¿Cómo enseñarle a ser responsable?

  • 10 de Mayo del 2016
  • 2 min de lectura

La responsabilidad es una cualidad o valor muy beneficioso en una persona ya que le permite tomar decisiones correctas reflexionando antes de actuar y evitando así ciertos peligros. Además, le ayuda a valorar las consecuencias de sus actos y a asumir las consecuencias de los mismos. 

Uno de los valores fundamentales que los padres deben transmitir a sus hijos es el de la responsabilidad. Esta cualidad implica tomar decisiones apropiadas sin la ayuda de otros y dentro de las normas sociales que nos rigen a todos. Además, las personas responsables suelen ser autosuficientes, tienen más autoestima, saben evitar peligros… En resumen, reflexionan antes de actuar, lo que resulta muy beneficioso en el día a día.

Otra característica unida a la responsabilidad es la de afrontar las propias decisiones y sus consecuencias, sin intentar esquivarlas o huir de ellas. Es decir, “hacerse responsable” de cada uno de nuestros actos.

Los niños responsables suelen reconocer sus errores, no echan la culpa a otros, son capaces de decidir por sí mismos entre varias alternativas obviando las más peligrosas, son más obedientes, hacen los deberes y las tareas de la casa sin necesidad de amenazas o castigos, cumplen lo que prometen y respetan y conocen las normas. 

Viendo todas las ventajas que supone ser responsable, te damos unas cuantas pistas para que ayudes a tu hijo a serlo:

  • Fomenta su autonomía desde pequeño.
  • Asígnale tareas y responsabilidades (apropiadas a su edad) desde niño.
  • Aunque remolonee, le lleve mucho tiempo o lo haga mal, no hagas tú sus tareas. Sí puedes enseñarle a hacerlo correctamente, pero no debes acabar haciéndolo tú o aprenderá a zafarse. 
  • Establece normas y límites y consecuencias si las incumple. Debe entender que no respetar las normas tiene sus efectos negativos.
  • Al igual que le regañas cuando hace algo mal, alábale por los actos que haga bien.
  • Permítele tomar sus propias decisiones y fomenta su autoestima. De igual modo, si se equivoca, enséñale a asumir sus actos y a pedir perdón si es necesario y a afrontar los hechos. No le castigues por ello ya que todos nos equivocamos a veces. 
  • Recompénsale (con un beso o una alabanza) cuando sea responsable. El refuerzo positivo siempre funciona mejor que el negativo. 
Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies