Vértigo en niños

  • 4 de Enero del 2022
  • 4 min de lectura

El vértigo, en lo que refiere a los niños, es una patología muy poco frecuente, la cual se presenta como una sensación de movimiento o inestabilidad en el cuerpo o el ambiente adyacente (giro de objetos). Sus causas son muy variadas y ameritan una buena exploración física y en ocasiones estudios complementarios.

Para los niños se hace muy difícil explicar con exactitud los síntomas, ya que se presenta generalmente entre los primeros 4 años de vida y con tan poca edad ellos poseen un vocabulario que le dificulta relatar los mismos, pues, no son capaces de identificar con exactitud cuál es la sensación que están recibiendo.

Para realizar un diagnóstico exacto es necesaria toda la información que tanto el niño, sus padres o bien los cuidadores puedan proporcionar. En ocasiones es necesario realizar estudios complementarios que valoren el aparato auditivo, visual y neurológico del pequeño para descartar posibles patologías. 

Una vez establecido el diagnóstico el tratamiento será asignado de acuerdo con su causa u origen.

vértigo en niños síntoma

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del vértigo en niños?

La sintomatología del vértigo para los niños es casi exacta a la de los adultos, es decir, que perciben los episodios de la misma forma, aunque como ya se ha dicho anteriormente, no siempre, los niños, tienen la capacidad de identificarlos con claridad. 

Únete al Club familias Únete al Club familias

Los síntomas del vértigo más frecuentes en los niños son:

  • Sensación de pérdida de equilibrio o inestabilidad propia. 
  • Mareo que describen como que la habitación en la que están les da vuelta. 
  • Miedo repentino a caminar.
  • Aumento del uso de apoyos durante la deambulación, sujetándose de algo o alguien cercano o dejando caer el cuerpo al suelo.
  • Se notan asustados, pálidos y sudan frío. 
  • Algunos niños vomitan y presentan nistagmo (movimientos rápidos del ojo en sentido horizontal o vertical).

Tipos de Vértigo

Existen dos tipos de vértigos y cada uno se subdivide conforme con la pérdida o no de alguna capacidad.

  • Vértigo paroxístico
    • Con pérdida de la audición 
    • Sin pérdida de la audición.
  • Vértigo continuo
    • Con afectación neurológica.
    • Sin afectación neurológica.

Vértigo paroxístico: 

Es un trastorno no epiléptico, representa el vértigo más común en la infancia y es de carácter benigno. Suele aparecer de forma brusca y de duración muy corta, relacionándose la mayoría de las veces con cambios bruscos de postura o movimientos cefálicos bruscos. 

Con cierta frecuencia, se asocia a episodios previos de otitis en los niños o episodios catarrales. 

Los episodios del vértigo paroxístico duran pocos segundos por lo general, y el niño tiende a continuar, sin mayor alteración, con la actividad que venía realizando de antemano. Sin embargo, son episodios repetitivos y pueden estar presentes durante tres o cuatro años desde su primera aparición. 

Vértigo continuo o central: 

Es un tipo de vértigo muy escaso en la etapa de la niñez. 

Al igual que en el vértigo paroxístico los episodios son recurrentes, sin embargo, se diferencia en su duración más larga, pues para este tipo de vértigo los episodios pueden durar horas e incluso días, por lo que se recomienda mantener al niño con un reposo total y absoluto.

En este tipo de vértigo los síntomas no suelen ser autolimitados sino que más bien suelen empeorar, y acompañarse de otros síntomas como cefalea, fiebre, convulsiones. En estos casos, es necesario la realización de pruebas complementarias para el descarte de los mismos o poder filiar diversas enfermedades.

vértigo en niños coche

En todo caso, es siempre recomendable una valoración presencial del pediatra, quien podrá establecer un diagnóstico y tratamiento adecuado, puesto que las causas del vértigo son muy variables. Cada causa conlleva a un tratamiento personalizado dependiendo de sus características. No es recomendable por el contrario, la automedicación en casa, aunque nos pueda parecer que son los mismos síntomas que ha presentado algún conocido o incluso en mismo niño en otra ocasión, ya que la misma puede llevar a enmascarar síntomas y dificultar el correcto diagnóstico.

Nuevos cereales Blevit plus Bio Nuevos cereales Blevit plus Bio

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies