Parto prematuro: causas, síntomas y prevención

  • 8 de Octubre del 2020
  • 4 min de lectura

Se considera parto prematuro el que tiene lugar antes de la semana 37 de gestación. Dependiendo de en qué semana se produzca, el grado de prematuridad será mayor o menor. A continuación, te contamos qué puede desencadenarlo, cuáles son los síntomas de alerta y si es posible prevenirlo. 

Publicidad Calculadora de la Fecha Probable de Parto Calculadora de la Fecha Probable de Parto

¿Qué es un parto prematuro? 

El parto prematuro se considera una complicación obstétrica porque implica ciertos riesgos, tanto para la salud de la madre como la del bebé. El parto prematuro se da cuando el bebé nace pretérmino. 

La semana en la que se produce es fundamental porque implica el grado de desarrollo del bebé. Teniendo en cuenta este criterio, los partos prematuros se pueden clasificar de la siguiente manera: 

  • Antes de la semana 28 se considera prematuridad extrema.
  • Entre la semana 28 y 31 de gestación, es un parto prematuro severo. 
  • Entre la semana 32 y 33 se trata de una prematuridad moderada. 
  • Entre la semana 34 y 36 de embarazo es un parto prematuro límite o leve. 

Mujer con contracciones de posible parto prematuro

¿Por qué se produce un parto prematuro?

En muchos casos de partos prematuros nunca se consigue determinar las causas concretas que lo desencadenaron, por lo que para los expertos es complicado dar unas causas concretas, pero estas son las más frecuentes: 

  • Hemorragia decidual. Un tipo de sangrado que a veces se da en los embarazos.
  • Infecciones en el organismo de la madre. Algunas bacterias pueden afectar y debilitar las membranas fetales y éstas podrían romperse, provocando así el parto antes de tiempo. 
  • Sobredistensión del útero. Se da cuando el útero ha perdido tanto tono muscular que le es imposible volver a recuperar su tamaño. 
Publicidad Banner Blemil plus Optimum 2 Banner Blemil plus Optimum 2

¿Hay factores de riesgo?

Existen una serie de circunstancias que aumentan las posibilidades de que el parto se precipite, aunque en muchas ocasiones se da sin que exista ninguna de estas condiciones: 

  • Padecer diabetes o alguna cardiopatía o nefropatía
  • Que el cuello uterino esté debilitado y empiece a dilatarse antes de tiempo. 
  • El consumo de tabaco u otras sustancias nocivas para la madre y el feto. 
  • Que el feto presente alguna anomalía en su desarrollo
  • Tener ya antecedentes de parto prematuro en embarazos anteriores. 
  • No haber realizado un seguimiento del embarazo con atención médica especializada y los cuidados prenatales necesarios durante la gestación. 
  • Problemas de nutrición previos o adquiridos durante el embarazo.
  • Anomalías en el útero de carácter congénito y/o haberse sometido a una cirugía de cuello de útero. 
  • Presencia de preeclampsia que se detecta por la tensión arterial elevada y la presencia de proteína en la orina tras la semana 20. 
  • Embarazo múltiple
  • Ser mayor de 35 años o menor de 16
  • Tener sobrepeso o haber ganado un peso excesivo en el embarazo.
  • Exceso de líquido amniótico
  • Sufrir una rotura de la bolsa amniótica
  • Tener placenta previa o desprendimiento de placenta

¿Tiene síntomas el parto prematuro?

Si todavía no has llegado a la semana 37, debes estar atenta por si notas alguna de las siguientes señales que podrían indicar un posible parto prematuro: 

  • Dolor abdominal. 
  • Expulsión del tapón mucoso. 
  • Sangrado vaginal. 
  • Cambios en el aspecto y la cantidad del flujo vaginal. 
  • Presión en la zona de la pelvis. 
  • Contracciones regulares cada 15 minutos o menos.  

¿Qué pasa si finalmente es un parto prematuro?

Un parto prematuro es considerado un nacimiento de alto riesgo, por lo que, si no están ya en un centro preparado para ello, se suele derivar a la madre a un centro con una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) para poder atender y tratarla a ella y al bebé. 
 
El bebé prematuro requerirá cuidados especializados y permanecer en una incubadora durante semanas o meses, dependiendo de en qué semana se produzca el nacimiento. La incubadora juega un papel fundamental, ya que proporciona al bebé el entorno y la temperatura adecuada, y a la vez, permanecer todo el tiempo monitoreado para tener un control de su respiración, su nivel de oxígeno en sangre y si frecuencia cardíaca. 

Bebé prematuro en la incubadora

¿Es posible prevenir un parto prematuro? 

Como hemos comentado anteriormente, a veces se dan partos prematuros en los que las causas no están claras y no hay ningún factor de riesgo, por lo que tampoco hay pautas concretas que aseguren que no se producirá un nacimiento pretérmino. Sin embargo, existen algunos hechos que pueden ayudar a reducir las posibilidades: 
 

  • Tener un buen estado de salud previo al embarazo. 
  • Una alimentación saludable y equilibrada y encontrarse en buen estado físico
  • Comenzar con los cuidados prenatales antes de que se produzca el embarazo. 
  • Recibir un buen seguimiento médico especializado durante la gestación. 

 

Está bien que tengas toda esta información si estás embarazada, pero recuerda que, realizándote las pruebas necesarias y las visitas con tu ginecólogo, estás muy bien controlada, así que no te angusties sin motivo y disfruta de tu embarazo todo lo que puedas. Por supuesto, si notas alguno de los síntomas de los que te hemos hablado, debes buscar ayuda profesional y consultar con tu ginecólogo, matrona, o acudir a urgencias si lo consideras necesario.

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies