Todo sobre la pubertad precoz

  • 28 de Enero del 2021
  • 6 min de lectura

¿Has oído hablar de la pubertad precoz? ¿Sabes en qué consiste y cómo de detecta? Si te interesa, sigue leyendo, porque a continuación te explicamos todo lo que tienes que saber sobre ella.

¿Qué es?

Para hablar de la pubertad precoz, hemos de tener claro primero qué es la pubertad, y no es otra cosa que el proceso de desarrollo humano en el que se dan los cambios biológicos necesarios para pasar de la infancia a la edad adulta.

Se trata de un periodo madurativo que se inicia con la aparición de los caracteres sexuales secundarios como la aparición del vello, cambios en la voz o desarrollo de el pecho en las niñas, y termina al iniciarse la capacidad reproductiva, al llegar a la talla adulta y al alcanzar una maduración sexual completa.

La pubertad normal se da entre los 8 y los 13 años en las niñas, y entre los 9 y los 14 en los niños.

Teniendo esto claro, podemos decir que la pubertad precoz es el inicio de todo este proceso antes de la edad habitual, es decir, antes de los 8 y los 9 años, respectivamente.

Niño frente al espejo

Causas y tipos

La pubertad precoz puede aparecer debido a diferentes causas. Dependiendo de cuál sea, podemos distinguir los siguientes tipos:

  • Pubertad precoz central. Es el tipo más frecuente, especialmente en niñas. Se debe principalmente a la liberación temprana de ciertas hormonas sexuales. Estas hormonas son las que provocan el desarrollo de los ovarios y los testículos. Al aumentar su tamaño, comienzan a generar hormonas sexuales, como la testosterona o los estrógenos, dando lugar a la pubertad.
  • Pubertad precoz periférica. Se trata de un tipo menos frecuente en el que la liberación de hormonas sexuales viene dada por la presencia de un tumor u otra anomalía en la glándula suprarrenal, en un ovario o en un testículo.

En este caso, no se desarrollan tanto los órganos sexuales, pero sí otros aspectos secundarios de esta maduración como la aparición de vello o el desarrollo mamario. En este caso, las anomalías y los cambios físicos vienen determinados por qué hormona se segregue más, y no tanto por el género del pequeño, por tanto, en este tipo de pubertad precoz podría darse el desarrollo del pecho en niños o una excesiva cantidad de vello en niñas.

  • Pubertad precoz incompleta. Se da cuando se produce únicamente el desarrollo de algunos aspectos concretos de la pubertad como el crecimiento del pecho o la aparición de vello corporal.

Síntomas de la pubertad precoz

Estas son las señales principales por las que es posible detectar esta patología:

  • Desarrollo del pecho en niñas.
  • Posible aparición de la primera menstruación.
  • Agrandamiento de los testículos y el pene.
  • Aparición de vello púbico y axilas en ambos sexos, y facial en niños.
  • Crecimiento de altura acelerado en un corto periodo de tiempo, lo que se denomina comúnmente como “estirón”.  En el caso de la pubertad precoz, este crecimiento suele terminar antes que, en la edad habitual, lo que puede significar que la estatura de la edad adulta sea menor de la esperada.
  • Cambios en la piel y aparición de acné.
  • Olor corporal.
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Factores de riesgo

Existen algunas circunstancias que pueden aumentar las posibilidades de que la pubertad aparezca antes de tiempo:

  • Antecedentes familiares. La herencia genética influye directamente en la pubertad adelantada. En estos casos ya se percibe desde el periodo preescolar un percentil elevado de talla y un crecimiento más rápido.
  • Factores étnicos. Algunos estudios indican que las niñas de raza negra tienen más probabilidades de experimentar antes los cambios propios de este periodo fisiológico.
  • Factores nutricionales y socioeconómicos. Los niños que crecen con carencias nutricionales, incluso con desnutrición crónica, pueden experimentar retrasos en la llegada de la pubertad. Por el contrario, el exceso de grasa y un índice de masa corporal (IMC) elevado está asociado a un mayor riesgo de pubertad temprana.
  • Otras patologías. La pubertad precoz puede ser una manifestación de alguna enfermedad que no se haya detectado como el hipotiroidismo, el síndrome de McCune-Albright o de la hiperplasia suprarrenal congénita, que alteran la producción de hormonas.
  • Tratamientos previos. En casos en los que el pequeño haya recibido tratamiento de radioterapia para abordar leucemia o algún tumor, la pubertad puede llegar antes de tiempo.
  • Exposición a ciertos medicamentos o productos. Algunas sustancias químicas o medicamentos para adultos pueden funcionar como disruptores endocrinos y generar alteraciones hormonales en niños.

¿Cómo se diagnostica la pubertad precoz?

Cuando un niño presenta características propias de la pubertad a una edad temprana, lo primero que se suele hacer es una radiografía de la mano y la muñeca para intentar determinar el grado de madurez ósea.

Dependiendo de los resultados de esta primera prueba, se complementará con un análisis de sangre para conocer los niveles hormonales del pequeño.

Si los especialistas sospechan que se trata de pubertad precoz central, es recomendable realizar una resonancia magnética craneal para descartar la presencia de algún tumor en el hipotálamo o la hipófisis.

En el caso de tratarse de pubertad precoz periférica, se procedería a realizar una ecografía del abdomen y la pelvis para comprobar el estado de las glándulas suprarrenales, los ovarios o los testículos.

¿Se puede tratar?

El tratamiento de la pubertad precoz dependerá de la causa que la haya originado:

  • La pubertad precoz central, al no tener una enfermedad de fondo, se aborda intentando frenar la activación de las hormonas que dan lugar a este crecimiento temprano y descontrolado. Esto se realiza mediante un tratamiento conocido como “terapia de análogos de GnRH” que ayuda a ralentizar y retrasar el desarrollo.
  • Si se trata de una pubertad precoz incompleta en la que sólo se han desarrollado algunas características de este periodo como la aparición de vello púbico o axilar, y si no afecta al día a día del pequeño, en principio no se realiza ningún tratamiento, aunque sí un seguimiento para llevar un control de su evolución.
  • En el caso de la pubertad precoz periférica en el que exista un tumor o una enfermedad de base, se debe tratar esta enfermedad para conseguir detener y/o revertir el desarrollo prematuro del niño.

Niña sentada frente a un espejo

¿Se puede prevenir?

Existen algunos factores de riesgo que no se pueden evitar como los antecedentes familiares o étnicos, pero sí es posible reducir el riesgo teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Anima y educa a tu hijo para que lleve una alimentación saludable y así evitar el sobrepeso y la obesidad durante su infancia.
  • Mantén alejado a tu pequeño de medicamentos o suplementos para adultos que pudieran generarle alteraciones hormonales.

Esperamos que toda esta información te haya ayudado a descubrir de qué se trata la pubertad precoz, cuáles son sus causas y cómo se puede tratar. Como siempre aconsejamos en Club Familias, ante la más mínima duda o preocupación por el desarrollo de tu pequeño, lo mejor es que consultes con el pediatra.

Publicidad Banner producto Vitamin D horizontal

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies