Ayúdale a pronunciar bien la “r”

  • 9 de Marzo del 2020
  • 4 min de lectura

Cuando los niños empiezan a hablar, van aprendiendo poco a poco y es normal que no pronuncien correctamente. Uno de los sonidos que más les cuesta reproducir al principio es el de la letra “r”. En este post te contamos más sobre esta dificultad y cómo puedes ayudar a tu pequeño a superarla. 

Rotacismo o dislalia selectiva

Se trata del trastorno o dificultad que experimentan muchos niños al empezar a hablar y no ser capaces de pronunciar correctamente el fonema de la “r”. Es algo muy común y no es de carácter permanente, y en la mayoría de los casos, tan sólo es una etapa del habla por las que pasan todos los niños al iniciarse con la comunicación oral. 

¿Es el único fonema que causa problemas?

Existen otros fonemas también complicados, como el de la “z” o la “d”, pero el de la letra “r” suele ser siempre el último en resolverse

Madre e hija hablando tumbadas sobre la cama

¿Cuándo debería pronunciarla correctamente?

Hacia los 5 años los niños ya suelen haber adquirido la capacidad para pronunciar bien todos las letras y fonemas de su lengua materna. 

Causas del rotacismo

Aunque todos los niños lo experimentan en mayor o menor medida, puede haber casos en los que se alargue un poco más por las siguientes causas: 

  • Mala colocación de la lengua y del aire al intentar pronunciar.
  • Uso prolongado del chupete
  • Tener cerca familiares que no pronuncien correctamente este fonema; al no escucharlo, no pueden imitarlo y reproducirlo. 
  • Problemas físicos como la presencia de frenillo sublingual, una hendidura en el paladar o problemas auditivos.
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Cuándo hay que consultar con un experto?

Aunque no se trata de un trastorno grave, si detectas alguna de las situaciones que te describimos a continuación, puedes consultar con un logopeda para que analice el caso de tu pequeño: 

  • Si tiene más de 5 años y sigue teniendo dificultades para pronunciar palabras con “r” y/o otros fonemas. 
  • Si en su día a día lo dice de manera incorrecta, pero si le pides que repita una palabra que contenga el fonema, sí es capaz de repetirlo y decirlo bien.
  • Si ya en su día tardó en caminar y ha tardado en comenzara a hablar. 
  • Si un especialista confirma que el pequeño tiene problemas de audición

Niño en la consulta de la logopeda aprendiendo a pronunciar la r

Ejercicios para enseñarle a pronunciar la “r”

Como decíamos anteriormente, en la mayoría de los casos esta dificultad es de carácter temporal. Aquí tienes unos cuantos ejercicios muy sencillos para ayudar a tu hijo a superar esta fase: 

  1. Enséñale a respirar. Relajarse y conectar con uno mismo a través de la respiración puede aportar a tu hijo grandes beneficios. Comenzar así una tanda de ejercicios le ayudará también a relajar el cuerpo y el aparato fonador. 
  2. Activando la lengua. Anímale a mover la lengua de derecha a izquierda, de arriba abajo, a diferentes ritmos, sacándola y metiéndola repetidas veces para que tome más control y consciencia sobre ella. 
  3. Recorriendo todos sus dientes. Dile que toque cada diente, uno a uno, con la punta de la lengua, los de arriba, los de abajo, y en ambas direcciones. 
  4. Llegando a las muelas. Ahora es el turno de las muelas, primero las superiores, y luego inferiores.
  5. Probando el fonema. Es el momento de que haga una respiración profunda, y al soltar el aire que intente pronunciar la “r” alargándola. 
  6. Practicando en el día a día. Para que no se aburra, y a la vez siga practicando, puedes enseñarle a tararear con la “r” y animarle a que lo haga cuando hace alguna otra actividad, como, por ejemplo, a la hora del baño, pintando o jugando. 
  7. Comparando la “r” suave y la “r” fuerte. Enséñale que hay 2 formas de pronunciarla y ponle ejemplos con diferentes palabras para que las repita. 
  8. Trabalenguas. Los juegos de palabras y los trabalenguas con este fonema son muy populares. Escoge uno, acorde a su edad y capacidad comunicativa, pídele que lo repita. Esto es algo que también le puedes recordar en diferentes momentos del día mientras hace otras cosas. 

A la hora de hacer estos ejercicios, debes tener en cuenta que tú eres su ejemplo, así que debes hacerlos primero y repetirlos las veces que sean necesario para que se lance y pierda el miedo a este fonema. En ningún caso nadie de su entorno debe reírse o imitarle pronunciando mal, pues podría agrandar el problema si le da vergüenza practicar. 

Además de los ejercicios, tienes que saber que existen cuentos específicos para el rotacismo, una forma entretenida y distendida para ir corrigiendo esta dificultad del habla.

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies