Comer fuera con niños

  • 4 de Agosto del 2015
  • 2 min de lectura

 

Hacer una actividad relacionada con la alimentación que sea diferente y divertida como son los picnics o comer fuera de casa es una idea que a los niños les encanta.

Es una oportunidad para que ellos puedan escoger sus platos y postres preferidos, además los horarios y nuestra actitud suelen ser más flexibles en general y aparte saben que siempre cae algún que otro extra o capricho.

Únete al Club familias Únete al Club familias

 

También es un buen momento para que los niños amplíen sus gustos culinarios y se atrevan a probar cosas nuevas que no solemos preparar en casa.

En estas actividades no debemos olvidar el inculcar hábitos alimentarios saludables a nuestros hijos, más cuando decidimos comer fuera de casa. La clave: un menú equilibrado y variado, logrando repartir las calorías entre los distintos platos. ¿Cómo? Ayudándoles a escoger platos saludables y nutritivos como los pescados, frutas y verduras.

Es recomendable que uno de los platos o acompañamiento sea un alimento rico en hidratos de carbono como el arroz, la pasta, las patatas y el pan.

Hay que evitar en la medida de lo posible el consumo de azúcares simples procedentes de bebidas edulcoradas como los refrescos de cola y el exceso de grasas saturadas y colesterol. Así que las hamburguesas, pizzas, patatas fritas y alimentos rebozados no son lo más idóneo y sólo conducen a aumentar el riesgo de padecer sobrepeso y obesidad. Por este motivo, es recomendable decantarnos por restaurantes de comida más casera o internacional frente a los de comida rápida. También podemos aprovechar para hacer una comida temática y que nuestros hijos conozcan otras culturas y su alimentación.

¿Qué alternativa tenemos a la hora de escoger los platos?

  • Ensaladas divertidas, exóticas o temáticas.
  • Verduras en forma de soufflés, puddings, flanes, empanadas o pinchos.
  • Como postre, antes que una tarta o pastel, le dirigiremos a un batido de frutas, macedonia, brocheta de frutas o helado.

Y finalmente, “el tamaño de los platos sí importa”. Hay que ajustarse a las raciones.

Esperamos que con estos pequeños consejos podáis disfrutar de una comida en familia sana y divertida. Si estás interesad@ en el tema, puedes acceder a los post: "comer fuera de casa sin pasarnos de calorías", “cumpleaños saludables” y “nos vamos de picnic (parte I)”.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Comentarios

anabel marqueta 12, Noviembre 2018

Siempre intento hacer platos equilibrados y bariados

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies