Mitos del embarazo y el parto

  • 3 de Agosto del 2017
  • 4 min de lectura

En torno a la gestación y al parto circulan muchos mitos falsos que conviene desmentir ya que las informaciones falsas nos pueden llevar a cometer errores en estos meses que pueden afectar a la salud del bebé, además de darnos falsas expectativas sobre lo que puede pasar o no.

 

1- Podemos conocer el sexo del bebé según la altura de la tripa

Una de las grandes incógnitas del embarazo, hasta que se desvela, es si el bebé será niño niña. En torno a esta idea hay muchos mitos, como el que dice que, si la tripa está baja, el bebé es un niño, y si está alta, es una niña. Esto no tiene ninguna base científica ya que la forma y altura de la tripa dependen del tamaño de sus músculos, la estructura, la posición del feto, la forma de la tripa antes del embarazo o la cantidad de grasa depositada alrededor del abdomen.

 

2- En luna llena se producen más partos

Los hechos demuestran que esto no es cierto y que la fase de la luna no influye en el parto.

 

3- El aspecto de la cara de la madre indica el sexo del bebé

Seguro que has oído muchas veces decir que si la madre está guapa el bebé que espera es un niño y, si está fea, una niña ya que las “chicas roban la belleza de su madre”. Por supuesto, esto no es cierto, las alteraciones hormonales y las molestias que sufra la madre influirán en su aspecto externo, no así el sexo del bebé.

 

4- Si se hincha tu nariz, es niña

Otro mito más relacionado con el sexo del bebé y, como todos los demás, falso ya que el aumento de la nariz en estos meses está causado por el incremento del nivel de estrógenos, que aumentan el flujo sanguíneo a la membrana mucosa haciendo que la nariz se expanda.

 

5- El ritmo de los latidos cardíacos nos descubre el sexo del bebé

Se dice que si los latidos del bebé están por encima de 140 pulsaciones por minuto es una niña, y si están por debajo, un niño. En realidad, la frecuencia cardíaca fetal normal está entre 110 y 160 latidos por minuto y depende más que nada de la edad del feto y el nivel de actividad del mismo.

 

6- Si tienes mucha acidez, tu hijo tendrá mucho pelo

La acidez estomacal o el ardor es una molestia común en estos meses causada por el aumento de algunas hormonas y el crecimiento del útero, no tiene nada que ver con que el niño tenga pelo o no.

 

7- Las relaciones sexuales hacen daño al bebé

Hay siete capas de piel desde la pared abdominal hasta el saco amniótico para proteger al bebé. Además, el cuello uterino se ha alargado y endurecido para evitar cualquier tipo de infección al útero, por lo que no se puede alcanzar al bebé mediante la penetración ni dañarle. Solo se deben evitar las relaciones sexuales si el médico así lo indica porque haya algún tipo de problema como amenaza de aborto, desprendimiento de placenta, hematomas, etc.

 

8- Los primogénitos siempre se retrasan

Aunque es cierto que en torno a un 60% de los primeros niños se retrasa, esto tiene que ver más con el ciclo menstrual y no con el hecho de ser primogénito o no. Es decir, si tienes un ciclo menstrual de más de 28 días, es normal que se retrase, mientras que, si es más corto, lo habitual es que nazca antes de la fecha estimada.

 

9- Si tu madre tuvo un mal parto, tú también

El proceso de parto depende de muchos factores (edad de la madre, salud de esta y del feto, postura del bebé, etc.), en ningún caso de si tu madre tuvo malos o buenos partos.

 

10- Un embarazo cuesta un diente

Otro dicho popular sin base científica ya que, si bien es cierto que el aumento de algunas hormonas y del volumen de sangre pueden hacer que seas más propensa en estos meses a contraer ciertas enfermedades bucales como la gingivitis, un cuidado adecuado de la boca evitará este tipo de problemas.

 

 

Fuente:

- Salud en Red, Blog del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud: http://blog.plandecalidadsns.es/17-mitos-sobre-el-embarazo/

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies