Séptimo mes de vida de tu bebé

  • 10 min de lectura

En este artículo…

¡Tu bebé está creciendo a toda velocidad! El séptimo mes llega siempre repleto de cambios, ya lo verás. Es posible incluso que, mientras estás leyendo este artículo, tu bebé ya sea todo un experto en el arte de sentarse y empiece a descubrir que puede gatear y desplazarse por sí mismo. También comienza a entender levemente el significado de palabras como el «no» y puede haber empezado a integrar gestos vinculados a conductas positivas, riéndose o aplaudiendo cuando hace algo bien. ¡Empieza otra etapa única en la vida de tu peque!

¿Cómo crece tu bebé?

Tu bebé de siete meses debería pesar, de media, unos 8 kg y medir alrededor de 66-68 cm de longitud. Este mes no suele ser el de los grandes estirones, pero, en realidad, ¡eso es genial! No todo va a ser crecer, ahora tu bebé está concentrado o concentrada en uno de sus primeros grandes saltos intelectuales. Este séptimo mes estamos centrados en empezar a gatear, convertirnos en unos maestros y maestras del estar sentados y empezar a entender las relaciones de causa-efecto: por ejemplo, te ve preparar la comida y entiende que es la hora de comer, vais al lavabo a media tarde y sabe que toca el baño relajante...

Habilidades y desarrollo

Tu bebé de siete meses debería empezar a arrastrarse por todas partes y a gatear en cualquier momento. No obstante, ten presente que hay bebés que, directamente, nunca gatean y empiezan a caminar directamente; otros más aventureros y aventureras se pasan el día rodando sobre sí mismos o arrastrando la barriga cuales mini-comandos de guardería y, por supuesto, también los hay que no apoyan las rodillas, sino que se desplazan apoyando las manos y los pies. Como ya hemos comentado con anterioridad, aquí no hay reglas universales y cada bebé tiene sus ritmos y tiempos de desarrollo. ¡No te agobies!

Si en el sexto mes te hablábamos sobre la posibilidad de los primeros dientes de leche, el séptimo mes es, casi con toda seguridad, aquel en el que veremos cómo nuestro hijo o hija puede empezar a presumir de sus procesos de dentición. Para aliviar el dolor o las molestias, si las hubiera, existen mordedores específicos.

Las primeras señales de salida de los dientes son:

  • Mayor salivación: el bebé empezará a salivar de forma bastante más abundante.
  • Encías hinchadas: en algunos casos, si palpamos la encía, probablemente podamos notar el diente que está por debajo, mientras que en otros, el diente será imperceptible.
  • Aumento de la conducta de masticación, que tu bebé utiliza para reducir las molestias.

Además, a nivel físico y cognitivo se están dando otros cambios importantes en tu bebé de siete meses como, por ejemplo: 

  • Tiene una mejor habilidad manual: puede pasarse objetos de una mano a la otra y un mayor control del agarre.
  • Ha empezado a gatear e incluso puede ser todo un experto o una experta, se sienta sin necesidad de apoyos o rueda como si no se le acabaran las energías.
  • Su visión es ya similar a la de un adulto, por lo que ha empezado a interactuar con todo el mundo que tiene alrededor.

Sin embargo, quizá los cambios a nivel cerebral son los que más nos sorprendan en nuestro bebé de siete meses:

  • El bebé ya ha vinculado sonidos concretos a emociones como la alegría o la incomodidad.
  • Responde a su nombre, reconoce caras familiares y tiene bien ubicados a sus referentes (padres, familia cercana, etcétera).
  • Reconoce palabras básicas (¡hola!, ¡mama!, ¡pelota!),  y empieza a balbucear y a encadenar los sonidos de las vocales, que son los pasos previos a las primeras palabras.

¿Cómo saber si tu bebé se está desarrollando adecuadamente?

Si tu pequeño o pequeña está realizando algunas de las conductas que te hemos comentado a continuación, no deberíamos preocuparnos por cuáles llegan antes y cuáles más tarde. Para tu tranquilidad, vamos a repetirnos un poco: cada bebé se desarrolla de una forma distinta, recuérdalo en todo momento, por lo que no debes entender el desarrollo de tu hijo o hija como una lista de la que ir tachando por orden tras cada pequeño cambio.

Como en el mes anterior, es importante que te relajes: todos tenemos expectativas, pero, a veces, estas no nos dejan disfrutar al 100% de los momentos que vamos a vivir. Simplemente, valora con tu pediatra en el caso de que notes alguna de las características que te listamos a continuación: 

  • Tu bebé no está ganando peso.
  • No tiene interés ni curiosidad por los objetos que hay a su alrededor o no puede coger o manipular sonajeros, peluches u otros elementos.
  • No hace sonidos de ningún tipo y no parece responder a los sonidos que le hacéis.
  • No responde a las señales de afecto.
  • Parece mantenerse rígido o no puede mover la cabeza con facilidad.
  • Tu bebé está descubriendo cómo moverse y puede hacerlo de mil formas distintas: eso no es motivo de preocupación. Comunícate con el pediatra, en cambio, si no puede rodar, no se mueve apenas o parece frustrado y con dolor.

Un día cualquiera...

Tu bebé de 7 meses empieza a sacar energías que ni te imaginabas, ¿verdad? Se mueve más, empieza a comer alimentos sólidos y gatea, gatea y gatea. En el séptimo mes la conducta exploratoria de tu hijo o hija y su mayor nivel de actividad te obligará a una atención práctica más exigente, pero también facilitará la consolidación de las rutinas.

Recuerda que:

  • Debes dar tiempo para explorar a tu bebé el mundo que le rodea y hacerlo con seguridad; aquí hay dos puntos muy importantes:
  1. Instala todos los elementos de seguridad que consideres oportunos para no tener que coartar sus habilidades de explorador/a.
  2. Tu bebé puede gatear de formas muy distintas y todas son perfectamente normales: el gateo típico, arrastrándose hacia adelante, con las piernas dobladas o extendidas hacia fuera (como un cangrejo, vamos), hacia atrás, como un comando…
  3. El bebé puede empezar a gatear desde los 6 a los 10 meses, o puede, directamente, desplazarse de otras formas hasta ponerse en pie y caminar.
  • Una rutina de siestas y tiempos de descanso es imprescindible para el correcto desarrollo del bebé: dormir es, en esta etapa, la máxima prioridad y los momentos del día en los que el bebé crece y se desarrolla. En otras palabras, ¡ahora que empieza a estar más activo o activa, no olvides la importancia del descanso!  

Los juguetes en la vida de un bebé de siete meses

Poco a poco, tu bebé de siete meses ha descubierto y consolidado las relaciones de causa efecto, por lo que los juguetes de acción y reacción y aquellos de estimulación temprana de los que ya hemos hablado, siguen siendo buenas opciones. Sin embargo, para el séptimo mes es interesante que tu peque se familiarice con:

  • Juguetes y rutinas de juego que estimulen el gateo y el mantenerse de pie: cochecitos, juguetes móviles para perseguir o, simplemente, animarle a moverse y a seguirte.
  • Juguetes encajables para favorecer la manipulación y el agarre como bloques infantiles, tragabolas y puzles sencillos orientados a su edad.
New call-to-action New call-to-action

Cuidados básicos

¿Dónde duerme tu bebé?

Este suele ser uno de los grandes quebraderos de cabeza a partir del sexto mes de vida de tu bebé: es un gran momento para hacer la transición a su propia habitación y, de ahí, empiezan a surgir algunos conflictos:

  • Hay papás y mamás y que consideran que lo ideal es que la cuna esté en otra habitación, esto ofrece mayor libertad de movimientos e intimidad.
  • Hay familias que desean practicar el colecho (es decir, que el bebé duerma con los padres en su cama: algo que nos podemos plantear a partir de los 3 meses de vida de nuestros hijos). 
  • Por descontado, también podemos optar por una opción intermedia en la que la cuna del bebé continúa en nuestra habitación por nuestra comodidad, pero nosotros y el bebé dormimos en espacios separados.

¿Pantallas? Mejor no, todavía

Tras el medio año de tu bebé, el séptimo mes de su vida también se plantea como la vuelta a las rutinas y los pasatiempos que nos apetecen a las madres y a los padres como seres individuales: deporte, lectura, salir con los amigos o con la pareja… En esta fase, no es extraño que intentemos arañar un ratito de tiempo para nosotros aprovechando los canales infantiles, así como las nuevas plataformas de entretenimiento. Sin embargo, las academias de pediatría de medio mundo no recomiendan exponer a los niños a las pantallas hasta los 2 años de edad.

¿Qué podemos hacer entonces? Lo mejor es optar por alternativas un poco más analógicas:

  • Libros interactivos de “tocar y ver”.
  • Libros con texturas y sonidos.
  • Libros de “levantar y ver”.
  • Juguetes que favorezcan el juego independiente.
  • Escuchar música juntos.

Alimentación

Alimentos sólidos en la dieta del bebé

Tu bebé de siete meses está viviendo los primeros grandes cambios de su infancia, ¿verdad? Con toda probabilidad, se está adaptando a comer los primeros alimentos sólidos: papillas de cereales, purés de fruta y verdura, e incluso carne blanca y roja sin prisas. 

Es muy importante que no corramos para permitir que el bebé se acostumbre a los sabores y, una vez hemos conseguido dar el paso a la cuchara (a muchos niños y niñas les cuesta un poco, así que, si es vuestro caso, que sepas que es perfectamente normal) ir agregando nuevos alimentos a la dieta. Recuerda que no hay reglas fijas, ni etapas cerradas: podéis crear vuestro propio ritmo, no hay problema. 

Sueño

Con el comienzo de la dentición, el bebé puede volver a dormir bastante peor, ya que las fases de sueño se verán afectadas por la incomodidad y el dolor de la salida de los dientes (por regla general, los primeros dientes que saldrán son los incisivos centrales inferiores). Tendrás que armarte de paciencia, repetirte unas cuantas veces que solo es una fase y aprovechar algunos de estos consejos: 

  • Si el médico lo recomienda, puede tomar medicamentos infantiles para el dolor. 
  • El uso de mordedores (incluso las versiones que pueden enfriarse en la nevera y el congelador) para desinflamar la zona y el chupete puede aliviar el dolor de encías en el bebé.
  • Si es posible, tomarse un rato de descanso durante las siestas del bebé o compaginar esos tiempos de tranquilidad del bebé y los nuestros es una buena estrategia.
  • Si nos encontramos agotadas o agotados, lo mejor es pedir a alguien cercano que nos cubra durante unas horas.

Asimismo, durante las fases de sueño el bebé puede moverse muchísimo más que antes. Si bien los pediatras recomiendan que dejemos a nuestros pequeños y pequeñas durmiendo boca arriba, no hay necesidad de reajustar su postura si ruedan, se dan la vuelta o se colocan en otras posiciones. Nos aseguraremos, no obstante, de que en la cuna no hay mantas, ropa de cama o protectores que puedan provocar asfixia en nuestros bebés y seguiremos practicando las pautas de seguridad en la cuna.

Este mes los padres...

Con vuestro bebé de siete meses creciendo a todo trapo, es importante que evaluéis si estáis dedicándoos el tiempo personal que necesitáis. Si vosotros estás bien, el bebé estará bien y podréis ofrecerle un mejor contexto para su desarrollo físico, cognitivo y emocional: ¡no lo olvides!

Presta especial atención a:

  • La vuelta del ciclo menstrual: puede que sea irregular, pero es muy importante empezar a tomar precauciones, pese a que los ciclos menstruales pueden ser más largos o más cortos de lo habitual. Puedes ovular antes de tu primer ciclo postparto, así que, si no quieres quedarte de nuevo embarazada, es bueno que tomes precauciones.     
  • Revisa tus expectativas en este séptimo mes: a medida que crece tu bebé, podéis sentir deseos de establecer comparaciones positivas y negativas con los hijos e hijas de otras personas de vuestro entorno e incluso con vuestros otros hijos; recuerda siempre que tu peque se desarrollará siguiendo su propia línea y no el camino que marca ningún estándar.
  • La depresión postparto suele establecerse durante los seis primeros meses tras dar a luz, pero los cambios de los niveles hormonales y el estrés pueden hacer mella en cualquier momento. Así que mamás: ¡Cuidaros y dejar que cuiden de vosotras! 
Pediatopic Pediatopic

Tu entorno

La salida de los primeros dientes de leche y el aumento de la movilidad del bebé supondrán momentos de estrés para todos. Asegurémonos de que el entorno es seguro e intentemos no generar estrés en los padres. El dolor de encías puede afectar a las fases del sueño, así que, el séptimo mes del bebé puede ser un buen momento para echar una mano extra si los papás y las mamás están más cansados de la cuenta. Repartíos los momentos en los que cada uno se encarga de cuidar del bebé y aprovechad para dormir un poco mientras él o ella esté soñando.

Puntos clave

  • Se está convirtiendo en un/a especialista del «estar sentado/a» y empieza a gatear y a descubrir cómo moverse con comodidad.
  • Seguimos con la transición entre leche materna o leches infantiles y alimentos sólidos, ¡esperemos que no te dé mucha guerra con la cuchara!
  • Los dientes de leche pueden estar afectando a sus fases de descanso, ¡este mes puede ser más cansado que otros para todos!
  • Aunque tengas la tentación, es mejor optar por libros interactivos, música y alentar el juego individual: las pantallas, por ahora, cuanto más lejos, mejor.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies