¿Sufres de candidiasis crónica?

  • 14 de Abril del 2021
  • 4 min de lectura

Todas las mujeres experimentan algún episodio de candidiasis a lo largo de su vida, pero cuando empiezan a ser frecuentes y a darse en poco tiempo, es posible que se trate de candidiasis crónica o recurrente. Si quieres saber por qué se da y cómo tratarla sigue leyendo porque te lo contamos todo.

Mujer con las manos en la zona vaginal por molestias de candidiasis crónica

¿Por qué tengo candidiasis crónica?

La candidiasis, o vulvovaginitis por hongo Candida spp., es la entrada del patógeno en la microbiota que provoca síntomas muy molestos. Cuando esta infección se da 4 veces o más en un año, recibe el nombre médico de candidiasis vulvovaginal recidivante

Esta infección por repetición se produce porque el hongo continúa en la vagina, no llega a desaparecer del todo con el tratamiento, y al haber debilitado el sistema inmunológico, prolifera de nuevo una y otra vez con más facilidad.

Las reinfecciones, cuando pasa bastante tiempo entre una y otra, se pueden dar, entre otros motivos, por una contaminación proveniente del ano o por transmisión sexual, pero cuando los episodios de candidiasis son tan cercanos en el tiempo puede deberse a un fallo en la defensa vaginal o a una invasión de microorganismos más resistentes.

Durante el embarazo existen más probabilidades de padecer candidiasis crónica debido a los cambios hormonales, por eso, al menor síntoma debes hablar con tu ginecólog@ para comenzar con el tratamiento.

También tienen más riesgo de sufrirla las mujeres con diabetes, especialmente si no la tienen bien controlada, mujeres en la pubertad o la menopausia, debido a las alteraciones en los niveles de estrógenos, y mujeres inmunodeprimidas.

Publicidad Banner producto DONNAplus cuadrado Banner producto DONNAplus horizontal

Síntomas de la candidiasis recurrente

Los síntomas de la candidiasis crónica son los mismos en cada episodio, pero se suma la frustración y desesperación por el malestar que generan al repetirse tanto en el tiempo.

Los síntomas más comunes son:

  • Picor y ardor vaginal y vulvar, especialmente al orinar.
  • Irritación y enrojecimiento en la zona.
  • Dolor y molestias al mantener relaciones sexuales con penetración.
  • Aumento de la cantidad de flujo vaginal y cambios en su aspecto, tornándose más denso y blanquecino.
  • En algunos casos, sarpullido vaginal.

Cómo vencer a la candidiasis crónica

Para comenzar con el tratamiento, lo primero es confirmar el diagnóstico a través de un cultivo. Con la confirmación de la infección por hongo Candida, el tratamiento inicial es el mismo que el de los episodios aislados, a base de antifúngicos orales y/o tópicos, es decir, comprimidos y óvulos vaginales para tomar y/o cremas para aplicar en la vagina y la vulva.       

En este tipo de tratamientos es importante seguir con rigurosidad las indicaciones del ginecólogo para evitar una recolonización del hongo.

Antes de aplicar los tratamientos tópicos es necesario limpiar la zona con agua y jabón neutro, secar de manera concienzuda y aplicar la crema las veces indicadas por el especialista durante el tiempo recomendado.

Una vez finalizado el tratamiento inicial para calmar los síntomas, es posible que el médico considere un tratamiento de mantenimiento para conseguir acabar de manera definitiva con el hongo. Este tratamiento puede durar entre 6 y 12 meses.

Mujer en una consulta médica con una doctora

¿Se puede prevenir?

La prevención de la candidiasis crónica se limita a una serie de pautas y hábitos sencillos, pero incorporarlos a la rutina ayuda mucho a mantener este hongo a raya y disminuir la frecuencia de las infecciones.

Estas pautas están dirigidas sobre todo a mantener y/o reequilibrar la microbiota vaginal:

  • Uso de probióticos, organismos vivos como el lactobacillus, que puede ayudar a recobrar el equilibrio microbiano y controlar el crecimiento de bacterias.
  • Reducir la ingesta de hidratos de carbono, ya que los alimentos altamente calóricos favorecen el crecimiento de la cándida en el tracto urinario e intestinal.
  • El exceso y la falta de higiene puede ser igualmente perjudicial para el equilibrio de la flora vaginal.
  • Para la higiene íntima se recomiendan productos específicos formulados para la zona vaginal que respeten su pH natural sin alterarlo.
  • Utilizar ropa interior de algodón.
  • Intentar mantener la zona vaginal lo más seca posible, especialmente en verano.
  • Evitar la ropa ajustada.

La candidiasis crónica o recurrente, pese a no ser grave, puede afectar mucho a la calidad de vida, pues la mujer que lo padece experimenta las molestias durante mucho tiempo sin encontrar una solución definitiva, sintiendo frustración y desánimo. Esperamos que nuestro post y las recomendaciones te ayuden a entender mejor este tipo de infección y cómo prevenirla.

Entra en nuestra Guía del embarazo y descubre más consejos y recomendaciones para cuidarte en esta etapa.

Publicidad Banner gamma DONNAplus Maternidad cuadrado Banner gamma DONNAplus Maternidad horizontal

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies