Catarros en verano

  • 1 de Julio del 2020
  • 3 min de lectura

Los resfriados están relacionados con el invierno y con el buen tiempo puede que creas que tu pequeño no tiene por qué acatarrarse, pero lo cierto es que en verano los niños también se resfrían porque su sistema inmune todavía no está del todo desarrollado y muchos virus siguen diseminándose. Te contamos más sobre los catarros de verano a continuación.

Virus de verano e invierno

En invierno circulan más de 200 virus que se van contagiando y haciendo que los niños pasen por procesos catarrales con síntomas muy similares, entre los que destacan los conocidos como rinovirus.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuando llega el verano los virus cambian, y son normalmente los enterovirus los que causan los resfriados en esta época. Sin embargo, aunque sean virus diferentes, se acaban transmitiendo de la misma manera; a través de secreciones de las vías respiratorias que se expulsan mediante la tos y los estornudos o al compartir objetos contaminados con estas secreciones. Estos virus acceden al organismo del pequeño a través de la boca, la nariz o la conjuntiva, la fina película que recubre los ojos. 

En verano existen ciertas condiciones que pueden potenciar algunos síntomas, como son los contrastes de temperatura, pasando del calor excesivo del exterior a espacios con aire acondicionado a temperaturas muy bajas y con ambientes muy resecos. Todo esto puede dar lugar a faringitis o laringitis en un organismo ya debilitado por un virus.

Niña sonándose la nariz por un catarro de verano

Síntomas de los catarros de verano

Aunque el virus causante sea diferente, los síntomas son los mismos que los que atacan en épocas de frío:

  • Congestión nasal. 
  • Estornudos. 
  • Tos. 
  • Fiebre.  
  • Malestar general. 
  • Dolor de cabeza. 
  • Dolor de garganta. 

Si el pequeño llega a tener fiebre, no suele ser más de 3 días, mientras que la congestión nasal y las molestias en la garganta pueden llegar a durar hasta una semana. La tos es el último síntoma en desaparecer y puede tenerla durante 2 o 3 semanas. 

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Cómo tratarlos

Al ser provocados por un virus, no existe un tratamiento para estos resfriados. Lo único que se puede hacer es tratar los síntomas para minimizarlos y esperar a que el organismo se recupere por sí solo. 

Se recomienda el lavado nasal con suero fisiológico para ayudar con la congestión, ingerir muchos líquidos y dormir en un ambiente húmedo. En caso de ser necesario, se puede usar analgésicos como el paracetamol para bajar la fiebre. 

¿Se pueden evitar?

Son muchos los virus que provocan resfriados, por lo que no existe una vacuna contra todo ellos. La forma más eficaz de evitarlos es lavando las manos con frecuencia y no entrando en contacto con personas acatarradas. 

Niña con malestar y dolor de garganta

¿Se puede complicar un catarro de verano?

Como decíamos anteriormente, este tipo de proceso pasa por sí solo sin necesidad de un tratamiento, simplemente siguiendo su curso natural, por lo que no implica una mayor gravedad. Lo que sí es necesario que vigiles es si partiendo de este resfriado, se da algún tipo de complicación. Si ves que la fiebre dura más de 3 días, si hay dolor de oídos, dificultad para respirar o la mucosidad persiste más de 10 días, lo mejor es que consultes con el pediatra para descartar algún tipo de infección más compleja producida por alguna bacteria. 

 

Si pensabas que con la llegada del calor te ibas a librar de los mocos y la tos, sentimos decirte que tu pequeño puede seguir acatarrándose en verano, eso sí, como ves, no se trata de nada grave, y si no hay complicaciones, en unos días su cuerpo habrá acabado con el virus.

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies