Todo sobre la fimosis

  • 1 de Febrero del 2020
  • 3 min de lectura

En todos los bebés, pero quizás de forma más frecuente en el caso de los varones, es importante revisar y llevar un control de la evolución de sus genitales para descartar posibles alteraciones que pueden causar problemas en etapas posteriores de la vida. Uno de los más comunes es la fimosis. A continuación, te contamos todo sobre ella, cómo evoluciona y cómo se trata. 

¿Qué es la fimosis?

Se trata de la incapacidad, parcial o total, de retraer el prepucio del pene, impidiendo que el glande quede al descubierto. 

El prepucio es la piel que recubre el extremo del pene y su función es mantener la humedad y la sensibilidad, y proteger el meato urinario y el glande de posibles infecciones de orina

Madre cambiando el pañal a su bebé

¿La tienen todos los niños? 

No la tienen todos los niños, pero sí la gran mayoría, de hecho, el 80 % de los recién nacidos nacen con fimosis, conocida como fimosis primaria o fisiológica, es totalmente normal y no produce molestias. 

¿Cómo evoluciona la fimosis?

Como decíamos, lo habitual es que al nacer el prepucio y el glande estén pegados debido a unas adherencias que se forman durante la gestación. En un principio la punta del pene no es visible, pero con el tiempo, estas adherencias se van disolviendo de manera espontánea. El 90 % de los casos suelen resolverse antes de los 3 años

Sin embargo, existen casos en los que se da fimosis secundaria, que aparece más tarde y se debe a una cicatrización de pequeños desgarros o lesiones provocadas por tirones al intentar retraer la piel de manera forzada e incorrecta y/o por una higiene de la zona insuficiente. 

Estos son los síntomas de la fimosis secundaria

  • Molestias al orinar. Si se acumula orina en el extremo del pene puede inflamarse y dificultar la salida de la orina, además de provocar dolor. 
  • Infecciones frecuentes. Al no poder retirar la piel del glande, es complicado realizar una buena higiene de la zona y las probabilidades de que haya infecciones de orina se multiplican. 
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias
  • Balanitis. Se trata de una infección debida a la acumulación de esmegma, una sustancia blanca y densa que segregan las glándulas peneanas. 
  • Parafimosis. Es una complicación de la fimosis que requiere resolverla lo antes posible. Se produce cuando el prepucio es demasiado estrecho y se ha retraído tanto que queda atrapado en el surco balanoprepucial, provocando una inflamación del glande. 

Niño orinando sentado en el váter

¿Se puede prevenir o tratar la fimosis?

La fimosis primaria, o fisiológica, la que tienen la mayoría de los bebés al nacer, no se puede prevenir, simplemente es recomendable llevar un control de su evolución para comprobar que se resuelve entre los 2 y los 3 años y mantener una adecuada higiene de la zona. El pediatra, si lo considera necesario, podría indicarte si tienes que retraer suavemente la piel del prepucio de tu pequeño en alguna ocasión hasta donde se pueda, pero si no te dice nada, es mejor que no intervengas y dejes que el prepucio y el glande se separen de manera natural. 

Si tu pequeño ya tiene más de 3 años y la fimosis no ha remitido, debes consultar con el pediatra para que valore cómo proceder. Llegados a este punto, existen varias opciones de tratamiento

  • Aplicación de una pomada de corticoides que resuelve hasta el 75 % de los casos. 
  • Cirugía en casos en los que no se haya resuelto con el tratamiento a base de corticoides y las infecciones e inflamaciones de la zona sean muy recurrentes. 

¿Sabías que la mayoría de los niños nace con fimosis? ¿Y que el 90 % de los casos se resuelve de manera espontánea? Estar bien informada/o siempre ayuda a vivir estos pequeños trastornos con naturalidad, y es lo que intentamos desde Club Familias. 

¿Te ha gustado este contenido?

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies