Sangrado postparto o loquios: lo que debes saber

  • 5 min de lectura

El postparto es parte del proceso de ser madre. El cuerpo experimenta cambios para volver a la normalidad tras el periodo de embarazo y el parto. El sangrado postparto o loquios es parte de ello de manera completamente natural. Descansa y sigue las pautas recomendadas y consulta a tu ginecólogo ante cualquier síntoma anormal.

En este artículo te contamos qué son los loquios, qué cuidados debes seguir en esta etapa y a qué signos debes prestar atención.

Publicidad New call-to-action New call-to-action

Qué son los loquios y por qué se producen

Los loquios son sangrados vaginales que se producen en la etapa del puerperio o cuarentena postparto y que sirven para eliminar los restos del embarazo y el parto. Son parte del proceso fisiológico natural a través del cual el útero vuelve a su estado normal. Suelen durar entre tres y seis semanas y se dan independientemente del tipo de parto, vaginal o por cesárea.

postparto sangrado o loquios

La composición de los loquios varía a lo largo de la cuarentena, así como su color y su cantidad. En función de ello, hablamos de loquios rojos o rubra, loquios serosos y loquios blancos. Te lo explicamos.

  • Loquios rojos o rubra. Son los primeros loquios tras el parto, duran entre tres y cinco días y su color es rojo intenso por la presencia de sangre. También es normal expulsar coágulos, sobre todo si la nueva mamá pasa mucho tiempo acostada, formados por sangre, restos de placenta, lanugo y unto sebáceo, la sustancia de color blancuzco que cubre la piel de algunos bebés al dar a luz.
  • Loquios serosos. Se producen entre el quinto y el décimo día tras el parto, su color es pardo, marrón claro o rosado y son menos espesos que los loquios rojos.
  • Loquios blancos. Son loquios blanquecinos o amarillo claro y durán hasta la tercera o la sexta semana del puerperio hasta que cesan las secreciones.

El embarazo, el parto y el puerperio de cada mujer es único y no debes preocuparte si el sangrado dura algo más de lo que hemos indicado o, si tras tener secreciones más claras, se produce alguna con mayor cantidad de sangre. Estate atenta a que el sangrado no se incremente de manera repentina y continua o sea demasiado abundante y con mal olor. En ese caso, debes consultar con tu ginecólogo.

Cuidados que debes seguir durante la cuarentena

Tras el esfuerzo del parto, da prioridad al descanso y a la intimidad con tu bebé. Poco a poco, irás recuperando tus rutinas adaptadas a la nueva situación. Te indicamos las pautas a seguir en este periodo tan especial.

  • No realices esfuerzos ni practiques ningún deporte de impacto.
  • Aliméntate de forma sana y equilibrada. Consume frutas, verduras, legumbres y cereales, carnes magras y pescados, lácteos y huevos. Evita frituras, especias y alimentos procesados. No es el momento de pensar en regímenes para perder peso. Ayuda a tu organismo a recuperarse proporcionándole todos los nutrientes necesarios para ello.
  • Bebe abundantes líquidos en forma de agua, caldos y zumos. De esta forma evitarás el estreñimiento y las infecciones de vejiga.
  • Utiliza compresas postparto o compresas femeninas y evita el uso de tampones que podrían favorecer las infecciones.
  • Opta por la ducha en lugar del baño hasta que el sangrado desaparezca totalmente. Tras el parto, el cuello del útero aún continúa algo abierto y podría entrar líquido.
  • No mantengas relaciones coitales mientras haya expulsión de loquios.
Publicidad New call-to-action New call-to-action

En qué casos debes consultar al médico

El sangrado vaginal va disminuyendo a medida que pasan las semanas. En ocasiones, aumenta durante la segunda semana cuando se forma una costra sobre la zona donde la placenta se desprendió.

Tras un segundo o tercer embarazo o en caso de partos múltiples el útero queda más distendido, necesitando más tiempo para recuperarse y los loquios pueden durar algo más.

Por contra, la lactancia materna favorece la reducción del tiempo de sangrado. La succión del bebé bien agarrado al pecho provoca la segregación de la hormona oxitocina que estimula la contracción del útero y su vuelta a la normalidad.

Es importante que observes la evolución de los loquios: la cantidad, el color, el olor y la existencia y tamaño de los coágulos, si se producen. La secreción vaginal tiene un olor parecido al flujo menstrual. Un mal olor puede ser un indicativo de infección al igual que el dolor en la parte baja del abdomen o en la vagina.

Una pérdida excesiva de sangre también debe vigilarse ya que puede ser indicativo de una hemorragia puerperal. Los médicos la establecen en más de 500 ml. tras un parto vaginal o más de 1.000 ml. después de una cesárea.

Si a cualquiera de los indicios anteriores se unen otros como respiración rápida, aumento de la frecuencia cardíaca, mareo o náuseas, debes acudir al médico de inmediato.

Causas de la hemorragia puerperal

Las causas de la hemorragia postparto o puerperal son las siguientes:

  • Atonía uterina. Ocurre cuando el útero no se contrae. Es la causa más común y representa más del 82% de los casos.
  • Laceración. Se deben a heridas o desgarros en el útero, el cuello uterino o la vagina.
  • Placenta retenida. Sucede cuando la placenta se desprende parcialmente del revestimiento del útero y no es expulsada provocando que los vasos sanguíneos del útero continúen sangrando.
  • Placenta adherida. Se produce cuando la placenta crece con demasiada profundidad en la pared uterina.
  • Inversión uterina. Se produce una reversión, una vuelta al revés, de útero.

En los países desarrollados como España, los incidentes relacionados con la hemorragia postparto son prevenibles gracias a la atención sanitaria y a la comunicación y la coordinación de todo el equipo obstétrico.

Durante la etapa del puerperio sigue las pautas indicadas por los médicos y profesionales sanitarios sin inquietarte ni pensar en todo lo que puede suceder. Simplemente debes estar atenta a las características del sangrado para reconocer los signos que te hemos indicado y, en caso de darse alguno de ellos, mantén la calma y consulta con tu ginecólogo.

El embarazo, el parto y el puerperio son etapas de un hecho tan natural y maravilloso como es el de ser madre. Déjate atender y cuidar hasta recuperarte por completo.

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies