Llega la rinitis alérgica o fiebre del heno

  • 18 de Septiembre del 2020
  • 4 min de lectura

Con la llegada de la primavera, el verano o el otoño, dependiendo de la sustancia que cause la alergia, muchos niños experimentan diferentes síntomas, es lo que se conoce como rinitis alérgica o fiebre del heno. En este post te contamos cuáles son estos síntomas, qué puedes hacer y cuándo debes consultar con el pediatra.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué es?

Se trata de una patología caracterizada por una inflamación de la mucosa que recubre las paredes internas de la nariz.

Niña sonándose la nariz taponada por la rinitis estacional

¿Qué la causa?

La inflamación se produce por la reacción a sustancias externas, alérgenos, que llegan a la nariz a través de la respiración, generalmente polen y gramíneas. Dependiendo de la época del año, el polen es de un tipo o de otro:

  • En primavera el polen proviene principalmente de árboles como el roble, el olivo, el olmo, el abedul, el arce, el aliso y el enebro.
  • En verano de las gramíneas como el fleo, la bermuda, el pomar, la grama dulce y la hierba de Johnson, y de malezas como cardo ruso o el plátano inglés.
  • En otoño de la ambrosía.
Publicidad Banner producto Blenuten cuadrado Banner producto Blenuten horizontal

Síntomas de la fiebre del heno

Estos son los síntomas que tu hijo puede experimentar si tiene rinitis alérgica, aunque debes saber que no todo el mundo muestra todos los síntomas ni con la misma intensidad:

  • Picor en nariz, ojos, paladar y parte posterior de la garganta. Para calmar los molestos picores algunos niños pueden llegar a hacer movimientos repetitivos e involuntarios que a menudo se confunden con tics.
  • Congestión y goteo nasal de una sustancia acuosa y transparente.
  • Si se llegan a taponar los senos paranasales, las cavidades óseas de ojos, frente, y mejillas, la inflamación puede dar lugar a una sinusitis y a las cefaleas que esta suele originar.
  • Estornudos.
  • Síntomas propios de la conjuntivitis alérgica como son los ojos enrojecidos y el lagrimeo constante.
  • Tos durante la noche debido a que al estar el pequeño acostado, el moco cae hacia la garganta.
  • Nariz tapada incluso con la ausencia de mocos, lo que ocasiona ronquidos y dificultad para respirar.
  • En algunos casos puede darse un sangrado nasal sin causa aparente, especialmente por la noche.
  • Puede darse una pérdida de olfato.
  • Algunos niños alérgicos presentan ojeras.

¿Mi hijo es alérgico? ¿Qué puedo hacer?

A veces no es fácil diagnosticar una alergia porque cuando se manifiesta en forma de rinitis, sus síntomas suelen confundirse con los de resfriados o infecciones comunes, en los meses de invierno.

Si la rinitis se repite y se alarga en el tiempo y/o los síntomas afectan a la calidad de vida de tu pequeño, debes comentarlo con el pediatra para que valore la posibilidad de que se trate de que tras las continuas rinitis hay una alergia.

¿Se pueden tratar los síntomas de la rinitis alérgica?

Cuando ya se ha producido la inflamación de la mucosa de la nariz y la rinitis ha empezado a manifestarse, el tratamiento que indicarse es a base de antihistamínicos que ayuden a aliviar las molestias.

Niño sometiéndose a las pruebas de alergia

¿Se puede prevenir?

Una vez detectado el alérgeno que causa la alergia y la rinitis, puedes tomar las siguientes medidas para evitar nuevas reacciones:

  • Evita todo lo que puedas llevar a tu hijo a parques o zonas en las que se encuentren los árboles o plantas que dan lugar al polen que le da reacción. Actualmente el uso de mascarilla es obligatorio a partir de los 6 años, factor que beneficiará a tu hijo en los lugares en los que sea inevitable el contacto con los alérgenos.
  • Durante la época del año en la que se produzca el polen que afecta a tu hijo, evita tender la ropa en el exterior.
  • Sé estricta/o con la higiene y la limpieza en casa, especialmente al volver después de haber estado en la calle.
  • En los casos en los que el alergólogo pediátrico lo considere, se pueden aplicar las vacunas de la alergia.

 

Una vez la alergia esté diagnosticada y el alérgeno que la produce identificado, es mucho más fácil hacerle frente y evitar la rinitis estacional y los molestos síntomas que trae con ella.

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies