Adentra a tu pequeño en el mundo de las adivinanzas

  • 15 de Junio del 2020
  • 3 min de lectura

Televisión, videojuegos, Internet, juguetes interactivos… tu hijo tiene mil maneras de entretenerse y en muchas de ellas juega un papel bastante pasivo, por eso queremos hablarte de las adivinanzas; esos ingeniosos juegos de palabras que pueden ayudarte a pasar un rato compartiendo risas con tu pequeño de una forma muy diferente a la que está acostumbrado. 

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Beneficios de las adivinanzas

Las adivinanzas son preguntas en verso o juegos de palabras que plantean de manera indirecta un reto enigmático para adivinar una palabra. Se trata de una juego o actividad tradicional, que se ha usado durante siglos como pasatiempo o entretenimiento, especialmente para los más pequeños, y que pertenece a la cultura popular.

Seguro que esto ya lo conocías, pero ¿sabías que a través de las adivinanzas puedes estimular algunas capacidades de tu hijo? Estos son todos los beneficios de las adivinanzas: 

  • Favorecen el desarrollo del lenguaje.
  • Le enseñan nuevo vocabulario
  • Le ayudan a desarrollar la imaginación y el pensamiento abstracto
  • Mejoran su capacidad para resolver problemas y retos. 
  • Potencian su memoria

Madre e hija jugando a las adivinanzas

Adivinanzas para toda la familia

Ahora que ya sabes todas las cosas positivas que pueden aportar las adivinanzas a tu pequeño, es hora de ponerse manos a la obra. Aquí te dejamos un listado con un montón de adivinanzas para toda la familia que os harán pasar un buen rato: 

Soy ave y soy llana, 
pero no tengo pico ni alas.
¿Sabes quién soy?
Respuesta: la avellana.

Oro parece, 
plata no es. 
Abran las cortinas 
y verán lo que es.
Respuesta: el plátano.

Blanco es, 
la gallina lo pone, 
con aceite se fríe 
y con pan se come. 
¿Qué cosa es?
Respuesta: el huevo.

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Tiene dientes 
y no come, 
tiene cabeza 
y no es hombre.
Respuesta: el ajo.

¿Quién bebe agua por los pies?
Respuesta: el árbol

Soy blanca como la nieve 
y dulce como la miel; 
yo alegro los pasteles 
y la leche con café. 
Respuesta: el azúcar.

Me rascan continuamente
de forma muy placentera,
mi voz es muy bien timbrada
y mi cuerpo de madera.
Respuesta: la guitarra

Empieza por “a” y no es ave,
sin ser ave, vuela.
¿Quién será?
Respuesta: la abuela

Niño resolviendo una adivinanza

Un animalito con cuatro dientes, 
que nos trae comida muy diligente.
Respuesta: el tenedor

Todos me buscan para descansar,
si ya te lo he dicho,
no lo pienses más.
Respuesta: la silla

Con varillas me sostengo
y con la lluvia voy y vengo.
Respuesta: el paraguas.

De rojo me cubro sin ser amapola, 
mi abuela y el lobo completan la historia.
Respuesta: Caperucita roja. 

Si hay una carrera en el mar,
¿quién es el último en llegar?
Respuesta: el delfín

Con tomate y con lechuga,
en el plato suelo estar;
puedo ser algo picante
y a muchos hago llorar.
Respuesta: la cebolla.

¿Qué cosa es? 
¿Qué cosa es? 
Que corre mucho 
y no tiene pies.
Respuesta: el viento. 

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies