El sueño en el embarazo

  • 16 de Noviembre del 2015
  • 3 min de lectura

Es habitual que el sueño se vea afectado durante todo el embarazo y que te cueste dormir bien. Los motivos son diferentes en cada trimestre, pero siguiendo una serie de consejos es posible que descanses durante estos 9 meses.

¿Por qué el sueño se ve afectado?

Durante las primeras semanas es habitual encontrarse más cansada y somnolienta a causa del aumento de los niveles de progesterona. No obstante, a pesar de tener tantas ganas de dormir, es posible que te cueste conciliar el sueño a causa de los nervios e inquietud de estas primeras semanas. Habla con tu pareja y tu médico de todas tus preocupaciones e intenta ser positiva y pensar que todo va a ir bien.

Además, el tener que levantarse en medio de la noche para ir al baño puede perturbar tu sueño. No enciendas ninguna luz o da una muy pequeña para no desvelarte.

Durante el segundo trimestre el sueño suele ser más fácil ya que la ansiedad de las primeras semanas se ha pasado y la tripa aún no dificulta tu postura.

A partir del 6º mes cada vez te será más difícil encontrar una postura cómoda, tanto para ti como para el bebé que se queja si te colocas de una manera que no está a gusto. Por eso, es muy probable que a partir de este momento duermas mucho peor. Debes dormir tumbada sobre el lado izquierdo para evitar el síndrome de hipotensión supina, por el que la vena cava se ve aplastada por el peso del bebé y del útero, impidiendo el retorno de la sangre al corazón, lo que puede causar mareo, taquicardias, sudores, etc.

Al principio quizá te cueste asumir esta postura, te puedes ayudar de almohadas o un cojín para embarazadas para estar más cómoda.

Asimismo, muchas mujeres sufren en estas últimas semanas lo que se conoce como síndrome de piernas inquietas, calambres en las piernas mientras se está acostada. Si te despiertan estos hormigueos y no te dejan conciliar el sueño, date un masaje con la pierna estirada y tira de los dedos hacia arriba.

También es posible que tengas pesadillas y sueños recurrentes con el bebé y el parto. De nuevo, destierra estos miedos de tu mente y estate tranquila.

Otros consejos a seguir

  • Dormir bien es fundamental para ti y para el bebé. Debes descansar y dormir todo lo posible.
  • Sigue una rutina antes de irte a la cama que te ayude a conciliar el sueño: darte un baño, tomar un vaso de leche tibia, leer un rato…
  • Tu habitación debe ser para descansar. No enciendas la televisión ni te lleves el portátil.
  • Si te pones nerviosa, recurre a ejercicios de relajación y respiración.
  • Realizar ejercicio moderado todos los días, al menos 30 minutos, ayuda a dormir mejor.
  • Si no consigues dormir, no te quedes en la cama pensando y poniéndote más nerviosa. Levántate a beber agua, date un paseo por casa, siéntate a leer un rato en el salón hasta que te entre sueño…
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies