Todo sobre la placenta y su papel en el embarazo

  • 12 de Febrero del 2021
  • 5 min de lectura

¿Sabías que la placenta es un órgano? ¿Y que sólo existe si hay embarazo? ¿Conoces todas sus funciones y por qué es tan importante? A continuación, damos respuesta a estas y otras preguntas sobre la placenta.

¿Qué es?

Como decíamos, la placenta es un órgano exclusivo de la gestación que se desarrolla en el interior del útero y que es esencial para que el embarazo avance y el feto se desarrolle a todos los niveles.

Bebé en el vientre materno

¿Cuándo y cómo se forma?

El desarrollo de la placenta se inicia desde el mismo momento en el que se produce la fecundación, llegando a alcanzar unos 15 cm de diámetro, y a pesar aproximadamente 500 mg.

A los pocos días de la fecundación, cuando se produce la implantación, ya se empiezan a distinguir dos partes; el trofoblasto, una capa celular primaria, que más tarde dará lugar a la placenta, y, el amnioblasto, que continúa evolucionando como embrión.

¿Dónde está situada?

Una vez formada, la placenta se ancla a la parte superior del útero y está conectada con la sangre de la madre a través de las arterias uterinas, mientras que el bebé está unido a la placenta por el cordón umbilical.

¿Cuáles son las funciones de la placenta?

Este órgano es vital para el feto, pues es el responsable de que el bebé crezca en el útero de manera adecuada. La placenta es la encargada de proporcionar al feto el oxígeno y todos los nutrientes que necesita, así como de eliminar los desechos que se van generando durante la gestación a través del torrente sanguíneo de la madre.

Si quieres más información sobre cómo se alimenta el bebé durante el embarazo, haz click aquí.

Además, la placenta también cumple una misión endocrina, pues proporciona las  hormonas necesarias para la correcta evolución del embarazo, tanto a la madre como al feto.

Otra de sus funciones es la de proteger al bebé, a nivel más externo de posibles impactos, y a nivel interno, como barrera, controlando la transferencia placentaria y evitando el libre paso de partículas.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Expulsión de la placenta

Como hemos explicado al principio del post, la placenta es un órgano exclusivo del embarazo; se origina con la fecundación, se desarrolla durante las primeras semanas, y acompaña, protege, oxigena y alimenta al bebé durante los nueve meses hasta el momento de su nacimiento.

Como puedes ver en nuestro post sobre las fases del parto, éste no termina cuando el bebé nace, sino que queda una última parte; el alumbramiento de la placenta.

Tras la expulsión del bebé, la placenta se desprende totalmente de la pared uterina y sale.  En los partos naturales en los que la mujer está en cuclillas, la placenta sale por efecto de la gravedad, pero en la actualidad, las mujeres suelen dar a luz tumbadas, por lo que suele ser necesaria una mínima intervención médica para acabar de extraerla.

En partos con intervención médica el alumbramiento de la placenta debe realizarse en los 30 minutos posteriores al nacimiento del bebé. En partos totalmente naturales y espontáneos, puede tardar hasta una hora

Mujer embarazada haciéndose una ecografía

Problemas placentarios más comunes

Durante el embarazo pueden surgir problemas relacionados con la placenta. Te detallamos los más frecuentes:

  • Placenta previa. Tal y como hemos indicado en un apartado anterior, la placenta está situada en la parte superior del útero, pero en algunas ocasiones la placenta no está en el lugar esperado, está más baja, y cubre o tapona, total o parcialmente, la entrada del cuello del útero.

Si esta anomalía se detecta al inicio del embarazo, existe la posibilidad de que su posición se vaya corrigiendo, permitiendo un parto normal. Sin embargo, si la placenta previa continúa en el tercer trimestre, podría dificultar el nacimiento del bebé y sería necesaria una cesárea.

  • Desprendimiento de placenta. Para el momento del parto, la placenta ya ha comenzado a desprenderse, pero si se separa de la pared del útero demasiado pronto, puede dar lugar a sangrados, dolor abdominal y comprometer el estado del bebé si no le llega el oxígeno y los nutrientes que necesita.

Dependiendo del grado de separación de la placenta, el caso puede ser más o menos grave, por lo que es el equipo médico el que en cada situación decide cómo proceder. En los casos más extremos, puede llegar a producirse un parto prematuro.

Descubre más sobre los partos prematuros en este post.

  • Placenta adherida o acreta. Se da cuando en la fase del alumbramiento, la placenta no se desprende totalmente y una parte de ella, o toda en algunos casos, sigue anclada a la pared uterina. Cuando esto sucede aumenta el riesgo de hemorragias e infecciones en el útero, y en muchos casos es necesario una intervención quirúrgica para limpiar el útero y extraer los fragmentos de placenta.
  • Placenta envejecida. Al tratarse de un órgano caduco, cuando se aproxima el final del embarazo, la placenta comienza a envejecer. Esto no conlleva ningún riesgo, a no ser que este declive placentario se produzca demasiado pronto, antes de la semana 34, y ponga en riesgo el aporte de nutrientes y oxígeno al bebé.

Esperamos haber arrojado algo de luz sobre la placenta; un órgano muy particular por ser sólo posible durante el embarazo, y a su vez, esencial, pues hace posible la vida del bebé en el útero. Visita nuestra Guía del embarazo y descubre muchos más conceptos, patologías y curiosidades sobre esta gran aventura.

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies