Picor en el clítoris: posibles causas del prurito vulvar

  • 3 de Enero del 2022
  • 5 min de lectura

El picor en el clítoris es un problema frecuente. Por la zona en la que se produce, muchas mujeres tienden a pensar que se debe a una higiene insuficiente o dan por sentado que debe tratarse de una infección por hongos. 

Para remediarlo, toman sus propias medidas, intensificando los lavados, aplicando cremas o adquiriendo directamente algún tratamiento para hongos. 

Sin embargo, el prurito vulvar y el picor en el clítoris pueden ser producidos por múltiples causas y tomar medidas por nuestra cuenta puede empeorar la situación.

El clítoris y el prurito

El clítoris es un órgano eréctil de entre 2 y 3 centímetros de longitud, pero solo está a la vista una cuarta parte de su dimensión total. 

En realidad, si se tiene en cuenta el cuerpo cavernoso su tamaño puede alcanzar los 7-10 cm. 

Este órgano forma parte de la vulva y su único cometido es proporcionar placer. Solo en la punta del clítoris hay más de 8000 terminaciones nerviosas para ello. 

El picor en el clítoris, que incita a rascarse para poder aliviar la sensación de picazón, se denomina prurito. 

Este puede ser agudo y breve o puede aparecer de forma recurrente y persistir durante mucho tiempo, en cuyo caso se denomina prurito crónico.

La zona en la que se encuentra el clítoris es un área del cuerpo en la que se genera humedad y calor, además de estar sometida a cierto grado de fricción.

Estas y otras condiciones propias de la zona genital facilitan que aparezca el picor y que empeoren las posibles lesiones cutáneas derivadas del rascado.

No obstante, las causas del picor en el clítoris pueden ser muchas y diversas. 

Puesto que se trata de un síntoma, no de una enfermedad, será necesario consultar a un especialista que pueda determinar el origen concreto del problema y así poder solucionarlo.

Únete al Club familias Únete al Club familias

Posibles causas del picor en el clítoris

Por lo general, el picor de clítoris se clasifica como agudo, si aparece de forma repentina; o crónico, cuando se prolonga en el tiempo y/o se presenta de forma progresiva.

Es decir, que en este último caso puede aparecer un ligero picor que se va intensificando con el paso del tiempo.

Cuando empieza a picar el clítoris de forma súbita o aguda, con frecuencia el origen del problema son las infecciones o las dermatitis por contacto.

picor en el clítoris posibles causas

Las dermatitis por contacto pueden tener un carácter irritativo, en cuyo caso pueden estar ocasionadas, por ejemplo, por la sudoración, la limpieza excesiva o el rasurado.

También pueden tener un origen alérgico, debido a reacciones de hipersensibilidad a productos, tejidos o medicamentos, entre otros. 

No obstante, algunos químicos pueden actuar lo mismo como agentes irritantes que como alérgenos. Es algo que puede ocurrir, por ejemplo, con detergentes, cremas, productos de higiene perfumados, etc.

En el caso del picor súbito que aparece como consecuencia de una infección también existen diversos agentes causantes. 

Así, este incómodo síntoma puede aparecer en infecciones ocasionadas por bacterias, hongos, parásitos o virus

Algunos de los patógenos que pueden estar tras el picor de clítoris son bastante conocidos, como la candidiasis, el herpes simple, la bacteria Staphylococcus aureus o las ladillas, entre muchos otros.

Otros problemas que pueden ocasionar picor en el clítoris

La variedad de posibles causas del picor de clítoris no se limita a lo mencionado hasta ahora. 

Existen otras muchas condiciones o patologías que pueden dar lugar a este síntoma. Entre ellos se incluyen el liquen escleroso y el liquen simple crónico.

Liquen escleroso:

Esta patología crónica puede ocasionar una lesión inflamatoria en la piel de la zona perineal y vulvar, lo que incluye al clítoris.

El síntoma más característico del liquen escleroso es el picor constante, aunque tiende a presentarse de forma intermitente, con periodos de remisión y reactivación. 

Por lo general se da tras la menopausia, pero también puede producirse a otras edades, incluso durante la infancia. 

La causa del liquen escleroso es desconocida, pero se sospecha que se trata de una patología relacionada con algún proceso autoinmune

Liquen simple crónico:

El síntoma más frecuente del liquen simple crónico es un picor intenso que hace que sea inevitable no rascarse.

La sensación de picor y el rascado constante hace que las lesiones estén cada vez más sobreelevadas y sean más evidentes.

Es decir, que como consecuencia de esta patología se produce un engrosamiento de la piel derivado del rascado recurrente.

En este caso se trata de un problema que puede estar relacionado con la piel atópica, la psoriasis o factores ambientales, entre otros.

Como puedes ver, existen múltiples causas posibles tras el picor en el clítoris, que además pueden ser de naturaleza muy variada.

Por ello, si se experimenta este molesto síntoma lo mejor será acudir al médico para que pueda realizar un diagnóstico adecuado e indicarnos las medidas a poner en práctica para acabar con el prurito.

Te recomendamos que no tomes medidas por tu cuenta, ya que lo que puede parecer una posible solución, en realidad puede empeorar el problema.

Un ejemplo claro lo encontramos en la dermatitis irritativa. Podemos pensar que el picor se debe a una mala higiene o una limpieza insuficiente y para remediarlo nos realizamos lavados más frecuentes e intensificamos el uso de productos de higiene íntima. 

Sin embargo, al desconocer la causa del prurito, con estas medidas estaríamos alimentando la dermatitis que nos está provocando el picor en el clítoris.

Por tanto, consultar con un especialista no solo será fundamental para dar con la raíz del problema y poder solucionarlo, sino también para evitar el agravamiento de la situación.

Banner producto DONNAplus cuadrado Banner producto DONNAplus horizontal

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies