Todas las respuestas sobre la congelación de óvulos

  • 18 de Febrero del 2020
  • 4 min de lectura

La media de edad en la que las mujeres españolas tienen su primer hijo está actualmente en los 32 años, su máximo histórico. La maternidad se sigue retrasando debido a factores profesionales, económicos y de conciliación, por lo que la congelación de óvulos se está convirtiendo cada vez más en una opción para evitar así las posibles consecuencias en la fertilidad que tiene intentar ser madre a partir de los 35. A continuación, te hablamos del proceso de vitrificación, o congelación de óvulos, y damos respuesta a todas tus dudas. 

¿Qué es la congelación de óvulos?

Se trata de una técnica para conservar los óvulos extraídos de una mujer en edad fértil. Para conservarlos en las mejores condiciones, los óvulos se vitrifican, es decir, se someten a bajas temperaturas y se mantienen así hasta que llegue el momento de descongelarlos. Este proceso es mucho más seguro que otros usados hace años, pues se evita la formación de cristales que podrían dañar las células del óvulo cuando es descongelado. 

Óvulos vitrificados

¿Hasta qué edad puedo congelar mis óvulos?

No existe una edad límite, pero se recomienda hacerlo antes de los 35 para conseguir un mayor número de óvulos, y de mayor calidad. Esto no significa que no pueda hacerse a partir de esta edad, pero cuando antes lo hagas, mucho mejor. 

¿Cómo es el proceso?

El proceso es muy similar al de preparación para una Fecundación in Vitro (FIV), a diferencia de que, una vez extraídos los óvulos, no se fecundan, sino que se vitrifican y se conservan. Cada clínica puede tener sus particularidades, pero en rasgos generales, estos son los pasos que se siguen: 

  1. Estudio previo. Lo primero es conocer tu estado general de salud y hacerte una ecografía, una exploración y una analítica hormonal para descubrir tu reserva ovárica.
  2. Estimulación ovárica. Se consigue mediante hormonas y la finalidad es obtener el mayor número de óvulos posible. 
  3. Controles ecográficos. Durante el proceso de estimulación, deberás acudir a las revisiones que tu ginecólogo considere para comprobar que las dosis hormonales son las adecuadas y que los ovarios están respondiendo según lo esperado. 
  4. Extracción de los óvulos. Se realiza mediante una punción vía vaginal y bajo sedación. 
  5. Vitrificación. Se consigue la solidificación de los óvulos tratándolos con sustancias crioprotectoras y sumergiéndolos en nitrógeno a -196º C. 
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Cuántos óvulos se extraen?

El objetivo es extraer el mayor número de óvulos posible en una única punción. Entre 10 y 20 se considera una buena cifra, aunque a más edad, más cantidad de óvulos se recomienda vitrificar. 

¿Cuánto duran los óvulos congelados? 

Una vez sometidos al proceso de vitrificación, los óvulos pueden conservarse de manera indefinida. Lo más interesante de esta técnica es que siempre van a mantener el potencial reproductor que tenían en el momento de su congelación, algo que viene marcado por la edad en la que son extraídos. Lo que sí debes tener en cuenta es que en España la edad máxima a la que una mujer puede someterse a un tratamiento de reproducción asistida a los 51 años. 

¿Puede afectar de alguna manera a mi salud?

Algunas mujeres pueden experimentar molestias derivadas de la estimulación hormonal o de la punción, pero más allá de esto, no tiene ningún tipo de consecuencias en tu salud y tampoco en tu fertilidad. 

¿En qué casos se aconseja congelar óvulos?

No hay duda de que se trata de una decisión muy personal, y sólo tú sabrás si quieres hacerlo y por qué motivos. Sin embargo, estos son los casos en los que los expertos recomiendan la vitrificación: 

  • Mujeres que tienen muy claro que desean posponer su maternidad, sea por el motivo que sea. 
  • Mujeres que han sido diagnosticadas de cáncer y desean ser madres una vez terminado el tratamiento oncológico. 
  • Mujeres con baja reserva ovárica que quieren aumentar las posibilidades de embarazo. 
  • Mujeres con endometriosis y/o que se han sometido a alguna intervención de ovarios, por el efecto que esta patología y sus intervenciones pueden tener en su fertilidad.  
  • Mujeres que por cuestiones éticas prefieren no congelar embriones como en la Fecundación in Vitro (FIV). 

Ginecóloga revisando a una paciente

¿Y qué pasa cuando quiera usarlos?

Si has tomado la decisión y quieres ser madre, sólo tienes que solicitarlo en la clínica en la que tus óvulos están conservados para comenzar el proceso de descongelación, fecundación con el semen del progenitor y/o donante, y, finalmente, transferirlo al útero en el momento del ciclo adecuado. 

¿Provenir de un óvulo congelado puede afectar al bebé?

En absoluto. No existe ninguna diferencia entre bebés que son gestados a partir de un óvulo congelado y uno obtenido y fecundado en un ciclo natural. 

¿Te has planteado congelar tus óvulos? ¿Crees que es una buena opción para ti? Esperamos que este post haya arrojado algo de luz a este procedimiento que puede ayudarte a ser madre cuanto tú decidas. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies