¿Qué indican las cacas de bebés con mocos?

  • 1 de Agosto del 2022
  • 5 min de lectura

Cuando la cantidad de mocos en las cacas de bebés no es excesiva y la mucosidad es puntual, no hay por qué preocuparse. 

No obstante, sí que hay que hacer un seguimiento de las deposiciones por si siguen presentando mucosidad. En este caso, y cuando los mocos van acompañados de estreñimiento, gases, diarrea o sangre, hay que consultar al pediatra porque pueden indicar alguna afección médica.

Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué causa la presencia de mocos en las heces?

Las causas por las que puede darse cacas de bebés con mocos son variadas y dependen de la cantidad y el color de la mucosidad.

Durante los primeros meses de vida del bebé, las heces varían a menudo de textura y de color y la presencia de mucosidad también es una de estas variables.

Si la cantidad de moco es pequeña no suele ser consecuencia de ninguna patología sino que es una mucosidad que se produce en el intestino como lubricante para facilitar el tránsito fecal. En ocasiones, algo de esta mucosidad pasa con las heces y se aprecia en forma de hilos o vetas viscosas.

Este moco, de apariencia gelatinosa, puede aparecer en distintos tonalidades de color (transparente, blanco, amarillo o verde) y ser más visible si el bebé está resfriado o tiene diarrea. Mucha de la mucosidad que no se elimina por la nariz o por la boca, pasa al sistema gastrointestinal y se evacua con las heces.

Cuándo no debes preocuparte

Como hemos indicado, una pequeña cantidad de moco en las heces entra dentro de la normalidad, sobre todo cuando el pequeño está resfriado. 

Si no hay ningún otro síntoma como irritabilidad, llanto inconsolable o fiebre, la presencia de mucosidad no debería ser motivo de preocupación.

Debes fijarte en la cantidad de mucosidad en cada deposición. Si es muy abundante y/o muy frecuente puede estar indicando una patología y, ante esa sospecha, es necesario consultar al pediatra.

cacas de bebés con mocos pediatra

¿Cuándo debes consultar al pediatra?

Debes consultar al pediatra siempre que la cantidad de mucosidad sea abundante o se haya incrementado considerablemente y también cuando las deposiciones se acompañen de alguno o algunos de estos síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor de barriga
  • Hinchazón de barriga
  • Gases
  • Diarrea persistente
  • Sangre
  • Rechazo o baja ingesta de líquidos
  • Signos de deshidratación (pañales casi secos o llanto sin lágrimas)

La presencia de mucosidad en las heces junto a cualquiera de la sintomatología anterior puede ser debida a alguna de las siguientes causas:

  • Intolerancia a la lactosa. Es una de las posibles causas de la malabsorción intestinal de los nutrientes.
  • Alergia a la proteína de la leche de vaca.
  • Gastroenteritis. La gastroenteritis es una inflamación del estómago y el intestino causada por una infección vírica o bacteriana.
  • Estreñimiento. Cuando las heces permanecen bloqueadas demasiado tiempo en el intestino pueden aparecer con una consistencia viscosa.
  • Fisura anal. Puede ocurrir si el bebé está estreñido y evacua heces muy duras o de gran tamaño que causan un pequeño desgarro en la mucosa anal. En este caso, puede darse un poco de sangrado, dolor y moco.
  • Obstrucción intestinal. Sucede cuando la comida o las heces no pueden salir del intestino y se produce un estreñimiento.
  • Colitis ulcerosa. Es una patología inflamatoria del intestino grueso y el colon que produce úlceras en el tracto digestivo. La diarrea y la mucosidad en las heces es uno de sus síntomas.
  • Enfermedad de Crohn. Es una inflamación de los intestinos que se produce cuando el sistema inmunitario ataca al organismo por error. 
  • Fibrosis quística. Uno de los síntomas de esta enfermedad, junto a otros, es la abundante mucosidad maloliente y de aspecto graso.

Aunque está muy extendida la creencia de que el exceso de saliva y el dolor de la dentición pueden provocar una irritación en los intestinos y, por tanto, un exceso de mucosidad en las heces, esto no es así. Lo cierto es que el inicio de la dentición, sobre los seis meses, suele coincidir con la introducción de alimentos sólidos en la alimentación del bebé y con la mayor posibilidad de que el pequeño se lleve juguetes a la boca y coja una infección. Ambas circunstancias sí que suelen producir la diarrea.

New call-to-action New call-to-action

Tratamientos y recomendaciones

En función de la causa se decide el tratamiento. Te damos algunos apuntes sobre ello.

  • En los casos en los que las cacas de bebés con mocos sea por intolerancias o alergias, se deberán suprimir los alimentos que las causan. 
  • Si la causa es una gastroenteritis, es importante mantener un buen nivel de hidratación ofreciéndole más veces el pecho o el biberón. En bebés más mayores, podemos darles más agua.
  • Si el bebé está estreñido, será el pediatra quien nos indique lo que hemos de hacer para solucionarlo. No obstante, podemos intentar aliviar al bebé con masajes en la barriga, moviendo sus piernecitas como si fuese en bicicleta y manteniéndolo bien hidratado.
  • Los baños de asiento con agua tibia aliviarán las molestias en caso de fisura anal.
  • En los casos de obstrucción intestinal y en otras patologías del tracto intestinal, será el médico quien valore cada situación y determine el tratamiento a seguir.

La mayoría de veces, las cacas de bebés con mocos no son consecuencia de una causa importante, aunque sí hemos de estar atentos si se prolongan o van acompañados de otros síntomas. En estos casos, no dudes en consultar con el pediatra para resolver la situación.

New call-to-action Ebook gratuito: Retos que afrontará tu hijo sus primeros 3 años

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies