Dolor de piernas y brazos, sus posibles causas y síntomas asociados

  • 17 de Diciembre del 2021
  • 4 min de lectura

El dolor de piernas y brazos es una dolencia muy común. En general se debe a la acumulación de cansancio o sobrecargas musculares, por lo que no revierte mucha importancia.

En ese caso el reposo, la mejora de nuestra condición física, una alimentación saludable y no exigirnos esfuerzos físicos excesivos puede ayudarnos a solucionar el problema y evitar que nos vuelva a ocurrir.

Sin embargo, el dolor en las extremidades también puede estar causado por patologías muy diversas que sí requieren toda nuestra atención, no solo para solucionar el dolor de brazos y piernas, sino también para evitar otras complicaciones.

Dolor de piernas y brazos, ¿cuándo acudir al médico?

Como hemos mencionado antes, el dolor de piernas y brazos es una de las sintomatologías más corrientes y puede presentarse a cualquier edad. De hecho, es una de las consecuencias del proceso de crecimiento en niños y adolescentes, sobre todo cuando pegan un “estirón”.

Entre la población adulta los motivos de este trastorno pueden tener orígenes muy diversos y, normalmente, no se deben a problemas importantes de salud como síntoma asociado a una patología. Una de las causas más generalizadas es la acumulación de cansancio al final de la jornada o una sobrecarga muscular por realizar un esfuerzo demasiado intenso.

Si el dolor de piernas y brazos es continuo y se manifiesta durante un largo plazo de tiempo, es decir, uno o más meses, es recomendable consultar con el médico de cabecera para que nos derive al especialista más adecuado que nos trate la causa primaria que motiva estas molestias.

Igualmente, si estas molestias se cronifican o son muy recurrentes en el caso de niños y adolescentes, es aconsejable acudir al pediatra o médico de familia.

New call-to-action New call-to-action

Posibles causas que pueden lugar a dolor de piernas y brazos

En este apartado vamos a detallar dolencias varias que podemos padecer y uno de cuyos síntomas más habituales es el dolor de piernas y brazos. 

Gripe y resfriados

En muchas ocasiones, el dolor de piernas y brazos es el primer indicio que anuncia una gripe o catarro. 

Es un dolor agudo causado por la reacción de nuestro sistema inmunológico para defenderse del virus que causa la infección y forma parte de la típica sintomatología de estas enfermedades junto a la fiebre y el malestar general.

El dolor de piernas y brazos, junto al resto de síntomas, desaparecen cuando nos recuperamos.

Mala circulación de la sangre

El dolor de piernas y brazos puede deberse a una mala circulación sanguínea. De hecho, esta es una afección frecuente en las personas mayores y afecta sobre todo a las extremidades inferiores. 

En consecuencia, es importante determinar el origen de los dolores y poder tratarlos, en lo posible, para paliar el malestar y la pérdida de movilidad que se deriva.

Cuando el dolor de piernas en una persona mayor se acompaña de otros síntomas como un cansancio mantenido ya desde el principio de la jornada, manos y pies fríos, mareos, entumecimiento de piernas y brazos y debilidad, es importante consultar al médico para que evalúe un posible problema cardíaco.

Dolor articular irradiado

El dolor articular es una causa frecuente de dolor en piernas y brazos. A partir de los cincuenta años y conforme vamos envejeciendo aparecen alteraciones articulares. En los ancianos, los cambios musculoesqueléticos se acentúan y con ellos el dolor articular y la consiguiente limitación del movimiento.

Las señales que indican inflamación articular son: 

  • Aumento de la temperatura en la zona de la articulación
  • Enrojecimiento
  • Sensibilidad
  • Dolor

El dolor articular no afecta solo al área de la misma, sino que irradia a toda la extremidad afectada. La persona afectada siente pesadez, cansancio y quemazón en los músculos. 

En ocasiones, la fuente primaria que causa el dolor es extraarticular, por ejemplo una estructura ósea. También hay enfermedades crónicas, como la artrosis o la artritis reumatoide, que causan un dolor poliarticular, es decir, se generaliza el dolor articular al verse afectadas cuatro o más articulaciones.

Una vez más, es aconsejable consultar al médico para que determine qué enfermedad está causando el dolor.

New call-to-action New call-to-action

Fibromialgia

El síntoma más característico de la fibromialgia es el dolor. No en vano, el nombre de esta enfermedad significa dolor del tejido muscular. Los pacientes suelen describirlo como un dolor generalizado que afecta a las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos.

La fibromialgia se distingue por una sintomatología muy variada que engloba:

  • Dolor y rigidez matutina.
  • Variabilidad de los síntomas según la actividad, el clima, los cambios hormonales, el nivel de ansiedad y la calidad del descanso.
  • Espasmos musculares.
  • Hormigueos y sensación de hinchazón en pies y manos.
  • Dolor de piernas y brazos continuado y prolongado en el tiempo.
  • Cansancio y fatiga física y mental. En ocasiones, las personas aquejadas describen la falta de energía como “si tuvieran las piernas y los brazos metidos en bloques de cemento”.
  • Cefaleas e incapacidad de concentración.
  • Áreas especialmente dolorosas como las articulaciones del codo, de las rodillas o de la cadera.

Aunque el dolor de piernas y brazos es una dolencia común que habitualmente se debe al sobreesfuerzo y la acumulación de cansancio, debemos prestar atención a otros posibles síntomas.

Si este dolor en las extremidades se prolonga en el tiempo y/o aparece asociado a otros síntomas será importante consultar con nuestro médico.

Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies