para la mucosidad, la tos, y los antihistamínicos no son recomendables para tratar esta patología

Bebé al que le están poniendo un termómetro en la axila

¿Se puede prevenir la bronquiolitis?

Al tratarse de un virus, las medidas de prevención son las que se recomiendan generalmente para evitar el contagio de cualquier virus: 

  • Limitar el contacto con personas que estén pasando por una infección. 
  • Mantener limpias y desinfectadas las superficies y aquellos objetos o utensilios que se usan y ensucian con frecuencia como los juguetes o los pomos de las puertas. 
  • Cubrirse la boca al estornudar o toser
  • Evitar compartir vasos y cubiertos
  • Lavarse las manos con frecuencia, tanto los adultos como el niño. 
  • Evitar espacios con mucha gente, especialmente espacios con menores como escuelas o guarderías. 
  • Estar en espacios libres de humos
  • Dar lactancia materna, ya que los bebés que se alimentan así están más protegidos contra esta enfermedad. 

Estamos en plena época de bronquiolitis, así que esperamos que puedes librarte de este virus y que tu peque no se contagie, pero si sucediera, al menos aquí tienes toda la información que necesitas para saber de qué se trata y estar tranquila/o. 

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies