Así es la prueba del pliegue nucal

  • 14 de Marzo del 2020
  • 3 min de lectura

La prueba del pliegue, o translucencia nucal, es una prueba común que se realiza a las mujeres embarazadas. A continuación, te contamos en qué consiste, qué mide y qué información arroja sobre el bebé esta prueba tan importante. 

Publicidad Banner gamma DONNAplus Maternidad cuadrado Banner gamma DONNAplus Maternidad horizontal

¿Qué es la translucencia nucal?

Se trata de la prueba que mide el engrosamiento del pliegue nucal, la zona de tejido situada en la parte posterior del cuello del feto durante la gestación. 

Ginecóloga haciendo una ecografía a una mujer embarazada para medir el pliegue nucal

¿Cómo se mide? 

A través de una ecografía abdominal con ultrasonidos, el profesional sanitario analiza en esta prueba el tamaño concreto del pliegue nucal y la posible acumulación de líquido en la zona.

¿Cuándo se realiza?

La prueba del pliegue nucal se lleva a cabo normalmente entre las semanas 11 y 14 de embarazo. 

¿Qué información aporta esta prueba?

La translucencia nucal indica si el feto pudiera tener una alteración genética, concretamente trisomía en el cromosoma 21, o lo que es lo mismo, tener un cromosoma extra que significaría la presencia de síndrome de Down. Existen otros trastornos genéticos menos conocidos que también pueden ser detectados con esta prueba: trisomía 18, trisomía 13, síndrome de Turner o enfermedad cardíaca congénita

Todos los bebés tienen algo de líquido en la nuca, pero en casos en los que haya alguna anomalía cromosómica, se acumula más cantidad y, por tanto, el pliegue es de mayor grosor

Publicidad Calculadora de la Fecha Probable de Parto Calculadora de la Fecha Probable de Parto

Beneficios e inconvenientes de esta prueba

Como es lógico, el beneficio principal de esta prueba es la detección del síndrome de Down de una manera sencilla, no invasiva y totalmente inocua, tanto para la madre, como para el bebé. 

En cuanto a inconvenientes, el único es que no tiene un 100 % de fiabilidad, es decir, que un resultado negativo no significa, con total seguridad, que el bebé no pueda padecer síndrome de Down. Es por esta razón, que la prueba es considerada por la mayoría de las familias como un primer paso que sirve para decidir si es necesario realizar otras pruebas más fiables para asegurar el diagnóstico. 

La única prueba que ofrece dar con certeza un resultado fiable es la amniocentesis; una prueba invasiva que conlleva ciertos riesgos. 

Sin embargo, en la actualidad, existe también la posibilidad de descubrir alteraciones a través de un test prenatal genético, que mediante una extracción de sangre de la madre, analiza el ADN del bebé. Este tipo de pruebas cada vez están más perfeccionadas, pero su fiabilidad es del 99 %. 

Doctora enseñando una ecografía a una mujer embarazada en la camilla

Valores de la translucencia nucal

Las siguientes medidas indican menores probabilidades de que el feto tenga Síndrome de Down: 

  • Hasta 2 mm de grosor a las 11 semanas de gestación. 
  • Hasta 2’8 mm de grosor a las 13 semanas y 6 días. 

La medida del pliegue nucal aumenta con la edad gestacional, y cuanto mayor sea el grosor en comparación con el resto de los bebés en la misma edad gestacional, más probabilidades hay de una trisomía en el cromosoma 21 u otro trastorno genético. 

A lo largo de los meses de embarazo, los miedos y las preocupaciones sobre la salud del bebé son normales. Para tú tranquilidad, es importante hacer el seguimiento que tu médico indique y someterte a todas las pruebas que solicite, incluida la del pliegue o translucencia nucal. 

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies