¿Puedo tomar el sol estando embarazada?

  • 17 de Agosto del 2020
  • 5 min de lectura

Llega el verano y estás deseando lucir vientre al sol y disfrutar de la playa o la piscina. Sabes que la piel sufre algunos cambios durante el embarazo y tienes dudas de si exponerte al sol en estos meses es seguro, por eso en este post aclaramos todas tus dudas al respecto. 

Publicidad Calculadora de la Fecha Probable de Parto Calculadora de la Fecha Probable de Parto

Sol durante el embarazo… ¿sí o no?

La respuesta a esta pregunta es sí, pero con moderación, pues el sol tiene beneficios para el organismo, y, además, no existe ningún riesgo para el feto, ya que los rayos solares no le llegan, pues no atraviesan la piel

En realidad, la moderación a la hora de exponerse al sol es aplicable a cualquier persona en cualquier momento de la vida, ya que tomar el sol sin la protección adecuada y de forma descontrolada puede tener graves consecuencias como quemaduras y melanomas, además de potenciar el envejecimiento prematuro de la piel y la aparición de arrugas y manchas.

Mujer embarazada en la playa con un sol de crema solar dibujado en el vientre

¿Por qué aparecen manchas durante el embarazo?

Los cambios hormonales propios del embarazo pueden dar lugar a una hiperpigmentación en algunas zonas como las areolas o los genitales externos, y en otras en las que se da roce o fricción, como la parte interna de los muslos o las axilas. 

Además de estas, muchas mujeres ven como en el embarazo aparecen otras manchas en zonas expuestas al sol, son las conocidas como melasma. El rostro es una de las zonas en las que más se suelen ver, aunque también salen en brazos y manos. Estas manchas pueden ser visibles en cualquier época del año, pero se actúan mucho más en los meses de verano. 

Dependiendo de en qué capa de la piel se concentre la mayor parte de la melanina que da lugar a las manchas, el melasma puede ser epidérmico o dérmico, es decir, más superficial o profundo. 

En el caso del melasma epidérmico, suele desaparecer de manera progresiva tras el parto, mientras que, si se trata de melasma dérmico, tarda más en irse, en algunos casos hasta 10 años.

Publicidad Banner gamma DONNAplus Maternidad cuadrado Banner gamma DONNAplus Maternidad horizontal

La vitamina D que necesitas también viene del sol

Como sabes, la vitamina D es fundamental para la salud de los huesos y ciertos tejidos que cumplen funciones muy importantes. Este nutriente posibilita la absorción del fósforo y del calcio, previene enfermedades cardiovasculares y ayuda al organismo a combatir infecciones. 

La vitamina D se obtiene a través de la alimentación, pero también mediante la síntesis endógena que el organismo realiza cuando entra en contacto con los rayos solares. Es por este motivo por el que estando embarazada debes tomar el sol, con todas las precauciones, pero tomarlo en algún momento para generar la vitamina D que tu cuerpo necesita en estos meses. 

Cómo tomar el sol estando embarazada

Aquí tienes una serie de consejos para poder obtener lo mejor del sol durante el embarazo, pero con la máxima seguridad: 

  • Desde el inicio del embarazo, e independientemente de la época del año, usa para el rostro cremas faciales con protección solar como mínimo de SPF 30, ya que, debido a los cambios hormonales propios de la gestación, suelen aparecer manchas en la cara. 
  • Si vas a exponerte al sol debes usar la protección solar más alta, la de SFP 50, pero para facilitar la síntesis de vitamina D y que no tengas déficit, te recomendamos estar al sol unos 5-10 minutos y después aplicarte la crema, ya que a veces los filtros de estos productos dificultan esta síntesis. 
  • Una vez aplicada tu crema protectora, recuerda repetir esta acción constantemente, especialmente después de darte un baño. 
  • La mejor forma de ponerte la crema es con la piel seca y repartiéndola de manera uniforme. 
  • Evita tomar el sol directo en las horas centrales del día, entre las 12:00 y las 16:00 h, ya que los rayos solares son más intensos. 
  • Aunque estés al sol algún rato, permanece en la sombra todo el tiempo que puedas, ya no solo para protegerte de la radiación, sino también para evitar que tu temperatura corporal se eleve demasiado
  • Lleva siempre contigo agua para hidratarte constantemente, incluso aunque no tengas sed. Si puedes llevarla en una botella térmica el agua se conservará mucho más tiempo a mejor temperatura. 
  • No pases demasiado rato en la misma posición, y, si estás en la playa, aprovecha para andar y estirar las piernas. Con estas caminatas sentirás menos calor que estando tumbada, te dará el sol igualmente y, además, activarás la circulación de las piernas con el paseo. 
  • Viste ropa ligera y fresca que te permita estar cómoda y no aumente tu temperatura corporal. Si quieres saber cómo vestir en verano estando embarazada, aquí tienes mucha más información. 
  • Protege tu cabeza y tu rostro del sol llevando gorras o sombreros para evitar golpes de calor, quemaduras en el cuero cabelludo y la aparición de manchas en la cara. 
  • Si eres fan del bikini, debes saber que la línea alba, esa línea que la mayoría de embarazadas tienen desde el ombligo hasta el pubis, puede marcarse mucho más si la expones demasiado al sol, así que no olvides aplicar crema con protección muy alta constantemente en la zona. Si por el estiramiento de la piel en el vientre ves que están apareciendo las primeras estrías, te recomendamos también protegerlas para evitar que se pronuncien más. 
  • Aunque lo hagas con moderación y seguridad, la piel está mucho más expuesta en los meses de calor, por eso no debes olvidar su cuidado diario durante el verano

Mujer embarazada poniéndose crema protectora para tomar el sol en la piscina

¿Qué protectores solares son los más adecuados en el embarazo?

Existen diferentes filtros solares: físicos o minerales, químicos y biológicos. Aunque no existen estudios concluyentes, en los últimos años se ha hablado de que los filtros químicos podrían actuar como ser disruptores endocrinos y alterar hormonalmente el organismo. Por este motivo, se recomienda a las embarazadas evitar las cremas con filtros químicos y usar cremas solares con filtros físicos inorgánicos que absorban la radiación UVB y la UVA con el FPS más elevado. 

 

¿Ya has empezado a disfrutar del sol? ¿Tomas las medidas de protección para tomar el sol estando embarazada sin poner en riesgo tu salud y tu piel? Esperamos que nuestros consejos te sirvan para llevarte lo mejor del astro rey y disfrutes de este verano tan especial y único.

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies