Cómo gestionar los celos entre hermanos

  • 18 de Diciembre del 2019
  • 4 min de lectura

Con el segundo embarazo puede que haya menos miedos, pero hay una nueva preocupación; ¿cómo llevará mi hijo la llegada de su hermano? ¿tendrá celos? En este post queremos hablarte de esta emoción, de todo lo que genera en tu pequeño y darte algunos consejos para llevarlo lo mejor posible. 

El origen de los celos

Como es lógico, los celos surgen principalmente con la llegada de un nuevo miembro de la familia. Es una emoción natural provocada por el miedo al abandono de los padres, a recibir menos atención, a sentirse desplazado y a no ver correspondidas sus emociones, o al menos no con la intensidad y la frecuencia que le gustaría. 

Normalmente es el hermano mayor quien suele tener celos del hermano pequeño, pues pasa de recibir toda la atención de la familia a tener que compartirla con el recién llegado. 

Sin embargo, también pueden darse celos en la otra dirección, y ser el pequeño el que tenga celos al pensar que al hermano mayor le tratan con cierta preferencia en algunos aspectos. 

Sean como sean, sentir celos es algo totalmente normal, algo que todos hemos experimentado alguna vez. 

Niña besando a su hermano pequeño

Cómo se manifiestan los celos

Cada niño puede expresar este sentimiento de manera diferente, pero estos son los rasgos más comunes en los niños con celos: 

  • Necesidad de atraer continuamente la atención de los padres, o al menos, conseguir más atención que su hermano. 
  • Comparaciones constantes con su hermano para intentar sentirse superior. 
  • Deseo de tener más privilegios que el hermano. 
  • Algunos niños se muestran más irritables y agresivos, mientras que otros se retraen y se muestran más tristes. 
  • En algunas ocasiones los niños con celos experimentan una regresión a etapas anteriores de su desarrollo y pueden volver a pedir el chupete, a mojar la cama o a necesitar la presencia de los padres para cosas que ya hacía de manera autónoma. 
Publicidad Sorteo lote de productos por registrarte al Club Sorteo lote de productos por registrarte al Club

Cómo prepararle antes de que llegue su hermano

Sabiendo que se trata de algo muy común cuando nace un hermano pequeño puedes intentar avanzarte tomando una serie de medidas: 

  • Háblale desde el principio del embarazo de su nuevo hermano. 
  • Explícale que habrá algunos cambios en casa, siempre desde una perspectiva positiva, pero ayudándole a anticiparse a estos cambios y que no le pillen por sorpresa. 
  • Implícale en los preparativos del bebé como arreglar su habitación o comprarle ropa. 
  • Hazle entender que la familia es un todo, que él ya forma parte de ella y que el nuevo hermano se sumará, reforzando así la idea de unión y no de diferencia. 
  • Es también muy recomendable iniciar, antes de la llegada del nuevo hijo, actividades deportivas o de entretenimiento, una posible afición en familia

 

Niño con celos de su hermana pequeña

Cuando llega el hermano

Es importante que cuides mucho el momento en el que ambos hermanos se ven por primera vez y, si es posible, que estéis solo los miembros del núcleo familiar. Pedirle ayuda para las tareas y los cuidados que requiere el recién nacido le ayudará a sentirse útil e integrado en la nueva dinámica familiar. 

Dedicar algo de tiempo en exclusiva al hijo mayor con actividades que el pequeño no pueda realizar también ayuda a que sienta que disfruta de un tiempo para él y que recibe atención plena de sus padres. 

Cómo evitar los celos 

A continuación, te damos algunas pautas generales para evitar que aparezcan los celos, o, si ya han aparecido, para evitar que vayan a más: 

  • Marca ciertas normas y pautas generales que todos los miembros de la familia deben cumplir para demostrar que no hay ningún favorito y facilitar la convivencia. Estas normas pueden ser sobre tareas, uso de los juguetes, etc. 
  • Nunca les compares y hables de las cualidades y aptitudes de uno en contraposición al otro. 
  • Si hay un conflicto, intenta que entre ellos puedan resolverlo antes de intervenir. Si finalmente tienes que hacerlo, intenta no culpabilizar a uno u otro y enseñarles a dialogar, buscando la solución a los problemas de la manera más razonable para todos. 
  • No todos los miembros de la familia tienen que hacer siempre lo mismo. Anímales a desarrollar sus intereses e inquietudes, cada uno las suyas, sin intentar que siempre hagan lo mismo o todo juntos. 

Si en breve seréis uno más en casa, ya puedes ir poniendo en práctica nuestras recomendaciones para que, el ahora peque de la casa, entienda que pronto habrá un nuevo miembro de la familia y que eso no significa que vaya a recibir menos atención y amor, sino que, en realidad, se va a multiplicar. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies