Noveno mes de vida de tu bebé

  • 10 min de lectura

En este artículo…

Es posible que te estés preguntando en qué momento tu bebé ha empezado a crecer a esa velocidad, ¿verdad? ¡Y no solo de tamaño! Tu peque de nueve meses es cada día un poco menos bebé y, probablemente, empiece a gatear como un experto explorador, a comer más y más alimentos sólidos de todo tipo y a pronunciar sus primeras palabras. Vamos a ver cuáles son sus próximos movimientos, ¿de acuerdo?

¿Cómo crece tu bebé?

En el noveno mes de vida, tu bebé todavía tendrá el aspecto típico de bebé "gordito", con brazos y piernas cortos y la cabeza grande. No obstante, a medida que tu hijo o tu hija empieza a moverse más, es probable que percibas cambios en su anatomía, ya que irá perdiendo algo de esa grasa acumulada y empezará, poco a poco, a sustituirla por músculo. ¡Tu bebé está creciendo y fortaleciendo su cuerpo! Ahora mismo, su peso medio debería moverse en los 9 kg, aproximadamente, y debería medir unos 70 cm de altura.  

Habilidades y desarrollo

Habrás notado que la postura de tu bebé de nueve meses es mucho más equilibrada que antes. A su vez, esto es lo que le permite gatear, arrastrarse y rodar con más facilidad, e incluso puede que haya empezado a sentarse sin ayuda y a tratar de incorporarse sosteniéndose en ti o en algún mueble de la casa, ¿verdad?

Sí, ya lo hemos adelantado: parece que alguien ha empezado a acelerar y acelerar el tiempo, ¿no te parece? Este mes, el bebé empieza a perder los reflejos que le han acompañado desde recién nacido y a ganar más habilidades motrices gruesas necesarias para empezar a caminar.

A nivel motor, comprobarás que: 

  • Puede empezar a incorporarse sin tu ayuda.
  • Su habilidad motriz fina le permite coger y tirar objetos (lo que no es tan divertido durante las comidas, ¿verdad?). 
  • Tiene mucha más fuerza en sus articulaciones (¡y le encanta dar palmas!).
  • El reflejo del paso (o reflejo de la marcha automática) es fácilmente identificable a estas alturas: si sujetas a tu bebé de las axilas, verás cómo empieza a hacer movimientos similares a sus primeros pasos.
  • Percibirás que comienza a mantenerse de pie o erguido/a mucho más tiempo.

Además, a nivel cerebral:

  • Su lenguaje está mejorando cada día: te imita y empieza a pronunciar sílabas o palabras simples, como “ma”, “pa” o aquellas expresiones que utilice para sus juguetes, personas u objetos cotidianos (agua, pelota, perro, etc.).
  • Su visión y su oído están ya desarrollados totalmente: gracias a ello, el bebé irá ganando en sociabilidad y se volverá más activo con las personas a su alrededor.
  • El bebé ya se reconoce en un espejo y empieza a señalar objetos y a buscar con la mirada el origen de un sonido o una voz. 
  • Ya identifica a todos los miembros de la casa y, probablemente, esté más apegado o apegada a los padres.  

¿Cómo saber si tu bebé se está desarrollando adecuadamente?

Poco a poco, percibirás que tu bebé empieza a diferenciar colores y desarrolla preferencias por algunos tipos de comida y juguetes; al mismo tiempo, puede expresar angustia o ansiedad por separación, que ya podría estar presente en el octavo mes; y le encantará manipular objetos y abrir y cerrar cajones. 

En esta fase, muchas madres y padres están muy pendientes de si sus bebés ya gatean, pero es importantísimo volver a recordar que cada pequeña personita tiene sus tiempos de desarrollo: si todavía no gatea, quizá se ponga de pie o empiece a hablar antes que ningún otro bebé que hayas visto, o quizá no, y tampoco tiene nada de raro. Ante cualquier duda, puedes reservar una visita con tu pediatra, pero lo mejor será que no te agobies por si gatea o no gatea ni por cómo gatea: ¡cada bebé gatea y se mueve de una forma única!

Un día cualquiera...

Si tu bebé ya tiene una rutina definida, probablemente, haya limitado a dos las siestas durante el día y duerma varias horas de un tirón por la noche. A los nueve meses, tu hijo o tu hija debería descansar entre 13 y 14 horas al día y a pasarse el resto del tiempo buscando todo tipo de interacción y juego para seguir desarrollándose. También puede ser que tenga más hambre que en meses anteriores (lo hablamos en detalle, en el apartado de alimentación), así que puedes marcar uno o dos pequeños tentempiés. Durante los próximos meses, el juego y las relaciones sociales ocupan gran parte de su día y son imprescindibles para impulsar su desarrollo temprano. ¡Vamos a ver algunos juegos y actividades con más detalle! 

Actividades y juegos para tu bebé de 9 meses

Este noveno mes deberías tratar de ofrecer a tu bebé mucha interacción; te recomendamos:

  • Leer todo tipo de libros y libros interactivos en voz alta para estimular su desarrollo cognitivo y su vocabulario. ¡Aquí tienes una gran selección del Club de Peque Lectores en castellano! También puedes ver los consejos sobre lectura y nuestra propia lista de cuentos en nuestro Club familias.
  • Jugar al «cucutrás», una actividad que tiene múltiples beneficios desde los primeros meses de vida del bebé y que se adapta a las diferentes edades. 
  • Poner todo tipo de música al bebé, así como hablarle y animarle durante esos “discursos incomprensibles” en los que modula su voz, te imita a ti o a las personas cercanas, balbucea, farfulla y mucho más.

Asimismo, tan importante es el juego como el descanso y ahora es un buen momento para integrar una hamaca o un columpio para bebés en el que pueda relajarse con música y empezar a regular su comportamiento por sí mismo/a. Tu hijo o tu hija aprenderá, poco a poco, a tranquilizarse sin tu ayuda y favorecerás su desarrollo y su independencia. 

Juguetes para impulsar su desarrollo

Del mismo modo, en el noveno mes de tu bebé se abre un amplio abanico de juguetes que nos ayudarán a impulsar su desarrollo y te permitirá algún momento para ti y tu pareja a la vez que promueves el juego independiente. 

  • Móviles y juguetes musicales para la cuna, el moisés o el carrito del bebé. ¡Puedes acompañarlos de canciones y tarareos!
  • Juguetes de animales y alfombras para bebés: es el momento de integrar colores, sonidos y animales. Solo debes asegurarte de que están recomendados para su edad.
  • Gimnasios para bebés: a medida que crece y fortalece sus articulaciones, tu bebé de nueve meses querrá nuevos retos como centros de actividades, sillas saltarinas o saltadores. ¡Se está convirtiendo en todo un/a atleta!
New call-to-action New call-to-action

Cuidados básicos

En la dentadura de tu bebé de nueve meses deberían empezar a aparecer nuevos dientes. Por regla general, tras los incisivos centrales, ahora es el turno de los incisivos laterales superiores, ¡pero no hay nada 100% seguro aquí tampoco! Este mes es buen momento para que tu bebé empiece a desacostumbrarse poco a poco del chupete y, a la vez, deberías prestar atención a si se chupa mucho el dedo. Seguro que se lo has visto hacer, es un acto instintivo del bebé para calmarse, pero si tiene el dedo en la boca muchas horas al día puede terminar por alterar la forma de los arcos dentarios.

Para deshabituar a tu peque del chupete, lo mejor es que empieces poco a poco, dejándole usarlo durante las siestas o a la hora de acostarse y retirándolo totalmente de su vista durante el resto del día. La razón principal es que, a medida que al bebé le van bajando los dientes de leche, el chupete puede interferir en la dentición. 

Alimentación

¡Toca seguir introduciendo nuevos alimentos! Esta vez, es el turno de las verduras y las hortalizas crudas, como el apio o el tomate, así como de los cítricos y las semillas. En esta etapa, tu bebé necesita entre 750 y 900 calorías diarias: 50% de leche materna o leches infantiles. ¡Pero se va a dar el primer gran cambio en su dieta más allá de la introducción de nuevos alimentos! Ahora ya puedes darle primero alimentos sólidos y amamantarle o darle un biberón a continuación; en otras palabras, puedes invertir el orden de las comidas.

A medida que introduzcas nuevos alimentos recuerda que:

  • No hay razón para obligar a tu bebé a comer: su alimentación puede variar de un día para el otro y, mientras que ayer comía un puré o una fruta como si fuese la mayor delicia que había probado, hoy puede rechazarla. Es totalmente normal.
  • Introduce nuevos alimentos de forma gradual: por textura y sabor y, sobre todo, posibles alergias alimentarias. Si tu bebé es alérgico/a a un alimento, mejor que haya ingerido poca cantidad de este en una comida.
  • Fomenta su capacidad de autoalimentación: prepárale pequeños snacks de fruta, carne, pasta o verdura que él o ella pueda manipular con facilidad.
  • Ayúdate de herramientas como una taza para sorber y la cuchara: poco a poco, se integrarán en su rutina de comidas.
  • Vigila que tu bebé no se estriña. Es muy habitual que ocurra con los plátanos o con las dietas pobres en fibra.

Es recomendable que consultes al pediatra sobre la introducción de nuevos alimentos y texturas, ya que él o ella tendrán siempre la última palabra para mantener una correcta transición y detectar posibles alergias. Además, es probable que durante los próximos meses tu hijo o tu hija tenga bastante más hambre por necesidades de crecimiento y actividad. Puedes ofrecerle almuerzos, tentempiés o meriendas con moderación, pero nunca modificar las principales comidas. Si tienes dudas sobre si tu bebé se queda con hambre, te recomendamos que revises sus cacas con regularidad y las señales que te ofrece tu hijo o tu hija: irritabilidad, frustración e incluso la ganancia de peso. 

Sueño

A los nueve meses, tu bebé debería dormir toda la noche como un lirón y mantener una rutina de entre dos y tres siestas diurnas. No obstante, la salida de los dientes de leche, la angustia por separación y el crecimiento acelerado (aquí tienes una tabla de crecimiento para lactantes y niños) pueden ocasionar trastornos puntuales en la calidad del sueño. Si es vuestro, caso, es interesante que sigas los siguientes consejos:

  • Evita amamantar a tu bebé justo antes de dormir: puedes generar ansiedad por la toma y dificultar la conciliación del sueño.
  • Crea rutinas o rituales de sueño: masaje infantil, baños relajantes o utiliza, puntualmente, una máquina de ruido blanco (si estás de acuerdo en que es segura para tu bebé).
  • Acuesta a tu bebé despierto o un poco adormecido: no esperes a que se haya quedado totalmente dormido o dormida.

Este mes los padres...

Ya habéis visto que este noveno mes hay mucho trabajo por delante, ¡pero no os agobiéis! Paso a paso. Es muy importante que disfrutéis de cada pequeño hito en la vida de vuestro bebé, así que recordad jugar e interactuar mucho con él o ella (es la mejor forma de aprender e incentivar su desarrollo!) y aprovechad para fomentar su capacidad de exploración. Si no te fías mucho o temes que pueda hacerse daño, estableced una zona segura en el comedor o en una de las habitaciones y dejadle juguetes y un poco de libertad para que descubra todo lo que le rodea. Del mismo modo, es buen momento (si os apetece, si no habrá mucho tiempo después) para que el bebé empiece a socializar con otros bebés y personas: planteaos apuntaros a un grupo de juego, a la piscina infantil o a una guardería.

Y hemos dejado “lo más duro” para el final, ¡que lo sepas! Ya podéis empezar a decir «no» a tu bebé y a establecer pequeños límites: tu hijo o tu hija puede que no entienda el lenguaje verbal al cien por cien, pero empezará a relacionar también el lenguaje gestual y vuestra expresión facial para ir entendiendo que algunas cosas no están permitidas. 

Banner Blemil 2 Optimum ProTech Blemil 2 Optimum ProTech

Tu entorno

El bebé está creciendo día a día y muchas de las rutinas de la nueva familia están más consolidadas, lo que facilita mucho la vida social y laboral de los padres y los tiempos de juego y descanso del niño o la niña. Aun así, puede ser que haya momentos en los que los padres sientan que han dado varios pasos atrás: berrinches nocturnos por la dentición, angustia por separación del bebé y un largo etcétera. Por todo ello, es muy importante nuestro apoyo en el modo que ayudemos de verdad a la familia: podemos aconsejarles que intenten incluir al bebé en aquellas actividades o tareas en las que puedan estar juntos (ir a comprar, limpiar, ver una serie de televisión o leer, por ejemplo). Si bien su vida ha cambiado, ¡estos pequeños consejos pueden ayudar a reajustar la rutina sin sentir que se renuncia a cosas! Por descontado, es muy probable que también agradezcan mucho que estemos cerca para echarle una mano en lo que necesiten, sea en relación con su bebé o en tareas que sienten que se le acumulan.

Puntos clave

  • Tu bebé sigue siendo muy achuchable, pero su anatomía está cambiando: empezará a perder grasa acumulada y a ganar músculo.
  • ¡Es probable que haya dicho su primera palabra!
  • Jugar al «cucutrás» tiene muchísimas ventajas que te invitamos a descubrir.
  • Es momento de empezar a desacostumbrar a tu bebé del chupete para no provocar problemas en la dentición.
  • ¡Fomenta su capacidad exploratoria! Es básica durante su desarrollo.
Nuevos cereales Blevit plus Bio Nuevos cereales Blevit plus Bio

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.