Pezoneras para salvar la lactancia materna

  • 29 de Diciembre del 2020
  • 5 min de lectura

Si quieres hacer lactancia materna exclusiva o mixta con tu bebé, no está de más que conozcas la existencia de las pezoneras por si las pudieras necesitar. A continuación, te contamos qué son, para qué sirven y cuándo se recomienda su uso. 

Publicidad Banner producto DONNAplus cuadrado Banner producto DONNAplus horizontal

¿Qué son?

Las pezoneras son una herramienta para la lactancia materna. Se trata de un objeto que puede estar fabricado en diferentes materiales, aunque el más común es la silicona, con forma de pezón, que se sitúa sobre éste para protegerlo al dar el pecho o facilitar el agarre del recién nacido y así poder comenzar una lactancia materna exitosa.

pezoneras

Tipos de pezoneras

Las primeras pezoneras que hubo en el mercado eran de cauchó o látex, y entre que el material era bastante rígido, y su forma bastante voluminosa, para el recién nacido era realmente complicado succionar con ellas sobre el pezón de su madre. Esto influía directamente en la producción de leche, ya que es el bebé el que la estimula en cada toma. 

En la actualidad el diseño y el material con el que se elaboran ha avanzado muchísimo y realmente son mucho más útiles. Ahora se fabrican con silicona transparente, lo cual permite que sean mucho más finas, más blandas, y, por tanto, se ajusten perfectamente al pezón y al pecho de cada mujer. 

Algunas no son totalmente redondas, sino que en la parte superior tienen una especie de muesca, justo donde se sitúa la nariz del bebé cuando mama, que le permite estar en contacto con la piel de la madre

Ningún pezón es igual a otro, por eso existen diferentes tallas y es importante escoger la adecuada para que realmente su uso sea efectivo y no generen molestias o grietas en el pecho

¿Cuándo se recomienza el uso de pezoneras?

Las pezoneras pueden ser muy útiles y ayudar a instaurar y afianzar la lactancia materna en los siguientes casos: 

  • En casos de lactancia mixta es posible que el bebé rechace el pecho al encontrarse más cómodo con el biberón. Si se quiere seguir dando el pecho, la pezonera puede ayudar a que el bebé lo acepte de nuevo si se pone inquieto en las tomas

  • Si el bebé presenta frenillo lingual corto, o cualquier problema de succión. Una pezonera le facilitará un mejor agarre y una mejor succión. 

  • Cuando el bebé es prematuro puede darse la situación en la que le cueste succionar al no tener la suficiente fuerza, y mucho menos, para aguantar la toma entera. Usar una pezonera en estos casos ayuda el recién nacido a extraer la leche de manera más eficaz y durante más tiempo, algo esencial para que gane peso

  • Existen casos en los que la madre tiene un pezón muy plano o invertido, lo cual puede dificultar el agarre del pequeño. Siempre se debe intentar un agarre natural, pero en caso de que el bebé tenga muchas dificultades para amamantar, se recomienda probar con la pezonera. 

  • Cuando después de intentar todas las técnicas de agarre, y consultar con una asesora en lactancia, no hay manera de conseguir que el bebé succione correctamente el pezón. En este caso, se aconseja probar con la pezonera. 

Publicidad Banner gamma DONNAplus Maternidad cuadrado Banner gamma DONNAplus Maternidad horizontal

¿Cómo se usan?

Las pezoneras son muy fáciles de utilizar; simplemente se deben colocar sobre el pezón y la areola, comprobando que se crea vacío para que no se muevan cuando el bebé succione. 

¿Cómo dejar de usarlas?

Con el paso de las semanas y los meses puede suceder que la madre se canse de usarlas cada vez que vaya a dar el pecho al bebé. Para comprobar si el agarre del niño es lo suficientemente bueno como para seguir con la lactancia sin pezoneras, deberá ir probando en algunas tomas. 

A veces el bebé se ha acostumbrado tanto a alimentarse así, que no es fácil prescindir de ellas para que se alimente, por eso lo aconsejable es empezar a darle el pecho con la pezonera, y, en un momento en el que se distraiga o se quede adormilado y llegue a soltar el pezón, aprovechar para sacarla e introducirle el pezón en la boca sin ella

Si el pequeño se da cuenta y se altera al reengancharse al pecho, se puede volver a poner la pezonera y continuar intentándolo en otras ocasiones. Por normal general, los bebés empiezan a rechazarlas hacia los 3 o 4 meses, pero si esto no sucediera, no existe ningún problema ni impedimento para seguir utilizándolas durante todo el tiempo que dure la lactancia. 

Pezoneras lactancia

Pros y contras de las pezoneras

Como hemos indicado al principio del post, las pezoneras no son otra cosa que una herramienta para usar cuando es necesario y así poder aumentar las probabilidades de conseguir una lactancia materna exitosa, y es así como debe verse. 

Sin embargo, existen algunos factores que pueden jugar a favor o en contra de su uso: 

Pros

  • Facilitan el agarre del bebé. 

  • Son fáciles de poner y quitar. 

Contras

  • Siempre hay que llevarlas encima, e incluso tener de repuesto, ya que, si el bebé sólo se alimenta con ellas, se convierten en algo esencial. 

  • Ponerlas y quitarlas en cada toma puede ser algo tedioso para la madre

Algunas mujeres ven las pezoneras como una barrera o impedimento, pero en realidad deben ser percibidas como un instrumento de apoyo que puede llegar a salvar la lactancia de un bebé, permitiéndole obtener todos los beneficios que ésta proporciona. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies