Tensión ocular alta, ¿se puede hacer algo para mejorarla?

  • 13 de Septiembre del 2022
  • 5 min de lectura

La tensión ocular alta aumenta notablemente el riesgo de sufrir glaucoma y la consecuente pérdida de visión. 

La mejor forma de evitar que esto ocurra es acudir a revisiones periódicas con el oftalmólogo y comprender en qué consiste esta condición. 

Para esto último hemos creado este artículo, donde te explicamos todo lo que necesitas saber para tener una visión general de la hipertensión ocular o tensión ocular elevada.

Únete al Club familias Únete al Club familias

La tensión ocular, ¿qué es exactamente?

Con tensión ocular nos referimos a la presión intraocular o PIO, un parámetro que se mide en mmHg (milímetros de mercurio).

Todos estos términos análogos hacen referencia a la presión que ejercen los fluidos en el interior del ojo.

Esta presión, dentro de unos rangos, es necesaria para que el ojo pueda mantener su forma y desempeñar sus funciones correctamente.

En condiciones normales la presión intraocular se mantiene constante gracias al equilibrio existente entre la producción y la eliminación del humor acuoso, una sustancia que tiene el cometido de bañar y nutrir las estructuras del ojo. 

Hipertensión ocular o tensión ocular alta

Hablamos de hipertensión ocular o tensión ocular alta cuando la presión del interior del ojo supera los rangos normales.

Cuando el equilibrio en el sistema de drenaje del humor acuoso se rompe, ya sea porque aumenta la producción de humor acuoso o por una eliminación insuficiente, se incrementa la presión y esto puede presionar el nervio óptico.

Concretamente, cuando la presión o tensión ocular, supera los 21 mmHg aumenta de manera significativa el riesgo de sufrir problemas visuales como el glaucoma.

Cabe mencionar que, aunque puede ocurrir, por lo general el aumento de presión no se produce de manera abrupta, sino que tiende a incrementarse de forma gradual o progresiva.

Por ello es muy importante acudir al oftalmólogo con cierta asiduidad, para someternos a revisiones regulares que permitan detectar el problema lo antes posible.

tension ocular alta

Causas del aumento de la tensión ocular

No se conoce una causa clara ni concreta del aumento de la presión intraocular, aunque sí se sabe que con la edad tiene lugar un aumento progresivo de la misma.

También se ha podido observar en algunos estudios que el estrés oxidativo podría perjudicar el sistema de drenaje del humor acuoso y contribuir así al aumento de presión. 

Aunque cualquier persona puede desarrollar hipertensión ocular, determinados colectivos tienen mayor riesgo de sufrir este problema como, por ejemplo, las personas diabéticas o aquellas que sufren miopía, hipermetropía elevada o determinadas enfermedades oculares.

Además, también existen diferentes factores que aumentan el riesgo de tener tensión ocular alta, entre los que se incluyen:

  • La edad (mayores de 60 años).
  • La predisposición genética (existencia de antecedentes familiares de tensión ocular alta o glaucoma)
  • Una mala alimentación
  • El tabaquismo
New call-to-action New call-to-action

¿Cuáles son los síntomas de la tensión ocular alta?

Cuando la tensión ocular es demasiado alta se puede experimentar dolor de cabeza, dolor de ojos y pérdida gradual de visión, aunque estos síntomas suelen aparecer e intensificarse en situaciones avanzadas.

En la mayoría de los casos, en especial al principio, el aumento de la tensión ocular pasa desapercibido. Es decir, la persona no se da cuenta de lo que ocurre porque no se produce ningún síntoma. 

Por este motivo también es tan importante realizarnos revisiones oftalmológicas de forma periódica.

El oftalmólogo nos realizará una prueba denominada tonometría utilizando un aparato específico, llamado, tonómetro, para medir la presión del interior del ojo. Este procedimiento es la única manera de detectar si la tensión ocular se encuentra elevada.

Tensión ocular alta y glaucoma

La tensión ocular elevada es el principal factor de riesgo en el desarrollo de glaucoma. Sin embargo, glaucoma e hipertensión ocular son cosas diferentes.

El glaucoma es una patología en la que existe un daño del nervio óptico, con la consecuente pérdida de campo visual, y que puede cursar con una presión intraocular elevada o normal. 

La hipertensión ocular, si bien predispone a sufrir glaucoma, significa que la presión en el interior del ojo está alta pero que el nervio óptico no se encuentra dañado.

¿Cómo se trata la hipertensión ocular?

Es importante reducir la presión del interior del ojo cuando está elevada para evitar que se produzca algún daño al nervio óptico.

El inicio de un tratamiento dependerá de lo elevada que se encuentre la tensión ocular:

  • Si la tensión está ligeramente elevada, puede que no se prescriba tratamiento y que solo se realicen revisiones regulares a modo de control. Es el proceso que se suele seguir cuando existe una tensión ocular de entre 21 y 25 mmHg.
  • Ante presiones intraoculares superiores a 26 mmHg, y según lo que el oftalmólogo considere necesario, se pueden prescribir gotas oculares u otro tipo de medicación, así como un tratamiento láser (trabeculoplastia) para reducir la tensión intraocular.

En conclusión, es muy importante acudir al oftalmólogo con regularidad y hacernos revisiones que permitan detectar el problema lo antes posible.

Esto es especialmente importante a medida que nos hacemos mayores, pues la presión en el interior del ojo tiende a aumentar con la edad. 

No olvides que, aunque la tensión ocular alta no se puede prevenir, con un buen control y diferentes tratamientos es posible evitar que el nervio óptico se dañe y se produzca una pérdida de visión irreversible como consecuencia del glaucoma.

Esperamos que esta información te haya resultado útil.

New call-to-action New call-to-action

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies