Mi hijo no habla

  • 2 de Febrero del 2022
  • 5 min de lectura

Mi hijo no habla” es una de las consultas que más preocupan a los padres hoy en día, siendo frecuente en la edad infantil la presencia de varios trastornos del lenguaje.

El medio de comunicación por excelencia para los seres humanos es el lenguaje, bien sea vocal o escrito es nuestra forma de comunicarnos, expresar nuestras necesidades, opiniones, afectos y emociones, etc.

En cuanto a los niños, el lenguaje en la infancia está inseparablemente relacionado con el proceso de aprendizaje, y es porque el niño recibe toda la información a través del oído y la vista, y de esta forma empieza a repetir, comprender y a formular su propia comunicación.

Ahora bien, también es cierto que alrededor de un 8% de los niños en etapa escolar presentan problemas de lenguaje, esto podría deberse a trastornos diferentes, hablemos acerca de algunos de ellos:

  • Mutismo: es un tipo de trastorno de lenguaje donde se ve suprimida la capacidad de emitir alguna palabra. El mutismo suele ser “no real”, en cuyos casos puede existir una afectación psicosomática que impida el habla; también puede ser total, e incluso estar relacionado con traumas y patologías que pueda presentar el niño. Por otro lado, existe otro tipo de mutismo, el selectivo, se refiere a que el niño elige no hablar en determinadas situaciones o delante de ciertas personas, este último se asocia con emociones o fobias sociales.
  • Disartria: se refiere al deterioro del habla, teniendo diversas causas, desde sociales, con la mala entonación de las palabras por parte del entorno del niño; anatómicas como la presencia de frenillo, siendo ésta muy frecuente; o neurológicas. 
  • Disfonía: alteración del tono, la fuerza y el timbre de la voz.
  • Disfemia: comúnmente conocida como tartamudez; trastorno de la fluidez del habla, se caracteriza por espasmos de bloqueo y repetición de una o más sílabas que contenga alguna palabra, es un trastorno bastante habitual en niños que comienzan a hablar, pero puede ser eventual.
  • Disglosia: problemas de articulación, por causas de malformación de los órganos relacionados y que provocan alteraciones respiratorias, de lenguaje y de deglución.

Así mismo algunos niños con autismo, niños sordos, ciegos y con hipoacusias también presentan dificultades para la comunicación verbal, sin que sea el lenguaje en sí la causa del problema.

 

Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuando tu hijo no habla: ¿Qué señales de alerta podemos observar?

Los niños desde que son bebés empiezan a comunicarse mediante el llanto y algunos gestos corporales, cuando los niños tienen dificultades en su desarrollo aparecen señales anómalas que nos indican que algo pudiera estar ocurriendo, entre las que tenemos:

  • Primer mes: El bebé llora de forma extraña, o simplemente no llora. 
  • Cuarto mes: No sonríe como respuesta social.
  • Sexto mes: El bebé es incapaz de balbucear.
  • Mes nueve: No pronunciar los vocablos “pa-pá” o “ma-má”.
  • Mes doce: Involuciona en habilidades ya adquiridas.
  • Mes dieciocho: El niño no posee vocabulario alguno, ni señala para pedir.
  • Dos años: No dice mamá o papá, tampoco atiende pequeñas instrucciones ni reconoce partes del cuerpo, su vocabulario es menor a 20 palabras.
  • Tres años: El niño no sabe construir oraciones de dos o tres palabras, sustituye una palabra por otra sin relación al objeto al que se refiere y no sigue instrucciones cortas.
  • Cuatro años en adelante: No es capaz de hablar de forma correcta.

Los niños que hablan mal o dejan de hablar.

Es común que los niños en etapa de aprendizaje cometan errores al expresarse mediante el habla, sin embargo, preocupa y merece atención cuando la dificultad de evolución se hace persistente y frena el desarrollo, niños con tartamudez, disfasia, sordera, etc.; necesitan tratamientos en casi todos los casos de logopeda. De esta forma, actuando a tiempo podemos evitar que el problema persista a lo largo de su vida y acarree conflictos sociales o académicos.

En cualquier caso, es conveniente hacer pasar al niño por una valoración por su pediatra quien valorará la necesidad de ampliar un estudio psicológico y pedagógico, para identificar la causa y descartar otros procesos.

 

mi hijo no habla problemas cómo abordar

Cómo abordar los trastornos de lenguaje.

Si tu hijo presenta alguna de los trastornos de lenguaje es aconsejable que, se tenga en cuenta una historia clínica completa donde se recojan todos los datos evolutivos del desarrollo del menor, cualquier caso familiar como antecedentes de problemas de lenguaje, infecciones, traumas sufridos, etc., datos de el entorno en el que se desenvuelve el niño, estímulos psicosociales y afectivos que recibe el niño, realizar descarte de trastornos genéticos, observar la interacción del niño mientras juega y se relaciona con su entorno, para ello los datos que pueda aportar su cuidador serían claves.

Por otro lado, y a modo de estímulo, el especialista debe mantener charlas con el niño, de acuerdo con su edad para promover el lenguaje y descifrar si existen dificultades sintácticas, de prosodia y fonología; realizar al niño pruebas de vocabulario y, solicitar a los padres y docentes del niño rellenar cuestionarios complementarios; todo esto junto con otros estudios previos de oído y visión.

mi hijo no habla lenguaje

Se entiende entonces que los problemas de lenguaje tienen diferentes causas y se deben a diversos tipos de déficits (Cognitivo, sensorial, social), por lo que si descubrimos que un niño tiene dificultades comunicativas del lenguaje se debe consultar con el pediatra, orientación educativa, logopedas y psicopedagogos.

El tratamiento a tiempo de un trastorno del lenguaje podría evitar problemas en el desarrollo psicoemocional del niño, en su proceso de aprendizaje y desempeño académico.

Nuevos cereales Blevit plus Bio Nuevos cereales Blevit plus Bio

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies