Piel flácida abdomen: ¿podemos hacer algo para evitarla?

  • 14 de Junio del 2022
  • 5 min de lectura

La piel flácida es una disfunción cutánea frecuente, por lo que afecta a un gran número de mujeres (y hombres).

Entre las diferentes áreas del cuerpo en las que puede manifestarse este problema, la piel flácida en el abdomen es una de las que más preocupa a las mujeres.

Algunos de los motivos que sitúan al abdomen como una zona especialmente problemática son los embarazos y los cambios de peso bruscos, pues pueden provocar o empeorar la flacidez considerablemente.

A continuación explicamos por qué la piel se vuelve flácida, cuáles son los factores que lo propician y qué estrategias podemos poner en práctica para evitar la flacidez en el abdomen.  

 

piel flacida abdomen en una mujer

Exactamente, ¿qué es la piel flácida?

Hablamos de piel flácida cuando la piel ha perdido su firmeza o consistencia, adquiriendo una apariencia caída o laxa por la pérdida de tono. 

Esa pérdida de turgencia y elasticidad ocurre como consecuencia de la alteración de los tejidos, sobre todo por el deterioro de las fibras de colágeno y elastina que dan sostén a la piel para que permanezca tersa y tensa. 

La flacidez está muy ligada al proceso natural de envejecimiento, pues con el paso de los años la estructura en forma de red que crean el colágeno y la elastina en la dermis se va deteriorando. 

Esto se debe a que disminuye la cantidad y calidad de las fibras de colágeno y de elastina, lo que hace que se vayan perdiendo conexiones en esa estructura en red de la dermis que da sostén a la epidermis. 

También es importante el hecho de que, con la edad, la capacidad de la piel para retener agua es menor, debido a la disminución de mucopolisacáridos de la dermis. 

En cualquier caso, esas alteraciones fisiológicas asociadas al envejecimiento natural se traducen en una piel más flácida y de aspecto descolgado.

Sin embargo, hay otros factores que pueden influir en la aparición de flacidez y que no tienen que ver con la edad o el envejecimiento. 

Únete al Club familias Únete al Club familias

Factores que favorecen la aparición de flacidez en la piel

La flacidez puede estar provocada y/o empeorar por muchas causas que son independientes a la edad. 

Esto significa que la piel flácida en el abdomen u otras partes del cuerpo también puede aparecer en personas jóvenes o no demasiado mayores. 

Algunos de estos factores no son modificables, pero otros sí. Es decir, que en ciertos casos podemos poner de nuestra parte para evitar o minimizar la flacidez en la piel

Entre las causas o factores que favorecen una piel flácida se incluyen:

  • Factores genéticos y hormonales
  • Exposición excesiva al sol
  • Embarazos
  • Adelgazamientos o cambios bruscos de peso
  • Alimentación inadecuada
  • Falta de ejercicio físico
  • Tabaquismo

 

Todo ello puede influir en que la piel se vuelva flácida o puede empeorar una flacidez preexistente y, por ende, su aspecto.

Piel flácida abdomen: ¿podemos hacer algo?

La flacidez puede afectar a múltiples zonas del cuerpo, aunque el abdomen es una de las áreas que más la sufren y preocupa a las mujeres.

En términos generales, mantener una piel cuidada y un estilo de vida saludable y activo constituye una de las mejores estrategias para prevenir la piel flácida del abdomen.

Como decíamos, en algunos casos no depende de nosotros, por ejemplo cuando existe un carácter hereditario o genético. 

Sin embargo, siempre podemos hacer algo para minimizar su impacto o mejorar todo lo posible el aspecto de nuestra piel.

También podemos anticiparnos y poner todo de nuestra parte en aquellas situaciones que potencialmente puedan afectar a la turgencia y buena condición de la piel abdominal. 

En relación al peso, por ejemplo, lo ideal sería controlarlo y mantenernos en un peso adecuado y saludable con la práctica de ejercicio físico regular y una alimentación sana, variada y equilibrada.

Si tenemos sobrepeso y necesitamos perder algunos kilos, nunca deberíamos apostar por dietas milagro o pretender librarnos de todo el exceso de peso en cuestión de un mes. Tal vez lo podríamos lograr, pero, además de no ser un enfoque saludable, también podríamos acabar con una piel flácida en el abdomen y otras zonas del cuerpo. 

Por tanto, para prevenir problemas de flacidez a la hora de perder peso, debemos ponernos metas realistas y saludables. Lo recomendable será ir perdiendo kilos poco a poco y de forma gradual, adquiriendo el hábito de la alimentación sana y practicando ejercicio físico.

Por otro lado, el abdomen es una zona que puede verse especialmente afectada tras un parto

Si bien en un embarazo es inevitable que la piel abdominal no sufra una distensión mínima, podemos contribuir a reducir la posibilidad de que aparezca la flacidez tras el nacimiento del bebé. 

Realizar un seguimiento y aplicar las recomendaciones de nuestro médico para evitar ganar un peso excesivo durante la gestación nos ayudará a prevenir o minimizar la flacidez posterior. 

Además, tanto durante un embarazo como en cualquier otra circunstancia, mantener la piel del abdomen hidratada también ayudará a que no pierda turgencia y elasticidad.

Anticiparnos a la llegada de la menopausia también puede ayudarnos a prevenir una piel flácida en el abdomen. 

El establecimiento de la menopausia supondrá una falta de estrógenos que, hasta entonces, contribuían a mantener la piel firme. Esto, junto con la pérdida de tono muscular, puede dar lugar a una flacidez evidente.

Adquirir el hábito de la alimentación saludable y del ejercicio físico regular cuanto antes puede ayudarnos a minimizar el impacto de esos cambios hormonales, además de mejorar nuestro bienestar general.

Por supuesto, es conveniente mantener esos buenos hábitos en todas las etapas de la vida, incluida la posmenopausia.

En definitiva, la piel flácida es un signo del paso del tiempo, pero no es exclusivo de este y, por tanto, podemos tomar medidas para evitar o minimizar el aspecto caído de la piel. 

Como hemos visto en el caso del abdomen, es muy conveniente evitar los cambios bruscos de peso y adquirir un estilo de vida saludable que nos ayude a mantener una piel en buenas condiciones.

Guía: ¿Cómo seguir un estilo de vida saludale? Ebook: ¿Cómo seguir un estilo de vida saludable?

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies