Cómo llevar mejor los sofocos de la menopausia

  • 7 de Agosto del 2020
  • 3 min de lectura

Si estás en la menopausia y los sofocos te traen de cabeza, especialmente en verano, sigue leyendo porque te contamos el origen de este síntoma y te damos algunos consejos para sobrellevarlos de la mejor manera. 

Hablemos de menopausia

La menopausia significa el fin de la edad reproductiva de la mujer y suele darse entre los 45 y los 55 años. Es el momento en el que las menstruaciones cesan debido a la falta de actividad de los folículos de los ovarios, lo que desencadena un descenso de estrógenos y progesterona. Este cambio hormonal es el que provoca el conjunto de síntomas que comúnmente se asocia a la menopausia.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Muchas mujeres viven este momento como un declive, pero debe tomarse simplemente como un cambio de etapa vital y tener presente que la mayoría de estos síntomas que alteran su vida en un principio, pueden ser tratados y/o minimizados.

Mujer con un sofoco por la menopausia

Llegan los temidos sofocos

Es una de las molestias más conocidas de la menopausia. Los sofocos aparecen un poco antes de que la regla desaparezca por completo y de media suelen durar entre 2 y 4 años. 

Se trata de una sensación repentina de calor y un aumento del flujo sanguíneo en ciertas zonas que llegan a enrojecerse, normalmente cara, cuello y pecho. Una vez alcanzado el punto álgido, este calor se va diseminando por el resto del cuerpo. Los sofocos generan bastante ansiedad y pueden venir acompañados de palpitaciones y sudoración. Algunas mujeres tienen sensación de frío cuando el sofoco pasa debido al exceso de sudoración y el cambio de la temperatura corporal. 

La frecuencia de los sofocos varía en cada mujer; algunas los sufren de vez en cuando, mientras que otras pueden notarlos hasta varias veces en una hora. En cuanto a la duración, también depende de cada mujer, pero suelen durar unos 4 o 5 minutos aproximadamente.

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Cómo combatirlos

Para tratar los sofocos causados por la llegada de la menopausia y otros de sus síntomas, puedes optar por el tratamiento que mejor se adapte a ti: 

  • Tratamiento hormonal. Si el médico lo cree oportuno, puede recetar hormonas que aporten ese estrógeno que el organismo ya no fabrica de manera natural. Con esta terapia se puede acabar con los sofocos y con otros síntomas de la menopausia. 
  • Terapia a base de extractos vegetales. La cimífuga racemosa puede ayudarte con la relajación. Y si por la noche también acechan los sofocos, la melatonina puede ser la respuesta para conseguir un mayor descanso. El GABA, un neurotransmisor inhibidor del sistema nervioso central, complementará tu tratamiento reduciendo el estrés y la ansiedad. 

Aquí tienes algunos consejos que te también te ayudarán a sobrellevar los sofocos:

  • Dieta adecuada y vida activa. Llevar una buena alimentación en la menopausia y hacer algo de ejercicio es la mejor manera de contrarrestar muchos de los síntomas de esta etapa. Además, ayudan a mantenerse en un peso saludable, y aunque esto no elimina del todo los sofocos, favorece la secreción de estrona, una hormona que ayuda a minimizarlos. 
  • Evita ciertos alimentos y bebidas. La comida muy picante, la cafeína o el alcohol pueden ser detonantes y provocar más sofocos. 
  • Adiós al tabaco. Si eres fumadora, quizá ha llegado el momento de despedirte de este mal hábito; no sólo por el riesgo que implica para tu salud en general, sino porque puede hacer que tengas más sofocos. 
  • Atención a la cantidad de ropa. Si sabes que en cualquier momento puede llegar uno de los molestos sofocos, debes tenerlo en cuenta a la hora de vestirte. En verano lleva prendas ligeras, de colores claros y de tejidos transpirables. En invierno, vístete por capas para poder quitarte prendas en el momento en el que empieces a notar calor. 
  • Refréscate. Cuando sientas que empieza un nuevo sofoco, si puedes, coge una toalla humedecida con agua fría y póntela en el cuello. 

Mujer abanicándose por un sofoco

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias, o para obtener más información, haz click en Personalizar la configuración.
Acepta las cookies