Humidificadores en la habitación, ¿sí o no?

  • 14 de Febrero del 2020
  • 4 min de lectura

Cada vez se habla más de los beneficios de inhalar vapores, normalmente con aceites esenciales, por eso en este post queremos hablarte de los humidificadores, de los tipos que existen y de si es bueno o no tener uno en la habitación de tu hijo. 

¿Qué es un humidificador?

Como su nombre indica, se trata de un aparato que humedece el ambiente a través de la evaporación de agua fría o caliente en estancias demasiado secas. 

Tipos de humidificadores

A pesar de que todos los humidificadores tienen el mismo objetivo, existen diferentes tipos en el mercado. A continuación, te contamos la principal ventaja de cada uno de ellos. 

  • Humidificadores de vapor caliente. Este tipo de humidificadores funcionan generando vapor de agua por ebullición. Este método hace que aumente la humedad y la temperatura del ambiente entre 1 y 3 grados. Eliminan los gérmenes que se puedan acumular gracias al calor. 
  • Humidificadores de vapor frío. También llamados humidificadores ultrasónicos, generan el vapor de agua a través de ultrasonidos. Producen un vapor fino y refrescante muy apropiado para ambientes secos y calurosos, por lo que puede usarse en verano.

Estos dos son los tipos de humidificadores más comunes, pero existen otros con pequeñas diferencias que te explicamos a continuación:

  • Humidificador ultrasónico con ionizador. Se trata de un humidificador de vapor frío que incorpora un generador de iones negativos. Gracias a esto, además de humidificar el aire, también lo purifica.
  • Humidificador con higrómetro integrado. Este tipo de humidificador permite conocer y tener el control del nivel de humedad relativa del aire. De esta manera es más fácil saber cuándo es necesario encenderlo. 
  • Humidificador aromático. Su principal objetivo, como el de todos los demás, es humidificar el ambiente, pero este tipo de humidificador también te permite aromatizarlo. Este tipo de aparatos no son aconsejables en casas con niños o con personas que sufran enfermedades respiratorias, ya que las esencias pueden irritar la mucosa respiratoria. 
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Beneficios de usar humidificador

El principal objetivo de utilizar un humidificador es evitar y reducir la sequedad del aire para disminuir la mucosidad y liberar las vías respiratorias, así como la obstrucción nasal durante los catarros o la inflamación en casos de laringitis, sinusitis o bronquiolitis. Sin embargo, actualmente no existen estudios que demuestren su eficacia a la hora de aliviar los síntomas de estas patologías.  

Riesgos e inconvenientes de los humidificadores

Existen ciertos aspectos que debemos tener en cuenta antes de empezar a utilizar un humidificador: 

  • Los humidificadores de agua caliente pueden provocar quemaduras
  • Una humedad excesiva en la habitación puede provocar la aparición de hongos en los pulmones de los niños y el crecimiento de ácaros del polvo.
  • No se debe usar con niños con asma o rinitis alérgica

Recomendaciones de uso y mantenimiento

  • Estas son nuestras recomendaciones para usar correctamente un humidificador: 
  • Es muy importante utilizar humidificadores en ambientes secos con una humedad relativa inferior al 40%
  • Utiliza agua destilada y cámbiala cada día del reservorio. 
  • Es importante mantenerlos limpios. Para ello, se debe vaciar el reservorio y limpiarlo con un cepillo cada 3 días. Además, se debe eliminar cualquier resto y secar bien todas las partes del humidificador.
  • Vigilar que la superficie en las que se encuentra el humidificador no esté mojada ni húmeda. En caso de que suceda, se debe disminuir el nivel de humidificación o usarlo de forma intermitente. 
  • Se debe limpiar y secar bien antes de guardarlo en un lugar seco, y antes de volver a utilizarlo, se tiene que volver a limpiar. 

Humidificadores en ambientes con niños

Los beneficios de los humidificadores son eficaces tanto en niños como en adultos, pero es importante encenderlos solo en estancias en las que sea realmente necesario

Lo primero que se tiene que hacer es medir la humedad del ambiente con un higrómetro. En caso de que el valor sea inferior al 40% de humedad relativa, debemos encenderlo. Sin embargo, si la cifra es superior, hay que mantenerlos apagado, ya favorecen la aparición de hongos y diferentes alergias. 

También es importante mantener los humidificadores de vapor caliente alejados de los niños, ya que el agua hirviendo puede provocar quemaduras. 

Ahora que tienes ya toda la información, esperamos que tengamos más claro si realmente puede ser útil y beneficioso tener un humidificador en la habitación de tu pequeño. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies