Ropa, tejidos y consejos para recibir a tu bebé en verano

  • 11 de Agosto del 2020
  • 6 min de lectura

El verano es una época preciosa para dar la bienvenida a tu bebé, pero con las altas temperaturas hay que tener ciertas precauciones y cuidados, así como escoger la ropa más adecuada y los mejores tejidos. A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber y tener para un recién nacido en verano.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué tipo de prendas debo comprar? 

Es probable que en tus clases de preparación al parto te hayan dado algunas indicaciones sobre qué tipo de ropa es la más recomendable para un recién nacido en verano, pero te las detallamos en esta lista para que te sea más fácil comprobar lo que necesitas: 

  • Bodies de manga corta para llevar durante el día, y de manga larga si por la noche baja la temperatura. Aunque se trata de una prenda interior, en verano puede ser más que suficiente en zonas muy calurosas. Para los primeros meses opta por los bodies estilo kimono que se abotonan, para ponerlos y quitarlos más cómodamente y sin tener que moverle demasiado. 
  • El pelele es la prenda de bebé y del verano por excelencia. Al ser de una sola pieza, son muy cómodas para poner y quitar. Puedes encontrar modelos para usarlos como pijama, más casuales para vestir y otros formales como son los de las primeras puestas. 
  • Los vestidos camiseros, las ranitas y los petos son las otras prendas más usadas en épocas de calor.  

Madre tumbada en la cama junto a su bebé con ropa de verano

Toda esta ropa tiene en común la comodidad para los pequeños y la facilidad para ponérsela y quitársela, que, si es importante para todos los bebés, todavía más para los recién nacidos que llegan al mundo en verano. En cuanto a la talla, no te preocupes porque le quede algo holgada, de hecho, es lo aconsejable, ya que si le queda demasiado ajustada podría tener problemas de transpiración.

Publicidad Blemil plus Optimum 3 Blemil plus Optimum 3

¿Cuáles son los mejores tejidos? 

Como comentábamos en el punto anterior, permitir que la piel transpire es fundamental para el bienestar del bebé. Esto puede conseguirse con prendas holgadas, pero también escogiendo los tejidos adecuados que van a entrar en contacto con su delicada piel. Estos son los mejores para la ropa de verano: 

  • Algodón. Es la fibra textil más respetuosa con la piel de los bebés porque es natural, hipoalergénica y transpirable. Antes de comprar alguna prenda de este tejido, comprueba siempre que es 100 % algodón y no está combinado con otros materiales sintéticos que no son transpirables. Si es posible, opta por algodón orgánico y tratado de manera natural, sin químicos, para minimizar todavía más posibles reacciones alérgicas. 
  • Lino. Se trata del tejido extraído a partir de la planta de lino. Es perfecto para el calor porque es ligero, transpirable y absorbe bien el calor y el sudor, evitando que se adhiera al cuerpo. Además, es muy resistente, aunque no es elástico y se arruga con facilidad. 
  • Combinación de algodón y lino. En el mercado existen prendas para bebés que mezclan algodón y lino en diferentes porcentajes, obteniendo una tela híbrida con algo más de cuerpo por el lino, más elasticidad por el algodón, y una gran transpiración por la combinación de ambas fibras.  

¿Y para arroparle?

En los primeros días de vida, los bebés todavía no son capaces de regular su temperatura, por eso debes estar atenta a si en algún momento, quizá ya por la tarde, al caer la noche o de madrugada, las temperaturas bajan demasiado y el bebé necesita que le tapes. 

Para la ropa de cama te recomendamos de nuevo optar por el algodón, y para arroparle, puedes usar gasas o muselinas de este mismo tejido. Las muselinas son cuadrados o rectángulos de diferentes medidas a los que puedes dar muchísimos usos. Las más grandes suelen utilizarse para arropar a los bebés en verano por ser muy vaporosas y ligeras, pero capaces de aportar al bebé el calor que necesita sin que sude. 

Estas gasas también son perfectas para llevar en el bolso del carro por si se levantara algo de aire o para ponérselo por encima si se queda dormido, ya que al dormir suele descender la temperatura corporal. 

Otras recomendaciones

Aquí tienes algunos consejos más ayudar a tu bebé a sobrellevar su primer verano: 

  • Gorrito en los primeros días.  En el hospital es recomendable que el bebé lleve un gorrito ligero para ayudarle a regular su temperatura, pero con el paso de los días ya no será necesario, de hecho, si estáis en una zona de mucho calor, es mejor que no lo lleve para que no sude demasiado y aparezca la sudamina, los granitos causados por el calor muy frecuentes en bebés. 
  • Olvídate de los zapatos. Tratándose de un recién nacido, los zapatos son totalmente innecesarios y nada cómodos. Los primeros días sí puedes ponerle unos peucos si te lo indica el pediatra, pero evita el calzado de materiales rígidos y no transpirables. 
  • Adapta tu cochecito. Siendo tan pequeño, el bebé va a pasar tiempo en el cochecito, por eso es importante cuidar también las zonas que van a estar en contacto con su piel. Los tejidos con los que suelen ser confeccionados los carritos de bebé son más bien sintéticos para garantizar su durabilidad, por eso puedes hacerte con fundas de algodón para cubrir el fondo del capazo. También puedes usar muselinas para la zona de la cabeza e ir cambiándolas para lavarlas con frecuencia. 
  • No cubras la capota. Una práctica muy común cuando los bebés se duermen es cubrir la capota con una tela o muselina para evitar que la luz les moleste y les despierte. Lo cierto es que esto no es nada recomendable, ya que podría elevar la temperatura en el interior del carro y ser perjudicial para el bebé. 

Mujer empujando un cochecito con un recién nacido tapado con una muselina en verano

  • Lo mejor es mantener el carro bien ventilado, llevando al bebé por la sombra cuando sea posible, buscando sitios frescos donde dejar al bebé si está dormido y/o usando una sombrilla específica para carritos. Algunos modelos de cochecitos tienen en las capotas zonas transpirables para conseguir una mayor ventilación en el interior. 
  • Adapta la sillita del coche. Igual que con el carrito, debes tener en cuenta que la silla del coche en la que viaja el bebé también entra en contacto con su piel, y dependiendo del trayecto, puede que durante bastante rato. Investiga de qué materiales están fabricadas las fundas originales que vienen con la silla, y, si no son de algodón, tienes en el mercado un montón de opciones de fundas para todos los modelos de silla confeccionadas en algodón que le permitirán una mejor transpiración. 

 

¡Ahora sí! Ya tienes todo lo que necesitas para recibir a tu bebé y disfrutar de un verano muy especial; tu primer verano como mamá. 

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies