Piernas cansadas: tratamiento, factores a evitar y hábitos a adquirir

  • 5 de Abril del 2022
  • 6 min de lectura

Muchas personas sufren de piernas cansadas, un problema que suele tener su origen en las alteraciones de la circulación sanguínea

Piernas cansadas, tratamiento y prevención son los tres elementos clave a los que prestar atención tanto para mejorar el problema como para evitar que aparezca o empeore. 

De todo ello hablamos a continuación, para ayudarte a comprender mejor este problema y sus posibles soluciones.

Características y causas de las piernas cansadas

Las piernas cansadas constituyen un problema que se caracteriza por la sensación de pesadez y hormigueo en las piernas, que puede aparecer acompañado de hinchazón y dolor.

Se trata de una afección que sufren millones de personas y que, como decíamos, suele estar causada por problemas de circulación.

Entre las diferentes alteraciones de la circulación sanguínea que pueden dar lugar a la aparición de piernas cansadas destaca la insuficiencia venosa

Esta insuficiencia se produce cuando el retorno venoso se ve alterado. Es decir, cuando la sangre que circula por las venas, en dirección al corazón para volver a oxigenarse, no asciende de forma correcta.

A menudo el problema se debe al mal funcionamiento de las válvulas de las venas, que en condiciones normales, y con ayuda de la contracción de los músculos de las piernas, permiten que la sangre «vaya ascendiendo por tramos». 

Cuando esas válvulas no se cierran bien, lo que ocurre es que la sangre vuelve hacia atrás, en sentido contrario al que debería ser.

Ese reflujo hace que la sangre se acumule en venas de pequeño calibre, dando lugar a las varices, y que aumente la presión y la acumulación de líquido en los tejidos de la zona. 

Todo ello hace que las piernas se hinchen y aparezca el dolor, además de la consecuente sensación de pesadez tan característica de las piernas cansadas.

Únete al Club familias Únete al Club familias

¿Por qué se producen alteraciones en la circulación de las piernas?

Existen multitud de situaciones y patologías que pueden dar lugar a una mala circulación, ya sea en forma de insuficiencia venosa o de otro tipo.

Por ejemplo, en el caso de la insuficiencia venosa existen una gran variedad de factores que predisponen a este problema circulatorio y, por tanto, a sufrir piernas cansadas.

piernas cansadas tratamiento fertilidad

Algunos de ellos escapan a nuestro control, pero hay otros en los que sí podemos intervenir con el fin de evitar padecer problemas circulatorios y piernas cansadas.

Entre aquellos factores que no podemos cambiar se incluyen:

  • Edad: a más edad, mayor probabilidad de que aparezca una insuficiencia venosa o de que se agrave si ya se padece el problema.
  • Sexo: el factor hormonal podría justificar el hecho de que las mujeres tiendan a desarrollar varices con más frecuencia que los hombres.
  • Embarazo: el retorno de la sangre se ve dificultado durante el embarazo, sobre todo en el último trimestre de gestación.

Entre los factores modificables, aquellos en los que sí podemos hacer algo para evitar sufrir problemas de circulación, se incluyen:

  • Grado de sedentarismo: antes mencionábamos que la contracción de los músculos de las piernas contribuye a que la sangre circule por las venas en la dirección correcta. Por tanto, una vida sedentaria y sin actividad física favorecerá la aparición de problemas circulatorios y, por ende, de piernas cansadas.
  • Inmovilidad prolongada: estar demasiado tiempo sentado o de pie también puede ocasionar problemas de circulación, ya que dificulta el retorno venoso.
  • Ropa ajustada: las prendas muy ajustadas también pueden interferir con la circulación sanguínea y propiciar la aparición de problemas como las piernas cansadas. 
New call-to-action New call-to-action

Piernas cansadas: tratamiento y prevención

Como quizá ya hayas deducido, en realidad las piernas cansadas son un reflejo de un problema subyacente, de una alteración de la correcta circulación sanguínea. 

Sin embargo, no siempre tiene que ser indicativo de un problema grave o sin solución. 

Es posible que solo se sientan las piernas cansadas en momentos puntuales, circunstancias concretas (por ejemplo, tras horas de pie) o bajo determinadas condiciones, como los meses de más calor. 

En cualquier caso, será importante determinar la raíz del problema y tomar las medidas necesarias para solucionarlo y/o evitar que vaya a más.

El tratamiento para las piernas cansadas dependerá de aquello que lo causa en origen y de la gravedad del problema. 

Existen tratamientos farmacológicos, por ejemplo, para las varices, que constituyen la enfermedad vascular más frecuente. Para la reducción de las molestias que estas producen, así como para prevenir su aparición, también existen complementos alimenticios a base de extractos naturales.

Estos contienen compuestos activos de origen vegetal que ayudan a mejorar la circulación y a evitar que se produzca retención de líquidos que pueda dar lugar al edema y la consecuente hinchazón de las piernas.

Una forma bastante conocida de tratar ciertos problemas circulatorios es el uso de medias compresivas, que a menudo se utilizan conjuntamente con fármacos.

Además, existen tratamientos fisioterapéuticos que pueden ayudar a lidiar o reducir los síntomas, como los drenajes linfáticos manuales, la presoterapia, los masajes circulatorios o los baños de contraste.

Para aquellos problemas circulatorios que no mejoran con tratamientos no invasivos se utilizan diferentes tratamientos quirúrgicos

No obstante, siempre es conveniente acudir al médico para que pueda determinar el origen y gravedad del problema, así como ofrecernos asesoramiento sobre las medidas que podemos tomar en nuestro caso particular.

Cómo prevenir las piernas cansadas y los problemas circulatorios

A la hora de prevenir este problema en las piernas debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para minimizar el impacto de los factores modificables que ya vimos. 

Es decir, llevar una vida activa, eliminando o reduciendo al máximo los hábitos sedentarios y practicando ejercicio físico regular. 

En concreto, el ciclismo y la natación son deportes muy convenientes, ya que favorecen el retorno venoso y, por tanto, pueden ayudarnos a prevenir la aparición de piernas cansadas. 

Por supuesto, llevar una alimentación y un estilo de vida saludable, prestando atención a nuestra nutrición y desterrando hábitos tóxicos como el tabaquismo, también es fundamental.

Todo ello contribuirá, además, a que alcancemos y mantengamos un peso saludable.

Esto es importante, pues el sobrepeso y la obesidad favorecen la aparición de problemas circulatorios y empeoran sus síntomas una vez que se han manifestado.

Cabe destacar que las medias terapéuticas de compresión no solo son útiles en el tratamiento de los problemas circulatorios, sino también como medida de prevención. 

Por ello, si pasamos muchas horas de pie, por ejemplo en el trabajo, puede ser conveniente consultar con el médico o en la farmacia sobre el uso de este tipo de medias con carácter preventivo.

Por otro lado, es conveniente evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas de calor intenso y sol directo. 

El sol en sí mismo no es un problema, pero sí el efecto vasodilatador (dilatación de los vasos sanguíneos) del calor causado por esa exposición solar, algo que puede empeorar la sensación de pesadez y favorecer la hinchazón de las piernas. 

En definitiva, si experimentamos las piernas cansadas y/o tenemos problemas de circulación, hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar nuestra situación presente y futura.

Lo más importante será consultar con un especialista que pueda, primero, comprobar que no sufrimos alguna patología circulatoria importante y, segundo, orientarnos sobre las medidas que podemos tomar para mejorar y evitar que el problema vaya a más.

Esperamos que esta información sobre las piernas cansadas te haya resultado interesante y útil.

New call-to-action New call-to-action

¿Te ha gustado este contenido?

Etapa vital

Referencias

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies