Seguimiento durante el embarazo. ¿Es necesario controlar el embarazo?

  • 1 de Diciembre del 2021
  • 6 min de lectura

El seguimiento durante el embarazo, es sumamente necesario, no solo para conocer el bienestar fetal, sino también el bienestar materno, ya que las mujeres embarazadas atraviesan muchos cambios físicos, emocionales y también cambios químicos, derivados de los cambios hormonales que por naturaleza suceden en el cuerpo para llevar a cabo el embarazo, además de preparar el cuerpo materno para una futura lactancia y recuperación postparto

Entendemos como embarazo al tiempo comprendido entre la fecundación y el parto. Este suele tener una duración aproximada de unas cuarenta semanas, pudiendo o bien acortarse o alargarse en algunos casos. Durante este tiempo es realmente necesario realizar ciertas pruebas y llevar a cabo controles frecuentes que vigilen y garanticen la salud integral tanto de la madre como la del futuro bebé.

El embarazo se divide en trimestres y dependiendo de en cuál trimestre nos encontremos, es necesario realizar algunas pruebas médicas u otras, en vista de que algunos exámenes sólo son efectivos en determinadas semanas. Por ejemplo una ecografía realizada en el primer trimestre, se encargará de visualizar la ubicación del embarazo, si está o no bien implantado, así como la completa formación física fetal y descarte de patologías como el Síndrome de Down, sin embargo esta ecografía, pierde valor cercano al parto, momentos en los cuales se valoran otros factores como por ejemplo el crecimiento fetal, aumento de peso, o también valoración del corazón fetal. Lo mismo ocurre por ejemplo con otras pruebas como por ejemplo amniocentesis, test de glucosa, etc.

La importancia sobre los controles de gestación reside en que, por medio de diversas analíticas, biopsias, ecografías y valoración de evolución, los embarazos pueden ser monitorizados y así, se podrán detectar o descartar a tiempo posibles inconvenientes para la madre o para el futuro bebé. Por lo tanto, los controles obstétricos persiguen conocer en todo momento el desarrollo fetal y proteger la vida, no sólo de éste y sino también de la madre.
 

New call-to-action New call-to-action

¿Qué podemos esperar en cada consulta?

Como ya ha sido mencionado el embarazo se divide por trimestres, en cada uno de ellos existe una valoración ya bien sea “habitual” y otras no tan habituales. Hablaremos de las pruebas, análisis y recomendaciones más relevantes en cada visita, tomando como referencia los controles prenatales que se realizan en la asistencia pública. Más adelante hablaremos de las diferencias entre la atención prenatal el sector público y el privado. Debemos de saber que es recomendable, valorar el estado general de la madre en cada visita, tomando en cuenta su peso y tensión arterial.

Primera visita: Se realiza principalmente para confirmar un posible embarazo, ya bien tras un test o ausencia de menstruación. Generalmente, se realiza una ecografía transvaginal, para comprobar la ubicación del embarazo. Así mismo se calcula la fecha probable de parto según el último día de menstruación. Tras confirmar el mismo y con el deseo de continuar la gestación, el médico tratante, recomendará el inicio de la toma de ácido fólico (en el caso de no haberlo iniciado previo a la fecundación), así como también dependiendo de cada dieta y paciente, la toma de vitaminas, hierro o yodo. Durante esta visita, se evalúan todos los hábitos de la madre (alimentación, ejercicios, rutina diaria, etc.); Se indican exámenes de laboratorio para el conocimiento del grupo sanguíneo, descarte de anemia, valorar estado nutricional, así como también descarte de enfermedades infecto contagiosas y además valorar el estado inmunológico materno, con el fino de valorar necesidad de colocar alguna vacuna faltante en la misma o evitar exposiciones durante el embarazo a determinados agentes, como por ejemplo es el caso del toxoplasma, en caso de no haberlo padecido, se suele recomendar evitar ingesta de carnes o pescados crudos, así como también, lácteos no pasteurizados. 

Durante el primer trimestre, la ecografía realizada, será por vía transvaginal, y como se ha comentado anteriormente valora la ubicación del embarazo en el cuerpo de la madre, confirma el número de embriones y presencia de latido cardíaco fetal, estima la edad gestacional, despista malformaciones, valora la posición de la placenta, estado del útero, etc.

seguimiento embarazo consulta

Segunda visita: Conforma parte del seguimiento, en ella se realiza lectura de resultados de los estudios solicitados con anterioridad; se indica examen de curva de glucosa. En caso de ser necesario, el médico debe dar a conocer en que se basa la amniocentesis y sugerir la realización de ésta. Así mismo, en esta consulta, ya teniendo una previa, podemos valorar el crecimiento y aumento de peso en el feto.

Durante el segundo trimestre, se realiza una ecografía, esta vez pudiendo ser o bien por vía vaginal o abdominal, dependiendo del caso. En la misma se medirán fémur, cráneo y húmero que permitirán valorar crecimiento fetal. Durante este período, si el futuro bebé nos lo permite, ¡podremos conocer su sexo! Así mismo, se valora la formación de otros órganos, importantes para su futura supervivencia fuera del vientre materno. Se comprueba la formación física para el despistaje de posibles malformaciones, se revisan placenta, cordón umbilical y se mide la cantidad de líquido amniótico.

Tercera visita: Se continua valorando el crecimiento del futuro bebé así como el estado materno. Se revisa la posición fetal, el líquido amniótico, la altura uterina, así como la viabilidad de un posible parto vaginal o necesidad de realizar cesárea. En determinadas pacientes se puede repetir el test de la glucosa, en este trimestre necesitando una prueba algo más larga que la anterior.

Durante el tercer trimestre la ecografía es meramente abdominal, valora el crecimiento fetal, posición del mismo y estructuras de corazón principalmente. En algunos casos se recomienda la realización de ecografías 4D para valorar la integridad facial o en extremidades por ejemplo.

Adicionalmente a todo lo anterior los médicos tratantes y matronas cumplen con la función de brindar cierta educación maternal, que permitan una mejor adaptación no sólo al bebé en su vida extrauterina, sino a los padres con esta nueva etapa y además de hacerlos partícipes durante el parto o cesárea.

New call-to-action New call-to-action

¿Es mejor acudir a un centro privado o un centro público?

Realmente a día de hoy, en España, la sanidad pública y privada están dotadas de no sólo buena tecnología sino también de muy buenos profesionales sanitarios, por lo que no hay diferencias objetivas y significativas que nos hagan recomendar una opción u otra. La decisión de acudir a un centro u otro, debe ser consensuada en familia y tomada a nivel personal, ya bien por facilidades, comodidades, etc. 

A nivel público, el seguimiento durante el embarazo, si no existe ningún riesgo, se realiza según lo recomendado en diversas asociaciones mundiales, en cada trimestre. Sin embargo, en algunos casos, en consultas privadas, este seguimiento es mensual, incluso en embarazos sin ningún riesgo, lo cual hace sentir a algunas mujeres más acompañadas durante este proceso. 

New call-to-action New call-to-action

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies