Cuarta semana de vida del recién nacido

  • 6 min de lectura

En este artículo…

¡Tu bebé está a punto de cumplir un mes! Parece increíble la cantidad de cosas que habéis aprendido hasta ahora, ¿verdad? Seguro que, a día de hoy, tendrás mucha más confianza con todo lo relacionado con los cuidados que necesita tu pequeño o pequeña. ¡Veamos qué os depara esta cuarta semana de vida del bebé!

¿Cómo crece tu bebé?

Durante la cuarta semana el pediatra volverá a trazar la curva de crecimiento del bebé para asegurarse de que todo avanza como es debido. Al final de la cuarta semana debería haber ganado entre 115 y 200 gramos de peso, aunque ya sabes que cada bebé es un mundo: no te preocupes por lo que dicen las estadísticas ya que lo más importante no es cuánto peso gana, sino que lo haga de forma constante y tenga un aspecto saludable.

Normalmente, los bebés no crecen de forma lineal sino que van dando pequeños estirones. En estas etapas de crecimiento más intenso notarás que tu pequeño o pequeña demanda más comida, como ya sucedió en su segunda semana de vida. Si ves que se estanca un poquito, no te agobies: una visita al pediatra solo está indicada si notas que tu bebé no gana apenas peso y, además, se suman otros síntomas (está rígido o muy adormecido, no muestra interés por la comida…)

Habilidades y desarrollo

Al final de su primer mes de vida, tu bebé habrá cambiado mucho sus habilidades motoras:  ya debería poder mantener la cabeza levantada durante varios minutos, y será capaz de girarla para seguirte por la habitación con mucha más precisión. También sabe cerrar el puño y puede levantar las manos hacia la cara o, incluso, hacia la boca.

A nivel cognitivo, un bebé de cuatro semanas puede reconocer a las personas más cercanas y realizar expresiones de excitación o alegría. También es capaz de reconocer sonidos cotidianos y escucharte mientras le hablas o le cantas: en este momento, el oído ya está totalmente desarrollado.

¿Cómo saber si tu bebé se está desarrollando adecuadamente?

A esta edad cada bebé se desarrolla a una velocidad, así que no existen unas pautas totalmente establecidas sobre qué habilidades debe tener un bebé de cuatro semanas. Aun así, existen una serie de señales que pueden indicarte que, quizá, no estaría de más visitar al pediatra

  • Si tu bebé todavía no ha aprendido a succionar correctamente.

  • No parpadea ante luces brillantes.

  • No puede seguir un objeto que se mueve de lado a lado o no focaliza la vista.

  • Está muy rígido, notas que apenas mueve brazos y piernas o presenta un ligero temblor en las extremidades.

  • No responde ante sonidos fuertes.

Un día cualquiera...

En la cuarta semana de tu peque no notarás mucho cambio en su rutina diaria. Lo que sí puede empezar a aflorar, si tienes otro hijo más mayor, es cierta rivalidad y algunos celos: transcurridas cuatro semanas, la novedad por la llegada del bebé pierde intensidad y tus hijos mayores empiezan a notar que prácticamente toda la atención de la familia se centra en el recién nacido. ¡Ten un poco de paciencia! Como todo, esta etapa también pasará, sobre todo si aplicáis ciertas técnicas para reconducir la situación.

New call-to-action New call-to-action

Cuidados básicos

Tras un mes de vida, el bebé puede empezar a lidiar con ciertos problemas derivados del uso del pañal: las rojeces e irritaciones muy probablemente entrarán en escena a lo largo de esta semana. Para evitarlo, procura cambiar a tu bebé con más frecuencia ya que, quizá, pasa demasiado tiempo con el pañal húmedo de pis. Las cremas también pueden ser una buena solución, pero si quieres darle un respiro a tu peque, apuesta por lo natural: siempre que la temperatura lo permita, tras el cambio de pañal o incluso después del baño déjale un rato desnudo en su cuna o sobre una mantita. Así la piel respirará mejor y reducirás el tiempo diario que el bebé pasa con el pañal puesto. 

En su cuarta semana de vida toca volver a visitar al pediatra. Las mediciones serán las habituales, tanto el peso como la longitud, para poder trazar las curvas de crecimiento. Puedes aprovechar esta visita para hablar de algunas molestias típicas de estas semanas: los cólicos, que pueden aparecer a partir de la tercera semana, los gases, la irritabilidad producida por el cansancio… El pediatra está ahí para resolver todas tus dudas y orientarte en lo que necesites, así que ¡no te quedes con nada en el tintero!  

Alimentación

El peso seguirá siendo el mejor indicador de la salud de tu bebé: asegúrate de que vacía bien el pecho y sigue ganando gramos de forma constante. Todavía comerá entre 8 y 12 veces al día, quizá algo más si le estás dando leche de fórmula. Disfruta de estos momentos, ya que esta etapa pasa muy rápido y, de aquí a no tanto tiempo, ¡la estarás echando de menos!

Sueño

Notarás que en la cuarta semana de vida del bebé sus patrones de sueño empiezan a cambiar. Aún seguirá durmiendo entre 16 y 18 horas al día, pero lo hará en siestas a lo largo del día y en dos o tres tandas más o menos largas durante la noche. En otras palabras, que sus horas de sueño empezarán a agruparse en varios momentos a lo largo del día, así que empezarás a tener algo más de tiempo “libre”.

Esta semana la madre...

A medida que los síntomas del parto van desapareciendo, puede que notes que aflora otro problema: un dolor de espalda que, normalmente, nace de la zona lumbar. Aunque muchas madres lo achacan al hecho de cargar con el bebé todo el día, la causa puede deberse a la distensión de la musculatura abdominal. Los ejercicios hipopresivos pueden ser una excelente ayuda para aliviar esta molestia.

Todavía es un poco pronto para retomar tu actividad sexual, ya que puede que aún sientas molestias en la zona. Date tiempo, ¡todo volverá a la normalidad! Además de hacer ejercicios hipopresivos, intenta encontrar un rato en tu rutina para realizar ejercicios de Kegel. Entre sus muchos beneficios: 

  • Te ayudarán a controlar la incontinencia y a fortalecer tu vejiga de nuevo.

  • Mejoran el suelo pélvico y el tono muscular.

  • Favorece la sensibilidad de los tejidos.

Blemil plus Optimum 2 y 3 Blemil plus Optimum 2 y 3

Tu entorno

La normalidad va volviendo poco a poco a la vida de toda la familia, aunque la rutina ha cambiado totalmente. Igual que en la tercera semana, es muy importante que mantengas la vista sobre la madre para aseguraros de que su estado anímico se mantiene, que descansa bien y que se alimenta correctamente

Puntos clave

  • El bebé ya reconoce rostros conocidos.

  • Su sentido del oído está totalmente desarrollado.

  • Come entre 8 y 12 veces al día.

  • Empieza a dormir más durante la noche y menos durante el día.

Pediatopic Pediatopic

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies