Vista cansada: todo lo que debes saber sobre este defecto visual

  • 20 de Septiembre del 2022
  • 5 min de lectura

La vista cansada es un problema muy habitual. Tanto que se calcula que en España lo sufren unos 17 millones de personas, lo que supone un tercio de la población.

Su alta prevalencia no es de extrañar, pues prácticamente nadie está exento de sufrir este defecto visual que en el ámbito médico se denomina presbicia. Y es que la vista cansada es una consecuencia de cumplir años.

No hay mucho que podamos hacer para garantizar que no tendremos que lidiar con este problema, pero afortunadamente cada vez hay más opciones para mejorar sus molestos síntomas

Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Qué es la vista cansada?

La vista cansada es la forma en que nos referimos a la presbicia, un defecto refractivo que sucede por la pérdida de elasticidad del cristalino.

El cristalino es la lente natural del ojo. Su principal función es enfocar de forma correcta los objetos situados a diferentes distancias a través de un proceso denominado de acomodación. Para ello, el cristalino es capaz de modificar su espesor y curvatura y lograr un enfoque óptimo de las imágenes. 

Con el paso de los años, el cristalino envejece y se vuelve más rígido y opaco, perdiendo la elasticidad y la capacidad de acomodación. 

Además, también se produce una atrofia del músculo ciliar, un músculo intraocular encargado de cambiar la forma del cristalino. Cuando este músculo se contrae, el cristalino aumenta su curvatura y, por tanto, su potencia dióptrica para poder enfocar mejor los objetos cercanos. Al ir endureciéndose con la edad, el cristalino responde peor a las acciones de contracción y relajación del músculo ciliar y disminuye su capacidad de enfoque.

Es un proceso fisiológico totalmente natural que afecta a más del 90% de los mayores de 45 años y que no se debe, como popularmente se dice, a usar demasiado la vista sino al deterioro del sistema de enfoque debido al paso del tiempo.

Síntomas de vista cansada

Los síntomas más comunes de la vista cansada o presbicia no corregida son los siguientes:

  • Dificultad para leer de cerca que mejora al alejar el papel o el dispositivo del rostro.
  • Dificultad para enfocar objetos situados a menos de un metro de distancia.
  • Disminución de la rapidez en cambiar el enfoque de cerca a lejos y viceversa.
  • Fatiga visual. Parece que el texto baile o esté borroso.
  • Ojo rojo y sequedad, sensación de arenilla, escozor y lagrimeo.
  • Cefalea debida al esfuerzo por centrar la vista y ver con nitidez. 
  • Suele ocurrir que, al acabar el día, se intensifican los síntomas de fatiga visual y dolor de cabeza debido al esfuerzo de enfoque visual mantenido.

vista cansada

¿Cómo evoluciona la presbicia?¿puede mejorar?

La presbicia suele aparecer entre los 38 y los 45 años y nadie está exento de desarrollarla. 

Su aparición más temprana o tardía en este rango depende de diversos factores:

  • La genética de cada uno
  • La cantidad de horas diarias que se pasan leyendo o delante de una pantalla. Cuantas más horas, antes se desarrolla.
  • Padecer otras patologías oculares. Las personas con miopía previa suelen desarrollar la presbicia más tarde que las personas hipermétropes o aquellas que nunca han precisado gafas.

La evolución de la vista cansada varía desde su aparición hasta los 60/62 años, edad en la que deja de progresar y se estabiliza. 

En ocasiones, algunas personas notan mejoría e incluso dejan de necesitar las gafas para leer, coser o realizar actividades que requieran el uso de la visión cercana. Este fenómeno se denomina segunda visión y es un primer síntoma del desarrollo de cataratas.

New call-to-action New call-to-action

¿Cómo se trata la presbicia o vista cansada?

Lo primero que hemos de hacer si notamos algún síntoma de dificultad visual es acudir al oftalmólogo. Si abordamos el problema de la vista cansada a poco de aparecer, evitaremos las cefaleas y la fatiga visual consecuencia de tener que forzar la vista.

El oftalmólogo nos indicará los diversos tratamientos y las medidas a tomar para mejorar la sintomatología de la vista cansada.

Corrección óptica

En función de si se usan o no gafas para corregir otros defectos visuales, deberemos utilizar alguna de estas opciones:

  • Monofocales. Sirven exclusivamente para enfocar de cerca. Su uso es para leer, coser, maquillarse, uso del ordenador, realización de manualidades u otras actividades profesionales o de ocio que requieran una buena visión cercana.
  • Ocupacionales: Sirven para ver bien de cerca y a media distancia. Suelen emplearse para el uso del ordenador.
  • Bifocales. En este tipo de gafas se distingue claramente una zona, situada en la parte inferior del cristal, que se usa para enfocar de cerca. En este tipo de gafas la transición de cerca a lejos y viceversa es bastante abrupta.
  • Progresivas. Como indica su nombre, en estas gafas la graduación varía de forma más gradual, desde la zona superior (visión lejana) pasando por la zona intermedia (visión de media distancia) hasta llegar a la zona inferior (visión cercana).
  • Lentes de contacto adaptadas a cada paciente. También las hay progresivas.

Corrección quirúrgica

Existen diferentes técnicas y tipos de intervención. El oftalmólogo aconsejará la más adecuada en cada caso.

  • Cirugía láser. La técnica es similar a la utilizada para corregir la miopía y la hipermetropía. Puede operarse un solo ojo (láser unilateral) o ambos ojos (láser bilateral). En el primer caso, el paciente utiliza el ojo operado para ver bien de cerca, el ojo no operado para la visión lejana y ambos ojos para la visión intermedia.
  • Implante de lentes intraoculares. Consiste en extraer el cristalino e implantar en su lugar una lente graduada, según convenga. Esta cirugía evita el desarrollo de cataratas.
  • Implante corneal. Con esta técnica se implanta una lente en el espesor de la córnea de un solo ojo que incide en la curvatura y permite ver de cerca. Es un procedimiento reversible que no posee poder óptico para modificar las dioptrías.

En definitiva, si empezamos a notar la vista cansada, lo mejor será acudir a nuestro oftalmólogo para que nos evalúe y que, en el caso de que corrobore que sufrimos presbicia, nos pueda informar sobre el tratamiento más adecuado para nuestro caso.

New call-to-action New call-to-action

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies